Viajar a Cuba con el paladar: arroz moros y cristianos

18 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
Unos ingredientes tan humildes como el arroz hervido y frijoles se convierten en un emblema de la cocina cubana. Se trata de un plato nutritivo y sabroso, una estupenda metáfora del carácter cubano.
 

El arroz moros y cristianos es un plato emblemático de Cuba, y también de gran parte del mar Caribe. Pese a su simpleza y lo económico de sus ingredientes, realmente es uno de los manjares que nadie debe perderse cuando pasa unas vacaciones en Cuba. ¿Te apetece probarlo?

¿Arroz a la cubana?

Curiosamente, en España denominamos arroz a la cubana a un plato bien distinto al arroz moros y cristianos. De hecho, son muchos los turistas españoles que cuando llegan a La Habana, Varadero o cualquier otro sitio de la gran isla caribeña, se quedan muy sorprendidos al descubrir que el arroz a la cubana —con tomate y un huevo frito— allí es algo desconocido.

Pero hay otra peculiaridad: cuando en España se habla de moros y cristianos, por regla general se piensa en los famosos festejos de lugares como Alcoy y otras poblaciones de Alicante. Sin embargo, la denominación de este arroz en Cuba no tiene nada que ver con esas representaciones cargadas de historia. La razón del nombre arroz moros y cristianos es una cuestión de color. ¡Ahora lo explicamos!

¿Por qué arroz moros y cristianos?

Como decimos, el nombre de arroz moros y cristianos se refiere a los colores de sus ingredientes. Por un lado, el arroz blanco hervido y, por otro, los frijoles negros en su salsa.

Plato de arroz moros y cristianos en un plato.

 

Sin embargo, esos dos colores tan distintos solo se aprecian en la presentación del plato, ya que lo habitual es juntar los ingredientes y que todo acabe en una mezcla de lo más curiosa. En realidad, algo así como la fusión que en realidad son las gentes de las Antillas.

De hecho, el arroz moros y cristianos es un plato criollo, que no solo está presente en la gastronomía cubana. Algunas recetas prácticamente idénticas se encuentran por toda la región, aunque van variando los nombres. Por ejemplo, es arroz con gandules en Puerto Rico, o morisqueta en México, o Gallopinto en Costa Rica, y así podríamos seguir por todo el Caribe.

¿Origen español?

Hay historiadores de la gastronomía que piensan que el plato sería originario de España. Los ingredientes también se encuentran en Europa. Al fin y al cabo, no deja de ser un plato barato a base de arroz y legumbres, hidratos de carbono y proteína vegetal, o sea tremendamente económico y muy nutritivo para las clases trabajadoras.

Sin embargo, ese origen no está nada claro, y en todo caso, si fue tradicional en España, esa costumbre se abandonó. Es más posible que se le diera ese nombre en las Antillas por parte de los colonos, aunque en Cuba, a esta combinación también se la denomina congrí.

Receta del arroz moros y cristianos

Después de todos estos apuntes históricos, ha llegado el momento de cocinar una buena olla con arroz moros y cristianos. El primer paso es dejar los frijoles negros —o alubias pintas— a remojo la noche anterior para que se reblandezcan. Tras esa noche y en el mismo agua, hay que hervirlos unos 45 minutos sin nada, solo los frijoles.

 

Plato de arroz cubano, denominado moros y cristianos.

Por otro lado, haz un sofrito a base de cebolla, ajo y pimiento verde. A esta mezcla hay que condimentarla con sal, pimienta, una hoja de laurel, orégano y comino. También se le puede añadir un poco de vinagre y un tomate rallado. Cuando todo esté cocinado, se añade a la legumbre y se cuece con ella a fuego lento.

Por supuesto, en otra olla se tiene que hervir el arroz blanco hasta que adquiera su punto. Tras eso, ya solo queda servir el arroz moros y cristianos, mucho mejor si es en un plato grande. A un lado el arroz, al otro, los frijoles. Así cada uno lo puede comer como desee, por separado o revueltos.

Probad a hacerlo en casa, es muy fácil y barato. Además de que es un plato sabroso, el arroz moros y cristianos nos proporciona el placer de viajar con el paladar hasta el Caribe. De esta manera, convertimos la comida en una excelente evasión emocional para estos largos días de confinamiento obligado y necesario.