Visita Christ Church y recorre la exposición Dublinia en Dublín

Álvaro Gómez · 8 abril, 2019
Christ Church es mucho más que un maravilloso templo de Dublín. Allí se puede visitar una interesante exposición que muestra cómo era la vida en la ciudad hace siglos.

En un viaje a Dublín es imprescindible la visita a Christ Church. Este templo de la capital de Irlanda tiene casi un milenio de vida y es mucho más que una gran iglesia. En su interior te espera un apasionante recorrido por  la historia de la ciudad. El nombre de esta interesante exposición es Dublinia.

La exposición Dublinia

Debes reservar un tiempo de tu viaje a Dublín para recorrer la exposición Dublinia A ella se accede desde Christ Church a través de un puente. Está instalada en la Sala del Sínodo, un edificio adyacente a esta gran iglesia. La exposición ocupa hasta tres plantas.

En ella podrás ver cómo era la vida en la ciudad hace siglos. Pero no es el típico museo expositivo en el que te enseñan algún cuadro y otros tantos textos. En Dublinia te sumergirás en este ambiente gracias a la curiosa fórmula que utiliza el museo.

En la exposición podrás ver escenas de la vida cotidiana en la capital irlandesa. Escenas recreadas a tamaño real. Una experiencia única que, además de enseñarte sobre la historia de la ciudad, te va a hacer pasar un buen rato.

La ciudad vikinga

Escena vikinga en Dublinia
Escena vikinga – Gabriella Andrade / Flickr.com

Como decíamos, no es un museo clásico. En Dublinia podrás disfrutar con la representación teatral de varios actores. Vestidos con trajes de la época, los «vikingos» te enseñan cómo era su forma de vida. Además, invitan a los visitantes a participar en sus recreaciones, e incluso podrás hacerte fotos caracterizado como uno de ellos.

En la exposición también se muestran varios ejemplos de calles, casas y edificios representativos de la sociedad vikinga. De esta forma, podrás comprender en profundidad cómo era la ciudad en aquella época, las formas de vida, las relaciones en la sociedad o los modos de defenderse y atacar otros asentamientos.

Dublín medieval

Escena medieval en Dublinia
Escena medieval – Adrian / Flickr.com

En la exposición podrás adentrarte también en la casa de un comerciante de la ciudad en plena Edad Media. Así, conocerás los productos con los que se comerciaban. Y también te enseñan cómo eran las calles de Dublín en aquella época.

La exposición, por tanto, es ideal si vas a viajar a la ciudad con niños. Es entretenida y muy didáctica. Aunque también es interesante para los adultos.

Conoce Christ Church

Pero antes de entrar al museo tienes que ver Christ Church, la catedral de la Santísima Trinidad de Dublín. Se construyó en el año 1038, por lo que está apunto de cumplir dos mil años de historia.

Cripta de Christ Church
Cripta – James Stringer / Flickr.com

Su parte más antigua y uno de sus principales atractivos es la cripta. Se puede convertir en un laberinto por todos los pasillos que tiene. De hecho, existen leyendas de personas que han entrado a la cripta de Christ Church y no han salido.

En la cripta podrás ver objetos de tortura propios del periodo medieval. Aunque lo más característico son dos momias que permanecen a la vista de los asistentes. Se trata de un gato y un ratón que se encontraron en este estado en el siglo XIX y ahora forman parte de la exposición.

Qué más ver en Christ Church

Interior de Christ Church
Interior de la iglesia – Michael Foley / Flickr.com

Otra parte interesante del templo son sus campanas. La más antigua permanece en la catedral desde su creación en el siglo XI. Desde entonces se han añadido varias más en épocas posteriores. En la actualidad, la iglesia tiene 19 campanas.

En la visita a Christ Church puedes subir a la torre. Allí verás de cerca las campanas y hasta podrás tocarlas. Al haber tantas, es posible crear melodías. Los guías te explicarán todos los secretos sobre estos instrumentos.

En lo referente a la iglesia, se puede visitar el sarcófago de uno de los financiadores de Christ Church. Junto a él hay otro más pequeño, que se comenta que es el de su propio hijo, al que asesinó con una espada por mostrar cobardía en la batalla.

Una curiosidad del templo es que hace siete años robaron un relicario en el que estaba el corazón disecado del clérigo Laurence O’Toole. Este era otro atractivo turístico de Christ Church, pero desde su hurto no se ha encontrado al autor de la fechoría.