El río Ganges, un río sagrado en la India

Con más de 2500 kilómetros de longitud, el río Ganges es uno de los más grandes del mundo. Nace en el Himalaya y desemboca en el golfo de Bengala. Para los hindúes, además, es sagrado, ya que se le relaciona con la diosa Ganga. ¿Nos acompañas en esta aventura para recorrerlo?

¿Por qué el río Ganges es sagrado?

Según la religión hindú, el rey Sagara tuvo 60.000 hijos. Un día el dios Indra robó a Sagara su caballo favorito y este, muy enfadado, envió a toda su descendencia para que lo encontrarán. Finalmente, lo hallaron en el inframundo, junto a un sabio llamado Kapila.

Los jóvenes pensaron que había sido el autor del robo y le pidieron explicaciones. El dios, enfadado porque le interrumpieron mientras meditaba, los hizo arder con la mirada. Desde ese momento sus almas estuvieron condenadas a deambular por el “purgatorio” eternamente.

Para ayudarles a alcanzar el cielo, otro de los descendientes del rey pidió al dios creador Brahma que los asistiera. La divinidad envió a la diosa Ganga para que purificara las cenizas de los difuntos. Como su llegada a la tierra podría ser peligrosa, esta pidió ayuda al dios Shiva, quien le permitió “amortiguar” su descenso desde el cielo a través del agua del río Ganges. Una vez allí liberó las almas de los hijos de Sagara.

Río Ganges
Río Ganges – kot-obormot

Un río contaminado

Esta leyenda tan bonita sigue vigente. Por ello, los habitantes de la India no creen que las aguas estén contaminadas, sino que las consideran sagradas y puras. Aunque, por supuesto, esto no es igual en la mirada occidental. Los estudios científicos han indicado que cada cien mililitros hay un millón y medio de bacterias. Lo ideal sería 500.

La contaminación del río Ganges se debe, por un lado, a las cenizas de personas fallecidas y a los cadáveres de animales que se arrojan al agua a diario y, por el otro, a los deshechos que se vierten desde las ciudades cercanas.

Paseando en barca por el río Ganges

Río Ganges en Rishikesh
Ganges en Rishikesh – visualspectrum

La mejor zona para recorrer este río sagrado, sin duda, es el nacimiento, donde está menos contaminado. Para ello debemos ir hasta Baghirati o hasta Alaknanda (los dos afluentes). Si decides la primera opción, el paseo comienza en el glaciar de Gaumukh, a 4100 metros de altura, en pleno sistema montañoso del Himalaya.

A unos 200 kilómetros, ambos brazos del río Ganges se unen en la ciudad de Deoprayag. Luego pasarás por Rishikesh y a partir de allí cada puerto o ciudad que conozcas estará superpoblado. La cuenca del río alberga nada menos que a 700 millones de personas, o lo que es igual, el 8% de los habitantes de todo el planeta.

La parte más conocida del recorrido

Allahabad en el río Ganges
Allahabad – R.M. Nunes / Shutterstock.com

Allahabad es un punto clave del recorrido. Aquí cada 12 años las personas se bañan en las aguas del río sagrado Ganges durante la peregrinación de Kumbh-Mela. Más adelante está la famosa ciudad de Varanasi (muchos recomiendan hacer esta parte del paseo al amanecer).

A partir de ahí, puedes optar entre tomar el primer ramal (Hoghly) o el segundo (Padma, hasta la frontera con Bangladesh). Si te decides por la primera alternativa pasarás por Calcuta, la ciudad de la alegría, y terminarás el recorrido en Ganga Sagar, un punto destacado en las peregrinaciones hindúes.

“La aventura de viajar consiste en ser capaz de vivir como un evento extraordinario la vida cotidiana de otras gentes en parajes lejanos a tu hogar.”

-Javier Reverte-

Varanasi y el río Ganges

Varanasi en el río Ganges, India
Varanasi – Manuel Fuentes Almanzar

Esta es, sin duda, una de las ciudades más conocidas de la India y desde la cual parten muchos paseos en barca desde bien temprano (incluso de madrugada). Si tu intensión es conocer solo una parte de Ganges, la más famosa y significativa está aquí.

A medida que atraviesas las aguas podrás ver infinidad de barcas que hacen de tiendas para comprar lo que se te ocurra. Puedes hacer una parada frente al Manikarnika Ghat (donde se realizan las cremaciones) y ver los coloridos edificios y túnicas por doquier.

Por supuesto, este paseo dura poco más de una hora, por lo tanto puedes seguir recorriendo la ciudad a pie, entre templos, mercados y restaurantes.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar