Visitamos los palacios más bonitos del mundo

Virgynia Duque 30 agosto, 2018
Son construcciones magníficas de épocas y estilos muy diferentes, pero todas ellas tienen algo que las hace únicas: una belleza casi indescriptible.

Viajar implica mil aventuras y lugares por ver y descubrir. Algunos de ellos son los palacios, construcciones majestuosas con una gran historia que contar. Vamos a hacer un recorrido por los palacios más bonitos del mundo. ¿Te apetece? ¡Pues vamos!

Algunos de los palacios más bonitos del mundo

La Alhambra

La Alhambra de Granada
La Alhambra de Granada

Comenzamos por la Alhambra por su singular belleza y por haberse postulado para optar a ser una de las maravillas del mundo. Su arquitectura es única, su ubicación es única también y la historia que la rodea tampoco tiene desperdicio.

Fue obra de los sultanes nazaríes que comenzaron a invadir la península ibérica por el sur. Pero los cristianos se enamoraron del lugar en cuanto lo vieron. Más que un palacio, un enorme complejo donde se descubren maravillosos edificios, patios, jardines y torres.

Tras la toma de Granada, cuenta la leyenda que el rey Boabdil, huyendo tras su derrota, se detuvo a mirar su palacio y lloraba desconsoladamente mientras oía las palabras de su estricta madre:

“Llora, llora como una mujer lo que no has sabido defender como un hombre”.

Palacio da Pena

Palacio da Pena
Palacio da Pena

No solo es uno de los palacios más bonitos del mundo, también de los más llamativos. Una construcción ecléctica que llama la atención por sus colores llamativos y sus increíbles formas. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1995 y se encuentra en la localidad portuguesa de Sintra.

El Palacio da Pena se construyó en el siglo XIX y fue una de las residencias de la familia real portuguesa debido a la cercanía con la capital del país, Lisboa. Pero su belleza solo exalta aún más del paisaje en el que está ubicado: el Parque Natural de Sintra, un espacio protegido.

Palacio de Versalles

Versalles, uno de los palacios más bonitos del mundo
Palacio de Versalles

¿Cómo hablar de los palacios más bonitos del mundo sin mencionar Versalles, con sus interminables jardines perfectamente cuidados? Pues bien, la majestuosidad y belleza de este lugar parecen no tener fin. Entre sus rincones más apreciados destaca su Galería de los Espejos, una enorme y lujosa sala adornada con más de 350 espejos.

Se construyó en el siglo XVI por orden de Luis XIV y también es Patrimonio de la Humanidad. Un palacio que, además, ha sido escenario de acontecimientos históricos, como la firma del Tratado de Versalles, que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

Palacio Real de Madrid

Palacio Real de Madrid
Palacio Real de Madrid

Quizá te sorprenda, pero este es el palacio real más grande de Europa occidental. Se construyó en el siglo XVIII tras el incendio del antiguo alcázar y tiene casi 3.500 habitaciones. Es residencia oficial de los reyes de España, y lo fue de hecho durante siglos, aunque hoy la familia real resida en otro palacio, el de la Zarzuela.

Y no solo es uno de los palacios más bonitos del mundo por sus dimensiones y la belleza de sus formas. En su interior alberga colecciones artísticas de incalculable valor, desde cuadros de grandes maestros como Goya o Velázquez a piezas de orfebrería y hasta una colección única de instrumentos de Stradivarius.

Palacio Peterhof

Palacio Peterhof de San Petersburgo
Palacio Peterhof

Se encuentra en el golfo de Finlandia, cerca de San Petersburgo y es un palacio de película, sin ninguna duda. Fue Pedro el Grande quien mandó construirlo en el siglo XVIII y se usó hasta el siglo XX como residencia de los zares.

El imponente palacio se alza tras unas detalladas escaleras y la vista del conjunto, con los jardines y fuentes que lo adornan, es un escenario único en el mundo. De él dicen que es el “Versalles ruso” y también es Patrimonio de la Humanidad.

Palacio de Potala

Palacio de Potala en el Tíbet
Palacio de Potala

Construido como si cayera por la ladera de una montaña hallamos esta construcción que parece no tener fin. Se halla en la ciudad de Lhasa, en el Tíbet y tiene una extensión de 410.000 m², mientras que su edificación abarca unos 130.000, ¡casi nada!

Fue la residencia de los Dalai Lama durante siglos, hasta que en 1959 una revuelta contra China provocó el exilió a la India de en tonces Dalai Lama. Como no podía ser de otra manera, también es Patrimonio de la Humanidad.

Hay otras construcciones magníficas que pueden incluirse entre los palacios más bonitos del mundo, pero estos son una representación perfecta de todos ellos y permiten hacerse una idea de hasta dónde ha llegado la creatividad e imaginación humana. ¿Ya tienes tu preferido?

Te puede gustar