De viaje navideño por Dresden

· 3 noviembre, 2015

Muchas son las ciudades con una gran tradición en las fiestas navideñas. Quizás hemos visto películas de Nueva York y pensamos que es en el único sitio donde la Navidad es una de las fechas más importantes del año. Sin embargo hay muchos rincones donde estas fiestas se viven y se celebran de una manera especial, uno de ellos es Dresden.

Esta hermosa localidad alemana festeja la Navidad con bonitos y coloridos mercadillos en los que disfrutarás de momentos inolvidables. ¡Prepara tu viaje para mediados de diciembre!

Los Christkindlmarkt alemanes

La palabra puede ser un poco difícil de leer (como la mayoría de ese idioma) pero quiere decir “mercados de Navidad”. Se instalan en numerosas localidades a fines de noviembre y son realmente hermosos si te encanta todo lo relacionado con estas fiestas.

Dresden no es la única ciudad con mercadillos navideños que puedes encontrar en Alemania. Los más antiguos se ubican en Colonia, Múnich, Sttutgart o la Selva Negra. Estos sitios sin dudas parecen sacados de cuentos… son realmente mágicos, llenos de luces de colores y sobre todo espíritu de Navidad ¡Perfectos para comprar regalos!

Mercadillo de Navidad en Dresden
Mercadillo de Navidad en Dresden – Jan S.

Y no se trata de algo moderno o de pleno siglo XXI. Estos mercadillos tienen varios siglos de vida. Precisamente se desarrollan desde la baja Edad Media, cuando los agricultores llegaban al centro de la ciudad para ofrecer sus productos.

De paseo por el mercado navideño de Dresden

En toda la ciudad hay 14 mercados navideños, pero el más importante es el Striezelmarkt. Su nombre deriva del pastel típico de la región, el Strietzel, que se puede conseguir en muchos de sus puestos. Está a orillas del Río Elba, y junto a las luces y las casetas navideñas, conforma un escenario hermoso y verdaderamente mágico.

Cuando camines por sus pasillos y calles no te olvides de que su primera edición data de 1434. Sí, desde hace casi 7 siglos cada noviembre y diciembre la gente recorre este mercado de Dresden para comprar diferentes artículos.

Mercadillo de Navidad en Dresden
Mercadillo de Navidad, Dresden – A.Currell – Flickr.com

En este mercadillo se encuentra el Cascanueces más grande del mundo. Lo acompaña una pirámide navideña, una casa de Santa Claus y un árbol de… ¡15 metros de alto todo repleto de luces! Pero todavía hay más porque cuenta con 230 puestos bien decorados para comprar artesanías, adornos, encajes de Plaen y tejidos estampados. Está abierto desde el 27 de noviembre hasta el 24 de diciembre.

Además de ir de compras a este mercadillo alemán se puede disfrutar de las variadas actividades para toda la familia, pero sobre todo para niños. Por ejemplo, ofrecen talleres para hacer galletas, artesanías y máscaras navideñas. Una excelente manera de que los peques revivan el espíritu de las fiestas de una manera más tradicional y menos consumista la que estamos acostumbrados.

“La Navidad agita una varita mágica sobre el mundo y por eso todo es más suave y más hermoso.”

– Norman Vincent Peale –

Busca la casita Pflaumentoffelhaus y deja que tus hijos disfruten de varias horas en el cine de los duendes, el teatro de títeres y las historias de la princesa del pan de especias. Si eres amante de la Navidad también te gustará pasar un rato allí porque la música y los bailes son realmente hermosos.

Comer en Striezelmarkt

Si eres de los que busca comer delicias típicas en sus viajes, no puedes dejar de degustar el Stollen, un postre dulce de la zona. Se trata de un bizcocho bien cargado hecho con harina, huevos, azúcar y mantequilla. Pero además se le añade ron y esencia de vainilla.

Dulce de Navidad en Dresden
Dulce de Navidad – hjochen

Para decorar usan almendras, pasas, frutas confitadas, cáscaras de limón o naranja… La receta original es del año 1474 y en la actualidad se sigue preparando en 150 panaderías de la ciudad de Dresde.

Además cada 5 de diciembre se celebra la fiesta del bollo navideño (Stollenfest). Ese día se estira un gran bollo desde el palacio Zwinger hasta el Striezelmarkt. Luego se corta en porciones y se reparte entre todos los presentes.

¿Prefieres comer algo salado? Entonces las salchichas han de ser tu almuerzo o cena en este mercado. Las típicas se llaman Bratwursts von Bauernhof y tienen trocitos de patatas.

Como para esa época el frío se apodera de cada rincón de Dresde, los transeúntes beben un vino caliente llamado Gluhwein. Tiene sabor a especias y lo mejor de todo es que consigue elevar varios grados la temperatura del cuerpo.