Las Alpujarras: historia, naturaleza y gastronomía

· 4 febrero, 2016

A los pies de Sierra Nevada se encuentran Las Alpujarras, en las provincias andaluzas de Almería y Granada. Una comarca de una increíble riqueza natural y unos pueblos llenos de encanto que han sido testigos de acontecimientos históricos. Las Alpujarras ofrecen, además, un aliciente añadido: una deliciosa gastronomía.

Las casas blancas de Las Alpujarras

Las Alpujarras se extienden y delimitan al norte por Sierra Nevada, mientras que hacia el sur miran hacia el Mediterráneo. Sus pueblos blancos, con casas que parecen colgadas de la montaña, salpican una zona con un ecosistema único.

Pueblo de Trevélez en Las Alpujarras
Trevélez – Neftali

Pasear por estos pueblos es una experiencia inolvidable. Merece la pena olvidarse del reloj para perderse por sus empinadas y estrechas calles, contemplar las flores que adornan las ventanas y disfrutar de su tranquilidad. Desde los más altos, y en días claros, se puede incluso divisar la cordillera del Atlas

Los pueblos más visitados de Las Alpujarras son Barraco de Poqueira, Pampaneira, Capileira, Trevélez y Bubión. El pueblo de Trevélez, además, destaca por ser uno de los más altos de Europa y es famoso por sus deliciosos jamones curados en plena montaña.

Ohanes en Las Alpujarras
Ohanes – Neftali

Las Alpujarras se han adaptado sin problemas al turismo. Un turismo en muchos casos de aventura, aunque también es posible disfrutar en esta zona de fantásticas rutas senderistas o cicloturistas.

Aquí encontrarás infinidad de alojamientos rurales y otras posibilidades mucho más relajantes que las que tienen que ver con deportes al aire libre: zonas de spa con saunas o jacuzzi, tratamientos faciales y masajes para los turistas que demanden este tipo de servicios.

“¡La Alpujarra no se muere!
Viva está. ¡Quién lo dijera!
Volverán los emigrantes
a repoblar sus aldeas;
a hacer que los hombres vivan,
con dignidad, en estas sierras”.

-Miguel J. Carrascosa-

Importancia histórica y arqueológica de Las Alpujarras

Las Alpujarras es una de las zonas con mayor superficie protegida de Europa, y no solo desde el punto de vista medioambiental. En esta zona ha nada menos 32 áreas que han sido declaradas Bien de Interés Cultural.

Hay constancia de que en la zona hubo asentamientos neolíticos y también romanos. Sin embargo, fueron los moriscos los que dejaron una mayor huella en esta comarca andaluza.

En Las Alpujarras aún se pueden encontrar fortificaciones, puentes o aljibes. Algunos de los yacimientos arqueológicos más emblemáticos son la mezquita de Busquístar, el fuerte de Juviles y el Peñón Hundido, en Tímar.

Restos medievales en Las Alpujarras
Las Alpujarras – ANDARA RUTAS / Flickr.com

También existe una ruta medieval de Las Alpujarras que recorre diversas lugares donde quedan restos de la época medieval. Esta se inicia en Pórtugos, hasta llegar a Juviles, donde se encuentran las tahas medievales (antiguos asentamientos) de Ferreira y de Juviles. El proyecto fue creado en 2006 para incentivar el turismo en estas zonas y realzar sus estructuras de origen medieval.

Gastronomía tradicional en Las Alpujarras

Después de recorrer las hermosas tierras de Las Alpujarras seguro que hay apetito. Y este es un lugar perfecto para comer como un rey.

El ingrediente principal de las comidas típicas de esta zona son los productos derivados del cerdo. Ya sea el jamón, los chorizos, las chacinas, longanizas o las morcillas, los platos por excelencia en Las Alpujarras presentan algún embutido. El más conocido es seguramente el jamón de Trevélez.

Jamón de Las Alpujarras
Jamón de Las Alpujarras – Fotomicar

Por ser tierras agrícolas, los vegetales también juegan un papel muy relevante en los guisos y demás preparaciones. Y, en cuanto a repostería, tiene una clara influencia morisca. Si quieres, además, puedes acompañar la comida con alguno de los vinos de la tierra.

Las comidas en Las Alpujarras varían según el pueblo que se visite. Entre las más destacadas se encuentran la olla de San Marcos, el potaje de cascarrones, la olla gitana, el puchero de hinojos o las gachas de ajo quemao. En cuanto a los postres, algunos de los más deliciosos son los soplillos y los cuajos de almendra.

No lo dudes, Las Alpujarras es una comarca fantástica para disfrutar de una escapada inolvidable. Si te gusta la naturaleza, si adornas perderte en las calles de pueblos llenos de encanto y te gusta comer bien, es un destino que tienes que apuntar.