20 razones para viajar a los Alpes

· 17 marzo, 2016

Montañas nevadas, la posibilidad de hacer esquí o la opción de estar en tres países casi al mismo tiempo son suficientes razones para querer viajar a los Alpes. Pero, por si no te parecen suficientes, te proponemos algunos motivos más para que te decidas a conocer este hermoso lugar en medio de Europa.

Los Alpes, un destino fantástico

Se trata de una de las cadenas montañosas más importantes del mundo y está situada en el centro de Europa. La cumbre más alta llega a los 4810 metros de altura, es el Mont Blanc. Los ríos que surcan la región permiten, además, que haya miles de hectáreas de cultivo.

Los Alpes tienen una antigüedad de entre 245 y 65 millones de años y se formaron tras un plegamiento en el Cenozoico. Se la conoce como la cadena de los “cuatromiles” porque sus montañas más altas superan los 4.000 metros.

Glaciar Aletsch en los Alpes
Glaciar Aletsch – Maurus Spescha

Por si fuera poco, podemos disfrutar de varios glaciares en toda la cordillera. Los más destacados son Aletsch, Gorner, Argentiere, de Glace y des Bossons. El clima aquí es adverso en invierno pero agradable en verano, aunque todo depende de los vientos y la altitudes.

Se sabe que en la antigüedad se asentaron en los Alpes diversos pueblos, entre ellos los celtas, los borgoñeses, los leucos, los lombardos, los helvecios, los germánicos y los itálicos. En la actualidad viven cerca de 14 millones de personas repartidas en 8 países: Francia, Suiza, Italia, Austria, Mónaco, Eslovenia, Alemania y Liechstenstein.

“Cada mañana que me saludas, pequeña y blanca, limpia y brillante. Pareces feliz de encontrarme. Flor de la nieve que floreces y creces.”

-Richard Rogers-

Razones para ir a los Alpes

Si con todos los datos que hemos recopilado para ti aún no te has convencido, aquí te damos más motivos para que recorras los Alpes:

1. En la zona conviven una gran cantidad de animales salvajes (osos, cabras y salamandras)

2. Los Alpes ocupan más de la décima parte de la superficie europea.

3. El clima es muy diverso. En el sur es cálido, a orillas del Mediterráneo es cálido, pero en el centro y el norte es frío todo el año.

4. Puedes disfrutar del senderismo en verano y descubrir rincones de increíble belleza. Te asombrarás con los maravillosos paisajes de lagos, montañas y glaciares.

Bachalpsee en Suiza
Bachalpsee – Boris-B

5. En invierno podrás esquiar en cualquiera de los centros de esquí más exclusivos de Europa. Es más, aquí encontrarás el glaciar esquiable más grande de Europa. Y también puedes visitar la primera sede de los Juegos Olímpicos de Invierno, en Charmonix.

6. Los ríos alpinos aportan el 90% del agua potable de la región.

7. Es una especie de barrera o límite natural para llegar a Italia.

8. Muchas de las cimas pertenecían a la placa tectónica africana y se formaron tras el choque con la europea.

9. Tiene carreteras entre montañas que te llevan a donde quieras. Cualquiera de ellas, además, te ofrecerá paisajes impresionantes.

Mirador AlpspiX
Mirador AlpspX, Alemania -Michael Lux / Flickr.com

10. Puedes desafiar al vértigo disfrutando de maravillosas vistas desde miradores a centenares de metros de altura. Solo te damos dos ideas: Chamonix Skywalk y Aiguille du Midi. Este último es una caja de cristal, no apta para miedosos.

11. Los Alpes también han sido escenario de hechos históricos, el general cartaginés Aníbal marchó con un ejército a bordo de elefantes entre las montañas.

12. Los agricultores aún conservan sus tradiciones de antaño.

13. Cuenta con el túnel ferroviario más largo del mundo, a través del macizo de San Gotardo y con 57 kilómetros de longitud.

Matterhorn en los Alpes
Matterhorn – Jaro68

14. Podrás subir en el Glaciar Express, el tren más lento del mundo, pero que ofrece un recorrido inigualable. Tarda casi ocho horas en hacer el trayecto entre Zermatt y St. Moritz, cruzando Alpes por 91 túneles y 291 puentes.

15. Si vas en verano verás cómo las vacas pastan con total tranquilidad.

16. Se ha hallado un hombre momificado de 5000 años de antigüedad en un glaciar austro-italiano.

17. Degustarás riquísimos quesos y productos lácteos.

18. Serás uno de los 120 millones de visitantes anuales de los Alpes.

19. Aprenderás sobre agricultura y la industria de la madera.

20. Podrás practicar diversos idiomas y visitar varios países.

LAgo Achensee en los Alpes
Lago Achensee, Austria – Michael Thaler

Si con todo esto no te hemos convencido ya no sabemos qué más puede asombrarte en este mundo. ¿Qué tal si te decimos que tienes la posibilidad de viajar en tren bordeando el lago Leman en Suiza, cruzar un puente colgante suspendido entre los picos de dos montañas o comer frente a la legendaria “Roca del Diablo”?

¿O que en los Alpes puedes subir a una telecabina del siglo pasado, descender por una pista de 7 kilómetros a bordo de un trineo durante la noche o pasear a caballo por la nieve? ¡A que seguro ahora has dicho que sí! Como ves, hay razones más que suficientes para preparar un viaje a los Alpes.