Los tsaatan de Mongolia, una tribu de pastores de renos

Patricia Hernández · 11 marzo, 2019
Es una tribu nómada que vive en el norte de Mongolia. Los últimos pastores de renos del país.

La tribu tsaatan de Mongolia es una de las últimas comunidades de pastores de renos. Tradicionalmente nómadas, viven en una remota región del norte de este fascinante país y se esfuerzan en conservar tradiciones ancestrales. ¿Quieres saber más? Presta atención, la suya es una historia más que interesante.

El pueblo tsaatan y su estilo de vida

Lo que más llama la atención de los tsaatan es la relación que mantienen con los renos. Tratan a sus animales con absoluto mimo, casi como si fueran miembros de la familia. No en vano, su subsistencia depende de ellos.

Tsaatan con renos

Y es que la vida de los tsaatan es muy dura. Viven en una de las zonas del planeta con un clima más extremo. En invierno pueden llegar a soportar temperaturas de hasta 50º C bajo cero. Y en el breve verano hay días que se alcanzan los 40º C.

En los meses más cálidos se dedican a almacenar leña y carne para poder resistir los interminables inviernos. Cuando amanece, las mujeres sueltan a los animales para que puedan pastar libremente. Mientras, los hombres vigilan para evitar que los rebaños sufran el ataque de lobos y osos o salen de caza.

Aprovechan, además, para elaborar productos con la leche de las hembras de los renos. Así, fabrican mantequilla y yogurt, y también un queso de sabor fuerte denominado aaruul.

En los meses fríos prácticamente están aislados. Es en esa época cuando migran hacia los bosques de taiga para intentar encontrar las condiciones climáticas más óptimas para ellos y para los animales de los que dependen.

Los renos tienen también un papel esencial en los movimientos migratorios de los tsaatan, ya que gracias a ellos pueden cargar de un lado a otro con sus pertenencias.

Algunas curiosidades del pueblo tsaatan de Mongolia

Mujer ordeñando a un reno

El pueblo tsaatan de Mongolia tiene unas creencias propias de índole chamánico. Por ejemplo, consagran a los renos a los espíritus de los bosques. Los animales que se consideran sagrados se diferencian del resto porque cubren su pelaje de polvos de colores y los adornan con cintas.

Por otra parte, su origen es muy antiguo. Sus ancestros son de origen siberiano, de ahí que los tsaatan tengan la piel más clara y los ojos más grandes que otras poblaciones de Mongolia.

Y ya hace siglos, el mismísimo Marco Polo se sorprendió de su modo de vida. Especialmente le llamó la atención el hecho de que domesticaran a los renos (grandes ciervos, los llamó él) y los montaran como si fueran caballos.

La historia reciente de los tsaatan de Mongolia

A pesar de su aislamiento, los tsataan no han sido ajenos al devenir de la historia de Mongolia. Así, durante la revolución, ya en los años 30 del pasado siglo, fueron colectivizados. Fue un duro golpe para su estilo de vida.

Los jefes políticos del momento se apropiaron de sus renos. Pero no de todos, muchos tsaatan prefirieron sacrificar a sus animales antes que entregarlos. Murieron nada menos que siete millones de animales. Esta tribu no recuperó su libertad y vida nómada hasta la caída de la antigua URSS.

Hoy por hoy su futuro es incierto. La dureza de su vida nómada hace que cada vez sean menos los tsaatan que mantienen sus tradiciones. A esto se le suman los problemas de salud que sufren y pueden sufrir por la consaguinidad.

Conoce en persona al pueblo tsaatan de Mongolia

Campamento tsaatan

De entrada, conocer esta tribu es como viajar a otro mundo, ya que supone una inmersión a un estilo de vida totalmente diferente. Encontrarlo tampoco es nada fácil, al estar escondido en pleno bosque boreal, entre el norte de Mongolia y el sur de Siberia, por lo que lo ideal es visitarlo con la compañía de algún guía.

Ya en el lugar, el campamento puede estar compuesto de dos zonas de tiendas (la de la población y en la que pueden alojarse los turistas), un recinto para los renos, un sitio para cortar la madera, así como por un espacio abierto para atar a los animales cuando no están refugiados.

Igualmente, en la visita se puede comprobar la generosidad del pueblo Tsaatan de Mongolia. Gentes sencillas y hospitalarias, a pesar de la tremenda dureza de su vida.