Vivir la costa Amalfitana como un habitante

Maite Córdova Vena · 3 agosto, 2019
Estirarse bajo los rayos del sol frente a un paisaje idílico, disfrutar de un rico pescado y una copita de limoncello son tan solo algunas de las posibilidades que ofrece vivir la costa Amalfitana como un verdadero habitante.

Bañadas por la calidez y la alegría del sol, las costas del mediterráneo siempre consiguen hacer soñar a más de una persona con pasear por ellas. Tanto es así que muchos no lo dudan dos veces y, con bastante tiempo de antelación, comienzan a realizar los preparativos para hacer su sueño realidad. Dentro de los destinos más solicitados se encuentra la costa Amalfitana.

Ubicada en Italia, específicamente en el golfo de Salermo, al sur de la Ciudad de Nápoles, la costa Amalfitana es un paisaje de una belleza natural, muy conocida por el espectacular contraste entre la arquitectura de sus pueblos y las deslumbrantes aguas color turquesa del mar Tirreno.

Más que visitarla como turistas, muchos viajeros desean vivir la experiencia como si fuesen locales. Afortunadamente, Greca Viajes se especializa en brindar esta oportunidad a todos aquellos que deseen convertirse en locales durante sus vacaciones por Italia, Grecia, Turquía y Egipto.

La agencia cuenta con el respaldo del Ministerio de Turismo griego, con lo cual, son la mejor opción para los interesados. En su catálogo de paquetes, cruceros y excursiones siempre tienen ofertas excelentes. Además, tienen su propio servicio de traslados, con tarifas planas y descuentos en grupos mayores a 10 viajeros.

Dentro de sus excursiones es posible encontrar paseos panorámicos o nocturnos, visitas culturales, mini circuitos, mini cruceros y, cómo no, miles de oportunidades para disfrutar del atardecer en los destinos elegidos, como la costa Amalfitana, por ejemplo.

¿Qué ver en la costa Amalfitana?

Los atardeceres en la costa Amalfitana son una maravilla.

Como veníamos comentando anteriormente, la costa Amalfitana está compuesta por varios pueblos: Amalfi, Atrani, Cetara, Conca dei Marini, Furore, Maiori, Minori, Positano, Praiano, Ravello, Scala y Vietri sul mare. Cada uno de ellos tiene encanto propio y una historia que vale la pena curiosear a fondo antes, durante e incluso después de la visita.

Veamos a continuación algunos puntos clave:

  • Amalfi destaca por muchas cosas: el Museo del Papel, la Catedral de San Andrés, el Museo del Arsenal y también, el exquisito licor de limoncello
  • Conca dei Marini tiene un casco histórico precioso, pero su Gruta de la Esmeralda es el punto obligatorio en esta parada.
  • Furore está ubicado en un auténtico fiordo, por lo tanto, tiene un paisaje increíble desde su puente, que está suspendido sobre el mar a una altura de más de 30 metros.
  • Minori es la delicia de los amantes de la antigua Roma. Su Villa Marittima Romana es uno de los monumentos más importantes de esta zona de Italia.
  • Praiano es el punto de los atardeceres, por ello, se recomienda a todos los viajeros que reserven este momento del día para pasear por esta localidad. ¡El momento será mágico!

Evidentemente, no todo son playas en un viaje por la costa Amalfitana. Bellezas hay muchas y están en todos los rincones. Solo hay que atreverse a explorar y darse el tiempo suficiente para ello. De hecho, es recomendable dedicar más de un par de días a recorrer la costa completa.

Te puede interesar: La Costa de los Dioses, un lugar divino en Italia

¿Qué más hay que saber?

La Strada Statale 163 conecta los pueblos de la costa Amalfitana.

Los pueblos de la costa Amalfitana están conectados por la carretera estatal 163, una de las rutas más turísticas y bellas del litoral de Italia, dada las increíbles vistas panorámicas que ofrece durante todo el recorrido. Por ello, al transitarla en coche, autobús o cualquier otro vehículo terrestre, es posible disfrutar de un abrebocas de las bahías, fiordos y, en general, la sucesión de acantilados altos y escarpados frente al mar.

Al transitar la vía, la brisa marina y los colores que se pueden apreciar entre el cielo y la tierra del panorama no decepcionan en lo absoluto. Al contrario, roban el aliento y dificultan mucho la elección de un solo punto para hacer fotografías o curiosear los alrededores.

Finalmente, hay que saber que la mejor época para visitar la costa Amalfitana es entre abril y octubre, ya que no solo acompaña el buen tiempo, sino que el flujo de gente queda lejos de ser abrumador. Por ello, durante estos meses los recorridos se pueden hacer con más calma y con una mayor apreciación al detalle.