Un viaje a la Alcarria, un viaje inolvidable

Adrián Pérez 31 julio, 2016

Surcada de norte a sur por arroyos y ríos, esta comarca natural repartida entre las provincias españolas de Cuenca, Guadalajara y Madrid nos ofrece valles profundos, fértiles… ¡Y muy bonitos! Entre bellos campos, huertas y preciosos paisajes aparece la Alcarria, un lugar que te agradará mucho conocer y admirar.

La Alcarria de Camilo José Cela

Si bien en la actualidad esta región, donde abundan las plantas aromáticas y la miel, es muy conocida y visitada por los españoles y algunos extranjeros, se hizo “famosa” gracias al escritor español Camilo José Cela.

Brihuega a La Alcarria
Brihuega – Pedro Oliva

El paisaje, los pueblos y las gentes de la comarca fueron magistralmente detallados en una de sus más conocidas obras literarias, llamada, justamente, Viaje a la Alcarria. En el castillo de Torija hay un museo con este mismo nombre y que bien merece la pena conocer.

“La más noble función de un escritor es dar testimonio, como acta notarial y como fiel cronista, del tiempo que le ha tocado vivir.”

-Camilo José Cela-

El nombre de esta bonita región del centro español proviene del árabe: Al-quaryat, que es la palabra usada para las pequeñas casas de labor o poblados. Dentro de los límites de la comarca se extienden dos parques naturales: el del Hayedo de Tejera Negra y el del del río Dulce.

Tres Alcarrias en una

Como te hemos dicho antes, la Alcarria está “repartida” en diferentes provincias, por lo tanto vale la pena destacar lo más importante de cada subregión. Sin duda querrás visitar las tres… ¡Son hermosas!

La Alcarria de Cuenca

Esta área es demasiado tranquila para ser real. Está situada en una zona totalmente verde que se funde con los pequeños pueblos. Los ríos Cigüela, Guadiela y Mayor, así como el embalse de Buendía son una gran fuente de vida y de diversión para los lugareños y los visitantes. En ellos se practican actividades, que se suman a otras tales como el senderismo, el rappel y el piragüismo.

La Alcarria
La Alcarria – Jesús Pérez Pacheco / Flickr.com

Lo más destacado de la Alcarria conquense son los pueblos de Aibendea y Priego; Huete, Buendía, Villanueva de Guadamejud y Caracenilla.

La Alcarria de Guadalajara

Esta región natural y no montañosa tiene como protagonista principal el río Tajuña, que al formar páramos permite el desarrollo de campiñas y huertas fértiles. Las fuertes pendientes de los cerros y los valles verdes forman un conjunto excepcional.

Cifuentes en La Alcarria
Cifuentes – Pedro Oliva

Además, algunas de las fiestas y celebraciones históricas que se llevan a cabo en la Alcarria de Guadalajara son de interés nacional. Podemos destacar las ferias tradicionales de Cifuentes, las hogueras de la Purísima y la feria provincial del Vino en Horche y las fiestas de San Blas de Albalete de Zorita y del Corpus Christi en Almonacid.

En cuanto al patrimonio natural, vale decir que las zonas verdes y lagunas permiten la práctica de muchos deportes. No dejes de visitar Brihuega, Hita, Peñalver, Torija y Jadraque.

La Alcarria de Madrid

Situada en la Meseta Sur, la Alcarria alcalaína o madrileña está formada por pueblos muy pequeños rodeados de tierras fértiles. De hecho, forma parte del Parque Regional del Sureste, con gran valor ecológico. Muchos amantes de la naturaleza y del cicloturismo eligen la Alcarria de Madrid para escapadas de fin de semana.

Vega del Tajuña en Marid
Vega del Tajuña, Madrid – Jose Javier Martin Espartosa / Flickr.com

En cuanto a las celebraciones, no podemos dejar de lado la fiesta de San Isidro Labrador (patrón de los agricultores) o la feria agrícola y gastronómica que se desarrolla en Campo Real. Si eres fanático de la gastronomía de cada lugar que visitas no dejes de degustar las aceitunas, el pan casero y los quesos de oveja.

Lo más destacado de la Alcarria de Madrid es Vía Verde del río Tajuña, Olmeda de las Fuentes, Ambite, Valdelaguna, Estremera y Morata de Tajuña.

Si recorres la Alcarria en su totalidad quedarás asombrado por su gran patrimonio histórico. Cada pueblo tiene su iglesia, una casona señorial y una plaza concurrida, además de puertas y murallas medievales, palacios, monasterios, conventos y puentes. Sin olvidar los maravillosos paisajes de los que disfrutarás.

Te puede gustar