La sorprendente Ruta de las Caras en Cuenca

· 25 junio, 2016

Cuenca es una provincia manchega que rebosa arte, naturaleza y belleza. Entre sus grandes atracciones, encontramos el casco histórico de la capital, Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. También destaca su portentosa ubicación geográfica, enaltecida por iniciativas como la Ruta de las Caras, en pleno paraje del pantano de Buendía.

¿Qué es la Ruta de las Caras?

La Ruta de las Caras es un conjunto escultórico de acceso gratuito y libre entre rocas de arenisca y un frondoso pinar en los alrededores del pantano de Buendía.

En este lugar encontramos un total de 18 esculturas y bajorrelieves de diferentes proporciones. Son obra de diversos autores y se localizan en un circuito especialmente pensado para el caminar y disfrute del visitante. Es como una especie de atrevido y delicioso museo al aire libre en un paraje lleno de encantos.

Calavera en la Ruta de las Caras
Calavera en la Ruta de las Caras – Gabri Solera / Flickr.com

La idea que se buscaba con la Ruta de las Caras era establecer y ensalzar la relación entre naturaleza y escultura. Para ello, se buscó un intento de reflexión espiritual, pues todas ellas tienen un carácter místico o religioso. En el contexto en que se ubican, el impacto sobre el visitante es máximo.

Es evidente que todos los amantes del senderismo, la naturaleza y los lugares especialmente pensados para la reflexión, la inspiración y lo espiritual tienen una visita indispensable en la Ruta de las Caras. Cada una de las obras que se pueden observar a lo largo del recorrido es única y especial. Los artistas buscan llegar a lo más profundo del ser humano recorriendo la historia más arcaica del hombre.

Aunque en un comienzo se inspiraron e la cultura precolombina para la realización de sus obras, finalmente se pueden observar rasgos de los modelos orientales. Principalmente la India es la que mayor influencia ha pesado sobre los creadores, pues en las esculturas se observan rostros de sonrisa arcaica.

Principales obras de la Ruta de las Caras

Vamos a detenernos en las más célebres, impactantes y llamativas caras de esta ruta.

Maitreya

Mairtreya en la Ruta de las Caras
Mairtreya – Asoka / Ruta de las Caras

Maitreya es una figura de gran importancia para el Budismo. Un ser que nacerá de la tierra para lograr la total iluminación y enseñará el dharma a los humanos. Su escultura se encuentra en la zona conocida como la Senda Alta.

“Estamos en este mundo para convivir en armonía. Quienes lo saben no luchan entre sí.”

-Buda-

Arjuna

Ruta de las Caras
Ruta de las Caras – Asoka / commons.wikimedia.org

Arjuna es una escultura alegórica representativa del héroe espiritual indio que fue el tercer hijo de los Pandu. Es un personaje histórico muy célebre y legendario en su cultura y representa los senderos del conocimiento, el misticismo y la devoción.

Krishna

Con 4 metros de alto y 3 de ancho, es una de las esculturas de la Ruta de las Caras más espectacular. Está basada en una pieza india representativa del dios indio Krishna y es realmente fantástica.

Moneda de Vida

También en la Ruta de las Caras encontramos alegorías como la Moneda de Vida. Un círculo concéntrico que simboliza el universo y la estructura física hasta llegar a la gestación de la vida. La puedes vislumbrar en la zona de la Senda Alta.

Más esculturas de la Ruta de las Caras en Cuenca

Rostro de Beethoven en la Ruta de las Caras
Cara de Beethoven – Gonzalo Malpartida / Flickr.com

Como hemos dicho, son muchas las esculturas que se pueden observar en esta ruta. Alegorías como la Espiral del Brujo, representaciones como la Virgen de la Flor de Lis y la Virgen de las Caras, la Dama del Pantano, el Beethoven, las Cruces del Temple y Templaria, los Duendes o la Monja completan un recorrido verdaderamente único y espiritual.

La Ruta de las Caras es una atracción singular en una zona realmente bonita de la geografía española. Cuenca es una provincia llena de encantos e historia que guarda todo tipo de atracciones y rincones maravillosos que encandilarán al visitante. ¿A qué esperas para empezar tu viaje?