El zapato de la Cenicienta: una curiosa atracción en Taiwán

María Belén Acosta · 12 noviembre, 2019
El zapato de la Cenicienta es un edificio singular, tanto por su apariencia como por el significado que encierra.

El zapato de la Cenicienta de Taiwán es, sin duda, uno de los edificios más curiosos del mundo. Construido en el Área Escénica Nacional de la Costa Suroeste, en China, atrae no solo a curiosos, sino a parejas de todo el mundo para fotografiarse junto al edificio e incluso para oficializar su boda.

Sin embargo, este edificio no es solo una capilla para celebrar enlaces matrimoniales. El zapato de la Cenicienta, un pequeño homenaje a la mujer, también alberga una exposición y se utiliza para realizar conciertos y otros espectáculos.

El origen del zapato de la Cenicienta en Taiwán

Tacón del zapato de la Cenicienta

El nombre completo de este particular edificio es Iglesia del Tacón Alto de Cenicienta. Se encuentra en la localidad costera de Budái, al oeste de China, concretamente en el condado de Chiayi, Taiwán. Este forma parte del Área Escénica Nacional de la Costa Suroeste, un complejo turístico donde se encuentran otros edificios singulares de la localidad.

Con vistas al mar de China, fue diseñado por el famoso arquitecto Cheng Jung-feng. Su idea era recrear una copia a gran escala del zapato de cristal del famoso cuento infantil de los hermanos Grimm. Sin embargo, su mayor inspiración acabó siendo el modelo diseñado para la película de animación del estudio Disney en 1950.

Utilizando el zapato como centro de su obra, el autor trató de homenajear el amor, pero sobre todo a la mujer. Se trata de recordar a las mujeres víctimas de la enfermedad del pie negro, surgida en los años 60. Esta afectó a miles de mujeres que bebieron agua contaminada con arsénico y tenía como una de sus consecuencias la amputación de los pies.

El caso más conocido es el de Wang, una muchacha a la que hubo que amputar ambas piernas. Esto le impidió casarse, por lo que decidió, tras una depresión, dedicar sus días al servir en un templo. De ahí que la estructura esté diseñada con forma de zapato, como recuerdo a todas aquellas mujeres que no pudieron casarse con zapatos de tacón.

Particularidades de este curioso edificio

Interior del edificio

El edificio se levantó en tan solo cuatro meses, gracias a la facilidad con la que podían trabajarse los materiales base de su estructura. Está construido con nada menos que 320 paneles de cristal azul y el precio total de la obra alcanzó los 23 millones de dólares taiwaneses, más de 630 000 euros.

Aunque este se inaugurara el día 8 de febrero de 2016 como parte de la celebración del Año Nuevo Chino, no se abrió al público hasta el 22 de julio. Con una altura de 17 metros y 11 metros de ancho es un edificio que, a pesar de su diseño, es bastante discreto.

Su nombre provocó una cierta polémica porque, aunque se le conozca como capilla o iglesia, el edificio no está destinado en exclusiva a la celebración de bodas. De hecho, dentro del edificio podremos encontrar entorno a 100 piezas de arte relacionadas con el mundo femenino.

Por último, es interesante conocer que más allá de ser un homenaje a las víctimas de la enfermedad, casarse con tacones altos no era solo una cuestión estética. De hecho, en la época de los sucesos era un aspecto importante dentro de la sociedad, sobre todo en las bodas.

Consejos para visitar el zapato de la Cenicienta

Vista aérea del zapato

Para viajar hasta Budái, lo más sencillo es hacerlo primero hasta Taipei. La localidad se encuentra a tan solo 100 kilómetros de distancia desde Taipei, por lo que podremos desplazarnos sin problemas utilizando tanto el vehículo propio como el autobús o el tren.

El edificio que forma parte de uno de los complejos turísticos de la Costa Suroeste de China, por lo que, además de fotografiarnos tanto en el interior como en los alrededores, tendremos opción a visitar otros edificios. Está rodeado por otras decoraciones relacionadas con la mujer, de ahí que se haya convertido en una de las paradas obligatorias por las mujeres de China.

Por último, recomendamos acudir a visitarlo a primera hora de la mañana, ya que son muchos los visitantes que buscan la fotografía perfecta, ya sea en solitario o en pareja. Además, es importante mirar el calendario de eventos, ya que el edificio también se utiliza para conciertos y actuaciones.