Visitar el Castillo de Praga: todo lo que debes ver

Armando Cerra 4 septiembre, 2018
El castillo de Praga no es un simple edificio, es una auténtica ciudad, origen de la capital checa. Un lugar que guarda algunos de los grandes tesoros arquitectónicos de Praga.

Cuando hablamos de visitar el Castillo de Praga, nos referimos a entrar al castillo más grande del mundo. Esto es algo más que flanquear unas murallas. Entramos en lo que fue toda una ciudad fortificada desde el siglo IX. Pero mucho ha cambiado desde entonces. Hoy en día en su interior hay palacios, barriadas muy pintorescas y hasta una catedral.

Visitar el Castillo de Praga, el origen de la ciudad

Como decíamos, lo que llamamos Castillo de Praga no es la típica fortaleza medieval. Es mucho más que eso. Aquí se encuentra el germen de la actual capital de la República Checa, ya que la primera Praga se asentó aquí y fue protegida por murallas.

Y desde aquí fue creciendo paulatinamente. Tanto que para visitar el Castillo de Praga hoy son necesarias horas y horas. Esa es la única forma de ver todo lo que ofrece:

Catedral de San Vito

Catedral de Praga
Catedral de Praga

La catedral de San Vito es lo más visible del Castillo de Praga. De hecho, es el edificio más llamativo en la típica visión de postal que se tiene desde el famoso puente Carlos.

Y lo cierto es que estamos ante uno de los templos góticos más impactantes de cuantos se pueden visitar en el continente europeo. La visión de sus torres nos da la bienvenida nada más entrar al Castillo de Praga, y nadie se la debería perder.

Allí os espera un conjunto único bañado por la peculiar luz de las vidrieras medievales. Una atmósfera de ensueño que todavía hace más mágica la visita a los espacios más destacados de su interior como el coro con un Tumba Real o la capilla de San Wenceslao.

Antiguo Palacio Real

Palacio Real de Praga
Palacio Real – Steven Feather / Flickr.com

Junto a la Catedral de San Vito está el Antiguo Palacio Real, sede de la monarquía de Bohemia durante siglos. Y donde hoy en día también tiene un despacho el presidente de la República Checa.

Eso no impide que haya áreas visitables. Destaca la sala Vladislav y su impresionante bóveda a más de 60 metros de altura. Y otra visión muy buscada por los turistas en el Palacio Real del Castillo de Praga es el momento del vistoso cambio de guardia.

Basílica de San Jorge

Basílica de San Jorge, para da al visitar el Castillo de PRaga
Basílica de San Jorge

Ya hemos avanzado que el Castillo de Praga más que una fortaleza, lo podemos considerar como una gran ciudadela. Por eso no ha de extrañar que haya varios templos, no solo la catedral. Uno de ellos es la basílica de San Jorge, que sencillamente es el edificio románico del siglo X más destacado de todo el país.

Callejón del Oro

Callejón del Oro en Praga
Callejón del Oro

La denominación de este rincón del Castillo de Praga nos lo dice todo. Es una pequeña calle en la que antaño estaban instalados los mejores orfebres y joyeros de la ciudad. Hoy en día las coloridas casas de este lugar son principalmente tiendas de recuerdos y artesanías, pero sigue siendo uno de los sitios más encantadores de toda la capital checa.

Torre de la Pólvora

Torre de la Pólvora de Praga
Torre de la Pólvora

Hay diversas torres en el Castillo de Praga, pero ninguna tan grande como la de la Pólvora. Se trata de una construcción defensiva del siglo XV.

Un lugar en el que obviamente se guardaba la pólvora. Pero que también ha tenido otras funciones a lo largo de la historia. Por ejemplo, ha sido la vivienda del sacristán de la catedral. O también fue transformada en un taller de alquimia.

Otras torres del Castillo de Praga

De menores dimensiones que la de la Pólvora nos encontraremos más torreones al visitar el Castillo de Praga. Por ejemplo, el de Daliborka que fue primero fue una selecta prisión para aristócratas, y luego para cualquier preso. O también está la Torre Negra cuyo color se debe a un incendio. Y por oposición, igualmente existe la Torre Blanca.

“El antiguo esplendor y la belleza de Praga, una ciudad incomparable, dejó una impresión imborrable en mi imaginación.”

-Richard Wagner-

Nuestro consejo

Castillo de Praga
Castillo de Praga

A la hora de visitar el Castillo de Praga y todos sus atractivos os recomendamos la calma. La calma para dedicarle todo el tiempo que se merece y también para soportar el alto número de turistas que suele haber.

Es tan hermosa esta ciudad que siempre hay visitantes en ella, como tú mismo. No obstante, si en algún momento te agobia la cantidad de turistas, te puedes acercar a los Jardines del Sur, junto a la muralla del Castillo de Praga. La visión de ese sitio plagado de vegetación, esculturas y las vistas te hará conciliarte con la capital de Chequia.

Te puede gustar