Las maravillosas vidrieras de la catedral de León

Visitamos una de las catedrales españolas más bellas. Y dentro de ella, destacan sus fabulosas vidrieras, que son auténticas joyas.

Visitamos una catedral que es una de las grandes obras del estilo gótico. En esta ocasión, centramos nuestra atención en las vidrieras de la catedral de León, un conjunto que, junto al de la catedral de Chartres, es el más importante del mundo. Si quieres saber más, sigue leyendo, vas a descubrir un auténtico tesoro.

Para empezar, el conjunto de vidrieras cubre, nada más y nada menos, que una superficie total de 1.800 m². Hay tres grandes rosetones de 8 metros de diámetro cada uno, 31 ventanales altos de 12 metros de altura, 37 ventanales más bajos de tres metros y 83 rosas polilobuladas.

Maestros de las vidrieras de la catedral de León 

Vidrieras dela catedral de León
Vidrieras de la catedral – Madrugada Verde / Shutterstock.com

Las vidrieras, que comenzaron a realizarse en el siglo XIII, son resultado de un trabajo que se prolongó durante cientos de años. Y aunque apenas se conserva documentación sobre dicho trabajo, se cree que los primeros vidrieros que trabajaron en la catedral de León eran franceses.

No obstante, y dado que hay más información sobre las obras que se llevaron a cabo a partir del siglo XV, podemos conocer los nombres de algunos maestros vidrieros, como Diego de Santillana, Rodrigo Herreras, Alfonso Díez, Nicolás Francés, Valdovín, Annequín y Escalante, entre otros.

De todos ellos, habría que destacar a Diego de Santillana, que realizó los tres ventanales de la librería de la catedral a principios del siglo XVI; y a Rodrigo de Herreras, que concluyó la Natividad en la capilla de la Virgen Blanca en 1565. Sus sucesores se limitaron entonces al cuidado de las vidrieras.

Vidrieras de la catedral de León más sobresalientes

Rosetón en la catedral de León
Rosetón – Jose Ignacio Soto / Shutterstock.com

Todas las vidrieras merecen ser dignas de admiración, aunque hay algunas que destacan más que otras. Algunas de las más bellas son las del presbiterio de la catedral, que constituyen el eje central de la construcción y muestran a los doce apóstoles y el árbol de Jesé, que, a su vez, representa el árbol genealógico de Cristo.

Igual de espectacular es la vidriera de Simón el Mago, de temática profana al tratar sobre la alquimia, ciencia medieval relacionada con el arte de la construcción de catedrales. También destacan las vidrieras de la de la capilla de la Virgen Blanca, de estilo renacentista, y las de la capilla de la Concepción, que muestran diferentes escenas de la vida de la Virgen y de Jesús.

Por otro lado están los rosetones: el de la fachada occidental, que hace referencia al Juicio Final y se sitúa justo por donde se pone el sol; la del transepto del Evangelio, que muestra a Jesucristo rodeado de doce reyes del Antiguo Testamento; y el del transepto de la Epístola, que representa a la Virgen María junto a diversos símbolos marianos.

Vidriera de la “Cacería”

Vidrieras de la catedral de León
Vidrieras d ela catedral – Jose Ignacio Soto

De todas las vidrieras de la catedral de León llama especialmente la atención la conocida como la “Cacería“, pues su temática es aparentemente ajena a los santos y profetas que representan el resto. Muchos expertos piensan, de hecho, que en realidad fue diseñada para el palacio de Berenguela.

La vidriera de la “Cacería” muestra, más concretamente, una mezcla de escenas de cetrería, asuntos circenses, caballeros con ballestas, juglares y ángeles músicos, por lo que pretende ser un documento gráfico de la vida cortesana del siglo XIII. Asimismo, se caracteriza porque sus colores son muy densos.

“La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia.”

-Aristóteles-

Información útil para su visita

Detalle de una vidriera de la catedral de León
Vidriera – Rafael Medina / Flickr.com

Para visitar el precioso conjunto de vidrieras de la catedral de León hay que tener en cuenta una serie de aspectos, como el horario o el precio. Así, el edificio religioso abre de lunes a sábados de nueve y media a una y media, y de seis a siete; mientras que los domingos la hora de cierre se produce a las dos de la tarde.

Respecto al precio, la entrada a la catedral de León tiene un coste de seis euros. Los menores de once años están exentos de pagarla. Asimismo, en el caso de que queramos conocer más a fondo la construcción, podemos contratar una visita guiada por nueve euros. En este caso, el punto de inicio será la plaza de la Catedral.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar