Una visita a la isla de Ré, una joya al oeste de Francia

Álvaro Gómez · 12 febrero, 2019
Este lugar multiplica por diez su población en verano gracias a sus playas y sus pueblos tan auténticos.

La isla de Ré, en Francia, es uno de esos sitios ideales para veranear. Está unida al continente por un puente de tres kilómetros, pero su esencia se mantiene independiente. La naturaleza propia de una pequeña isla y la autenticidad de sus pueblos hacen que la visita a la isla de Ré sea una experiencia extraordinaria.

Por eso, si viajas al oeste de Francia, a Charente Marítimo, debes hacer una visita a la isla de Ré. Este trozo de tierra en medio del oceáno Atlántico resistió el ataque de los ingleses en el siglo XVII y fue un bastión de la defensa nazi en la Segunda Guerra Mundial. Ahora, la isla es el lugar perfecto para disfrutar de unas vacaciones.

Un lugar de veraneo

Puente de la isla de Ré
Puente de la isla de Ré – GFDL-self / Wikimedia Commons

Debes saber que la isla de Ré no es un tesoro por descubrir. Es de sobra conocido como destino turístico, pues en verano multiplica por diez su población. Los 15 000 habitantes que hay en invierno reciben con los brazos abiertos a todos aquellos que quieren disfrutar de unos días en este fantástico lugar.

Las playas se llenan, y también los alojamientos turísticos. Aunque seguramente no tengas problema para encontrar el tuyo, pues la isla de Ré tiene muchos hoteles. También hay gran cantidad de restaurantes y zonas de ocio que harán que tus vacaciones sean perfectas.

Por su ubicación, la isla tiene un clima similar al de la Costa Azul. En este sentido, si lo que quieres es tumbarte en sus playas a tomar el sol y bañarte en el mar, lo mejor es ir entre los meses de junio y septiembre.

Si, por el contrario, solo te interesa visitar sus pueblos, la opción más acertada es acudir en cualquier otro momento. Fuera de la temporada veraniega no encontrarás tanta aglomeración y podrás disfrutar más tranquilamente de la belleza de la isla.

Descubre rincones únicos en tu visita a la isla de Ré

Si buscas disfrutar de la playa, puedes hacerlo en cualquiera de las que hay en su costa. No hay zonas de acantilados, pues la isla de Ré es plana. Esto, además, favorece el uso de la bicicleta, que es el transporte que usan los vecinos durante todo el año.

San Martín de Ré

Puerto de San Martín de Ré
Puerto de San Martín de Ré

Es el municipio más famoso e importante de la isla. Sus murallas sirvieron como fortificación para defender el trozo de la costa francesa que la isla protege. Por otra parte, señalar que en este pequeño pueblo predomina el color blanco en los edificios, roto solo el azul de puertas y persianas.

Es un escenario magnífico para pasear, también para disfrutar de fabulosos restaurantes. Lo mejor, como es evidente, son los productos del mar. Sobre todo las ostras, que encontrarás cocinadas de diferentes maneras. La calidad del pescado fresco es muy alta.

Una tradición de los pescadores de isla de Ré es que, cuando acaban la jornada y nada más llegar de la faena, venden una parte de lo conseguido en el mismo muelle para poder rematar la jornada laboral con una bebida.

Precisamente, de San Martín es muy conocido su puerto. Por la noche en los meses de verano, el mejor plan es pasear por su muelle junto a las tiendas aún abiertas.

Faro de las Ballenas

Faro de las Ballenas en la isla de Ré
Faro de las Ballenas

A veces los faros son verdaderos monumentos, muy ligados a la vida de los lugares en los que se levantan. Y la isla de Ré tiene su propio protagonista, que desde hace décadas sirve de guía las embarcaciones. Se construyó a mediados del siglo XIX, y se levanta junto a una torre levantada dos siglos antes.

El faro de las Ballenas tiene 57 metros de altura, y por eso es uno de los escenarios más concurridos de la isla. Los turistas acuden a él en busca de unas vistas espectaculares y una panorámica inigualable de la isla de Ré. Y es que gracias a su altura puedes contemplar toda la isla y la gran masa de agua que la rodea.

Junto al faro de las Ballenas también puedes visitar un museo en el que se explica el uso y la historia de los faros. Esta exposición audiovisual está ubicada en esa torre cercana al faro.

Como ves, una visita a la isla de Ré puede dar  para mucho. Bonitos paisajes, playas estupendas y una deliciosa gastronomía te esperan en este precioso rincón de Francia.

[featured-post url=”https://miviaje.com/visitamos-la-isla-de-re/”]