Wulingyuan: un lugar mágico

07 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
El paisaje de Wualingyuan parece sacado de una fantasía. Sin embargo, es obra de la naturaleza, capaz de esculpir con el paso del tiempo sus más de 3000 pilares de roca.

Wulingyuan es la demostración palpable y espectacular de que en el extenso territorio de China hay algunos paisajes únicos. No hay persona que visite el bosque de rocas que nos espera en esta zona vecina a la ciudad de Zhangjiajie y no se quede sobrecogido por tanta belleza natural. Se trata de un paisaje labrado durante milenios por la erosión de los agentes meteorológicos.

Dónde está Wulingyuan

El área de Wulingyuan se integra en el conocido como Parque Nacional de Zhangjiajie, que se encuentra al norte de la provincia china de Hunan. Este es un territorio muy propicio para ver maravillas naturales, como por ejemplo la increíble Puerta al Cielo.

La ciudad de referencia para visitarla es la propia población de Zhangjiajie, ubicada a unos 40 kilómetros del parque viajando por carretera.

Si bien también es posible hospedarse en la misma localidad de Wulingyuan, así se está a un paso de la entrada al parque y de sus curiosos medios de transporte para visitarlo, entre ellos autobuses eléctricos, un teleférico o un ascensor que nos hace subir rápidamente una montaña. Sin embargo, eso lo vamos a contar un poco más abajo. ¡No nos adelantemos!

Un paisaje de cine

Lo más llamativo de Wulingyuan son sus pilares de roca. Este sitio cuenta con más o menos unos 3100 pilares que pueden sobrepasar los 200 metros de altura.

Wulingyuan nos ofrece un paisaje creado a través de rocas de cuarcita y arenisca, entre las cuales los procesos kársticos han generado espacios bellísimos. Sin duda, aquí o en sitios como las Montañas de Gullin se puede decir que la naturaleza se convierte en arte gracias a sus procesos milenarios de construcción.

El Parque Nacional Zhangjiajie y las montañas Wulingyuan en un día lluvioso.

Por ello, no es extraño que muchos digan que el célebre director de cine, James Cameron —famoso por su oscarizada Titanic— se inspirara en las montañas de Wulingyuan para diseñar sus idílicos paisajes de Pandora, recreados en la fantasiosa producción Avatar.

No está confirmado al 100 % que así fuera, pero es indudable que Wulingyuan es uno de esos peculiares paisajes de película que nos esperan en el vasto territorio de China. Además, es un área declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Así que si tienes la suerte de visitarla, procura colaborar en su conservación.

Las tres grandes zonas de Wulingyuan

La extensión de este parque nacional es bastante amplia, de manera que, para recorrerlo íntegramente, hay que emplear varias jornadas. Para una mejor organización, os vamos a indicar las tres grandes áreas que hay que visitar: el Río del Látigo Dorado, Huangshi y la propia zona de Wulingyuan, que a su vez podemos dividir en tres partes.

Río del Látigo Dorado

Este es uno de los recorridos más cómodos del parque, ya que se va caminando junto al río de tan poético nombre y se van admirando los imponentes bloques de roca desde su base, que verdaderamente impresionan.

El único problema surge si se posan las nubes entre los pilares y no dejan de ver su parte alta. No obstante, eso también es parte de la magia del lugar.

Huangshi

Esta es una montaña muy alta, a la que se puede subir haciendo una tortuosa ascensión senderista, para la que es mejor llevar el calzado oportuno. Otra alternativa mucho más cómoda es subir en teleférico. En cualquier caso, las vistas desde arriba son una de las visiones más fotogénicas que disfrutaréis durante todo vuestro viaje por China.

Camino de senderismo para ascender las montañas de Wulingyuan.

Wulingyuan

Como decíamos, la zona de Wulingyuan propiamente dicha se divide en tres áreas. Destaca la de Tianzi al norte; por ella discurre la Galería de las Diez Millas, un camino fantástico para los senderistas más preparados.

En tanto, al oeste está Yangjiajie, que también tiene un recorrido muy duro, solo por su nombre ya nos podemos hacer una idea: Los Escalones del Cielo. La verdad es que su dureza compensa por lo bello del paisaje.

Por último, dentro de Wulingyuan hay otra zona llamada Yuanjiajie. Aquí nos espera una de las atracciones del parque: subir en un ascensor en plena montaña. Más cómodo y curioso imposible, pero el ascensor no es más que el aperitivo de lo que nos aguarda arriba: una panorámica bellísima e inolvidable.

¡No te pierdas la visita a Wulingyan!

Sabemos que no siempre viajamos con todo el tiempo que nos gustaría. A veces no podemos dedicar todos los días que merece un lugar y debemos reducir el itinerario.

No obstante, os queremos recomendar la visita a Wulingyuan aunque no sea posible estar varias jornadas recorriéndolo en su integridad. Si hacéis un viaje a China, al menos dedicadle un día a este lugar tan espectacular y tan hermoso. ¡No os váis a arrepentir!