Valderrobres, uno de los pueblos más bonitos de Teruel

Patricia 7 octubre, 2017

Valderrobres figura en la lista de la asociación Los pueblos más bonitos de España. No es de extrañar. A la importancia de su conjunto histórico se le suma su ubicación, en plena comarca del Matarraña, la Toscana española. Si quieres saber más sobre este precioso municipio no dejes de leer.

Qué visitar en Valderrobres

Para acceder al casco histórico de Valderrobres hay que atravesar un puente medieval sobre el río Matarraña y cruzar el portal de San Roque. La entrada no puede ser más espectacular. A medida que se va avanzando por sus calles se van descubriendo otros tesoros como la iglesia parroquial de Santa María la Mayor, de estilo gótico levantino.

Palacio de Valderrobres
Palacio de Valderrobres – giborn_134 / Flickr.com

La iglesia está considerada Bien de Interés Cultural, al igual que la Casa Consistorial, del siglo XVI e inspirada en la de Alcañiz; y el castillo, cuyo origen exacto se desconoce. Este último fue construido en torno a una roca natural fortificada para que sirviera como elemento defensivo. Su ubicación, coronando el pueblo, lo ha convertido en uno de sus rasgos más característicos.

A los pies del castillo está el palacio. Entre ambos hay un túnel de comunicación que seguramente fuera secreto. Asimismo, el palacio es una de las construcciones más antiguas con las que cuenta Valderrobres y a día de hoy sirve para albergar proyectos de interés comunitario.

Otros edificios destacados son el ayuntamiento, de estilo manierista; la Casa de los Moles, una casona solariega dispuesta entre medianerías con fachada de sillería encalada; o la librería Serret, referente cultural y literario, especializada en autores que escribieron parte de su obra en la zona.

“Viajar es imprescindible y la sed de viaje, un síntoma neto de inteligencia.”

-Enrique Jardiel Poncela-

Tradiciones y gastronomía de Valderrobres

Vista de Valderrobres
Valderrobres – Felix / Flickr.com

Cada año Valderrobles celebra sus fiestas tradicionales, entre las que destaca la dedicada a su patrón: San Antonio Abad. Esta tiene lugar el 17 de enero y comienza con la “plega”, por la que mayordomos y quintos recorren las calles del municipio solicitando la colaboración de los vecinos con productos que luego serán subastados.

El mismo día se realiza un almuerzo asando longaniza y chorizo en una hoguera prendida en la plaza de la Comunidad Autónoma de Aragón. Además, de casa de uno de los mayordomos sale la comitiva portando pan bendito y en procesión con el santo hasta la Iglesia Parroquial Santa María la Mayor, donde se celebra la misa. Y después se bendice a los animales.

Respecto a su gastronomía, el pueblo se caracteriza sobre todo por sus productos cárnicos: ternasco al horno, cabrito, escabechados de perdiz, codorniz o conejo. Tampoco faltan embutidos como la morcilla o la longaniza. Y para dulcificar el paladar, nada mejor que probar alguno de sus postres: los carquiñols, las casquetas o crespells, almendarados, el pan durmiendo…

El entorno natural

Este municipio de Teruel forma parte de la comarca del Matarraña, considerada por muchos como la Toscana española. Una de las razones de esta comparación son los preciosos pueblos de piedra que se alzan en medio de la naturaleza. Además, habría que considerar su cercanía al Mediterráneo o la gran cantidad de olivos que constituyen el paisaje de la zona.

Río Matarraña en Valderrobres
Río Matarraña – PepeLuz / Flickr.com

Matarraña ofrece numerosas posibilidades para que los visitantes puedan disfrutar de su belleza. Aquí se pueden realizar rutas de senderismo o ciclismo, siendo una de las más conocidas la de la Vía Verde de la Val de Zafá. Y también se pueden practicar deportes más arriesgados como el barranquismo, ya que su orografía escarpada y agreste es ideal para ello.

Valderrobres también destaca por tener en sus alrededores el Parque Natural de Els Ports, declarado Reserva de la Biosfera de las Tierras del Ebro. Sus zonas más elevadas están pobladas por bosques de pinos, mientras que en las más bajas hay encinares. De entre la fauna, el animal más emblemático es la cabra montesa.

Otro parque al que poder escaparse es el de La Tinença de Benifassà, que forma parte de los Puertos de Beceite. En él, la diversidad de ambientes es muy grande, por lo que podemos encontrar una gran variedad de hábitats naturales: de agua dulce, brezales y matorrales templados, formaciones herbáceas, hábitats rocosos, bosques…

Te puede gustar