Vamos a conocer el histórico castillo de Almansa

Armando Cerra 3 junio, 2016

El territorio español está plagado de fortalezas que nos hablan del pasado convulso del país. Muchos de esos castillos han llegado hasta nuestros días en un estado bastante precario, sin embargo hay otros que realmente lucen hoy en día espectaculares, y por sí solos son un buen motivo para plantearse una escapada a una zona en concreto. Ese es el caso del impresionante castillo de Almansa, uno de los más bellos de España

El castillo de Almansa, una joya en Albacete

Este castillo se encuentra en la provincia manchega de Albacete, en la propia localidad de Almansa. De hecho, mientras el castillo se eleva en el Cerro del Águila, a sus pies se despliega el núcleo urbano de Almansa, que prácticamente rodea todo el castillo.

Castillo de Almansa
Castillo de Almansa – siete_vidas

No es extraña esta ubicación del fuerte. En primer lugar, porque claramente desde ahí se domina visualmente una amplia llanura. Y en segundo lugar, hay que tener en cuenta la proximidad de las regiones históricas de Murcia y Valencia.

Breve, brevísima, historia del castillo de Almansa

Los orígenes de esta construcción se remontarían a los tiempos de ocupación musulmana del territorio, concretamente en tiempos de los almohades. Sin embargo, esa vieja construcción de tapial árabe cayó en manos de los reinos cristianos. Primero fue tomada por Jaime I de Aragón, y luego fue entregada a Alfonso X de Castilla.

Castillo de Almansa
Castillo de Almansa – federag / Flickr.com

Y fue necesario llegar hasta el siglo XIV para que el castillo musulmán fuera profundamente transformado con las obras que emprendió don Juan Manuel, caballero y escritor, ya que compatibilizó las batallas con la pluma para escribir El Conde Lucanor.

“Por dichos y por obras de algunos mentirosos, no rompas tu amistad con hombres provechosos.”

-Don Juan Manuel-

No obstante, fue a mediados de ese mismo siglo XIV cuando don Juan Pacheco, marqués de Villena, le dio un aspecto muy parecido al que descubriréis hoy en día, cuando el castillo de Almansa luce completamente remozado y restaurado.

Visita al castillo de Almansa

Aunque la fortaleza cuenta con varias puertas, la vía de entrada para visitarla es desde el acceso se comienza en la propia plaza de Santa María de Almansa. Allí se encuentra la Oficina de Turismo de la localidad y también comienzan las escaleras que llevan hasta el castillo.

Castillo de Almansa
Castillo de Almansa – siete_vidas

Aquí merece la pena hacer una mención especial. En esas escalinatas se celebra el acto de la Embajada Mora Nocturna, dentro de las fiestas mayores de la población. Un acontecimiento de lo más singular que está catalogado como de Interés Turístico Nacional.

Una vez hecho este aparte, retornemos a nuestra visita al castillo.

La entrada a la fortaleza

Tras subir las escalinatas llegamos a la barbacana, la parte más baja del castillo. Y allí se puede ver como el acceso al interior no es recto, sino que se hace en ángulo, de manera que los atacantes no podían hacer un ataque frontal. Tenían que fraccionarse y así debilitarse.

Castillo de Almansa
Castillo de Almansa – federag / Flickr.com

Y además si subís, cuando estéis a punto de entrar, levantad la cabeza y comprobaréis que las almenas de las murallas están casi en nuestra vertical, de manera que los defensores podían atacar a los invasores fácilmente.

El patio de armas

Hoy en día, tras atravesar la puerta se llega al llamado patio de armas. Aunque debéis imaginaros ese lugar  como un espacio donde habitualmente se disponían talleres de artesanos y también zonas de almacenes.

Este patio de armas es como el segundo nivel en altura del castillo de Almansa, una fortaleza en la que todo el rato vais ascendiendo porque está perfectamente adaptada a la orografía del terreno que ocupa, aproximadamente, 100 metros de largo por unos 30 de ancho.

La torre del homenaje

Castillo de Almansa
Castillo de Almansa – siete_vidas

Esta torre es el punto más elevado del castillo y también el más espectacular. Es una gran torre de base cuadrada que dentro todavía conserva una cubierta de crucería con las armas heráldicas de Juan de Pacheco, y que también posee una singular escalera de caracol tallada en la roca para subir hasta la azotea.

Sin duda, alguna esa terraza superior es el punto más deseado durante la visita al castillo de Almansa, el lugar desde el que se contempla gran parte de esta zona de Castilla La Mancha.

Te puede gustar