Razones por las que viajar mejora tu personalidad

· 4 octubre, 2015

La experiencia de recorrer mundo y conocer nuevas culturas trae consigo una gran variedad de beneficios para nuestra vida, tanto a nivel personal como laboral. Viajar nos cambia como persona, vamos a conocer algunas de explicaciones psicológicas de porqué viajar mejora tu personalidad.

1. Una mentalidad más abierta

El poder conocer nuevas culturas y costumbres nos hace abrir nuestra mente y comprender situaciones que quizás antes nos eran indiferentes. No es lo mismo ver algo por televisión o Internet que poder palparlo de primera mano y escuchar a las personas que allí viven.

Pescador en Tuvaru
Pescador en Tuvaru – Nick Hobgood / Flickr.com

Viajar nos ayuda a reafirmar nuestros valores y al mismo tiempo cambiar nuestra mentalidad en muchos aspectos de nuestra vida, quizás lo que antes veías como impensable después de unos cuantos viajes lo comiences a ver con total normalidad. El conocimiento de nuevas culturas trae consigo mayor sabiduría, madurez y tolerancia.

2. Más aventurero

Viajar con regularidad hace que hasta las personas más estructuradas se vuelvan un poco más flexibles, espontáneas y aventureras.

Viajar te permitirá hacerle frente a los miedos e incertidumbres que antes te frenaban, te darás cuenta que la belleza de la vida radica en lo desconocido, en lo que está por venir.

3. Se reafirman tus valores

Uno de los aspectos psicológicos por los que viajar mejora la personalidad se debe al hecho de que tendemos a valorar más las cosas cuando conocemos otros lugares.

Muchas veces no le damos el valor suficiente a nuestro hogar, trabajo y familia. Soñamos con la grandeza de otros lugares pero sólo cuando estamos mucho tiempo fuera de casa comenzamos a extrañar y valorar hasta los más mínimos detalles. Digamos que viajar le da una nueva perspectiva a tu vida.

4. Mayor creatividad

Nuestra creatividad se expande en la medida que conocemos y descubrimos más. La curiosidad es la mejor amiga de la creatividad, conocer nuevas costumbres abrirá tu mente y espíritu a un mundo mucho más imaginativo. Probablemente salga a relucir ese lado creativo que siempre anhelaste tener.

Mural en East Side Galery de Berlín
East Side Galery, Berlín – Olivier Bruchez / Flickr.com

5. Entrena tu mente

Cuando leemos un libro ponemos a funcionar nuestra mente, especialmente la memoria. Lo mismo ocurre cuando viajamos, especialmente si somos la clase de turistas que nos gusta indagar en la cultura de ese nuevo lugar.

Conocer las tradiciones de un país, los nombres de los lugares más emblemáticos, su historia, sus próceres, castillos, ruinas, lenguaje y demás es ideal para poner a trabajar nuestra mente. No hay mejor forma de aprender que viajando, esas vivencias quedarán plasmadas en tu memoria para siempre.

“Los viajes sirven para conocer las costumbres de los distintos pueblos y para despojarse del prejuicio de que sólo en la propia patria se puede vivir de la manera a la que uno está acostumbrado.”

-René Descartes-

6. Salir de tu área de confort

Viajar es la forma más efectiva que podrás encontrar para salir de tu área de confort y comerte el mundo.

Cuando nos quedamos estáticos no suelen ocurrir grandes cosas y es que muchas veces el miedo a lo desconocido nos paraliza. No hay mejor forma para hacerle frente a los temores que viajando y conociendo culturas completamente nuevas y diferentes a la nuestra.

En la medida que viajes más descubrirás que no todo en la vida es en blanco y negro, te arriesgarás más y ello implicará un crecimiento en todas las áreas de tu personalidad.

7. Descubrirás a tus verdaderas amistades

Probablemente tengas cientos de amigos en tus redes sociales, amigos que comentan y dan like a tus fotos. Pero cuando estés muy lejos de casa, sólo los verdaderos amigos serán los que mantengan el contacto contigo y se preocupen por saber si te está yendo bien.

Turista mirando mapa
NAR studio / Shutterstock.com

Así que viajar y estar lejos de casa también te traerá el enorme beneficio de descubrir quiénes son tus verdaderos amigos.

8. Crecimiento y madurez

¿Recuerdas el primer viaje que hiciste solo o sin tus padres? Seguramente la sensación era de miedo y emoción pero cuando lo lograste y todo salió bien te sentiste grandioso.

En ese viaje eras tú el que debía preguntar cómo llegar a una determinada dirección, tuviste que hacer malabares para entenderte con los nativos del lugar, tuviste que crecer y hacer tu propia maleta, así como también manejar tu propio presupuesto.

Turista en Hawaii
Hawaii – Unsplash / Pixabai.com

Viajar solo, o por lo menos sin la compañía de los padres, nos obliga a crecer. Después de ese primer viaje te sentirás invencible y con cada uno nuevo que hagas continuaras aprendiendo y disfrutando al máximo la experiencia.

Viajar es una montaña rusa de emociones que nos obliga a crecer pero también nos empuja a disfrutar más intensamente la vida. ¿Qué otra explicación psicológica agregarías para explicar por qué viajar mejora nuestra personalidad?