Prepara tu visita al Templo Dorado de la India

· 15 septiembre, 2018
Es el lugar más sagrado para el sijismo. Un templo maravilloso en el que todo el mundo, independientemente de sus creencias, raza o procedencia, es bienvenido.

En la ciudad de Amristar, en la frontera con Pakistán, se encuentra el Templo Dorado de la India. Puede que en este país reciba el nombre de Harmandir Sahib, pero en el resto de lugares se le conoce también como Templo de Oro de Amritsar. ¿Quieres saber más cosas sobre él antes de visitarlo? ¡Acompáñanos!

Quizás lo que hace más especial al Templo Dorado son las placas de oro que cubren sus paredes de mármol. A menudo se dice de él que es una de las maravillas menos conocidas de la India. Y todos aquellos que lo visitan terminan cautivados por su belleza. Pero esto no es más que el principio: hay mucho más por saber.

Historia del Templo Dorado de la India

Cúpulas del Templo Dorado de la India
Cúpulas del templo

La construcción del templo se produjo en el año 1588 y llevó un total de dieciséis años. El encargado fue el Gurú Arjan Dev. No obstante, unos años antes comenzó la excavación de una laguna artificial llamada Amritsar, que significa “estanque de néctar de la inmortalidad”. En las aguas habitan peces dorados.

El año de la inauguración del templo, se instaló en el altar el Adi Granth, la escritura sagrada de los creyentes en el sijismo. El sijismo es una religión india que surgió en 1469, la novena con más creyentes en el mundo.

Los sijistas creían que era posible reunir en una sola fe lo mejor del resto de religiones del mundo. Creen en un solo dios y en que hay que valorar la verdad, la alegría, la humildad y el amor. Y repudian la codicia, la ira, la lujuria, el egoísmo y la intolerancia.

Actualmente, el mantenimiento del templo cae en manos de voluntarios sijs, con el apoyo de los fondos económicos, fruto de donaciones de creyentes de todo el mundo.

El interior del templo, un nido de solidaridad

Servicio de comida en el Templo Dorado de la India
Servicio de comida en el templo

Es una religión con una gran aceptación de la existencia de otras creencias, y este pensamiento se plasma en la arquitectura del templo. Cuenta con cuatro entradas, una a cada lado, que simbolizan esta apertura sijista.

Además, si algo caracteriza a los creyentes en el sijismo es la solidaridad. En el interior del Templo Dorado de la India, verás a voluntarios tocando instrumentos y cantando, mientras que otros rezan y hacen ofrendas. También hay comedores donde se ofrece de forma gratuita víveres a más de diez mil personas al día.

Por último, por las noches se realizan ceremonias llenas de música y cantos. Los sijistas se visten con coloridos turbantes y se acercan a los viajeros para conversar, sin importar las barreras que puedan existir con los idiomas.

Y llegada la hora de dormir, cuentan con posadas próximas al templo donde poder dormir y asearse al día siguiente sin ningún tipo de coste. Por lo tanto, no tendrás ningún inconveniente en tu visita al Templo Dorado.

Acceso al Templo Dorado de la India

Entrada al Templo Dorado de la india
Entrada al templo

Al Templo Dorado puede entrar cualquier persona, independientemente de su religión, nacionalidad, sexo, color o raza. No existen restricciones para entrar, tan solo normas de conducta, al igual que ocurre, por ejemplo, en el Templo de Loto de Nueva Delhi.

Entre esas normas hay algunas básicas, como cubrirse la cabeza y los hombros, no usar zapatos y vestir de madera modesta. También sentarse en el suelo como muestra de respeto y no molestar a los demás. Y por último, está prohibida la toma de fotografías y vídeos.

Antes de entrar es necesario lavarse los pies. Y después de comer se puede hacer un donativo o ayudar fregando las bandejas de comida. Pero sobre todo, recuerda que todo lo que pidas tienes que comértelo, ya que no está permitido dejar comida en el plato. Toda ayuda que puedas dar, será bien agradecida por los creyentes.

Una curiosidad sobre el Templo Dorado

Templo Dorado y lago sagrado
Templo Dorado y lago sagrado

En la doctrina sijista, se dice que todos los creyentes deben ir al Templo Dorado de la India una vez en la vida y bañarse en las aguas del lago. En sus aguas habitan unos peces dorados que purifican el cuerpo y el alma de los sijistas. Por ello es frecuente acudir al templo y ver a gente bañándose en él.

Sin duda, una visita al Templo Dorado se puede convertir en una travesía mágica e inolvidable. Merece la pena desplazarse hasta un lugar donde el lenguaje preferido es el de la solidaridad. Y todo a la vez que disfrutas de uno de los templos más impresionantes de la India.