Viaja sola, te divertirás

Armando Cerra 17 abril, 2016

Cada vez sois más los que os animáis a hacer un viaje solos y, por supuesto, también vosotras lo hacéis. Puede ser una experiencia de lo más enriquecedora, de hecho hay que gente que cuando lo prueba ya no quiere viajar de otra manera. Y es que, aunque no sea la forma más barata ni en ocasiones la más segura, hay muchas formas de que vuestro viaje sea de lo más divertido. ¡Venga chicas, animaros! Aquí os damos unas cuantas razones para que os embarquéis en esta aventura de descubrir lugares y a vosotras mismas.

¿Viajar sola? ¡Sí!

Tú decides lo que te plazca

Una de las grandes ventajas de esta aventura en solitario, es que no tienes que rendir cuentas a nadie, de si vas a ver tal o cual cosa, o si comes aquí o allá. Tú decides si pasas del día en la playa o te alquilas una moto para moverte por la zona. Es decir, tienes toda la libertad para hacer lo que te plazca, y lógicamente eres también la máxima responsable de tus actos.

Viajera en Roma
Roma – Viacheslav Lopatin

No obstante, la experiencia de otras viajeras os asegura que haciendo lo que os apetece, seguro que vais a encontrar otras personas, chicas y chicos, en esa misma situación y con intereses parecidos. Porque viajar sola no significa que no te relaciones con nadie. Todo lo contrario es una excelente oportunidad para conocer gente con la que tal vez tengas muchas cosas en común.

Planifica para poder improvisar

Si viajas sola es mucho mejor que dediques tiempo antes del viaje para planificar tu estancia lo más posible, o al menos para saber qué puedes hacer. Según cual sea tu destino, por ejemplo una gran ciudad, puedes quedar totalmente empequeñecida en un primer momento y no saber por dónde empezar.

Viajera en la montaña
Glaciar Franz Josef, Nueva Zelanda – Naruedom Yaempongsa

Es mejor que tengas unas cuantas cosas claras, que dispongas de toda la información pertinente y te plantees un plan a seguir. No te preocupes. Seguro que llegará un momento que te lo saltarás e improvisarás, pero lo harás teniendo una serie de recursos a tu disposición. Cualquier viajera en solitario habitual te dirá que improvisa continuamente, pero que lleva todo planificado.

La elección del hospedaje

La misma libertad que tienes para elegir qué actividades vas a hacer durante tu viaje, la tienes para elegir tu alojamiento, su ubicación, categoría y los servicios que te ofrece. La única condición es la que te indique tu presupuesto.

No obstante, y sin querer coartar tu libertad para hospedarte donde te dé la real gana, te vamos a dar unos cuantos consejos que pensamos que son absolutamente lógicos. Te recomendamos buscar un hotel, hostal, albergue, etc, en un entorno seguro, que sea lo más cómodo posible para tus ratos de relax, y que dispongas allí de red wifi, ya que aunque viajes sola es muy bueno que estés comunicada con el mundo y, sobre todo, con tus seres más cercanos.

Conocer gente

Ya lo hemos dicho más arriba. Seguro que conoces gente durante tu viaje. Tal vez pienses que eres una chica tímida. Pues sin conocerte, desde aquí, te decimos que si emprendes un viaje en solitario te vas a sorprender.

Copacabana en Brasil
Copacabana, Brasil – Donatas Dabravolskas

La necesidad de información o sencillamente de conversación en un momento dado te hará entablar charlas en un tren, en un pub y, sobre todo, en tu alojamiento.

Para eso, un lugar idóneo son los albergues, hostel en inglés. Allí confluyen viajeros de todo el mundo, y siempre hay muchos que viajan solos, por lo que todos están ávidos de tomar una cerveza en compañía.

“Me he dado cuenta que no hay forma más segura de saber si te gusta u odias a la gente que viajando con ellas.”

-Mark Twain-

No es extraño hacer compañeros de viaje durante unos días, con la ventaja de que puedes crear una gran amistad y, si finalmente no hay química, basta con seguir viajando cada uno por su lado.

Te puede gustar