3 trucos para encontrar los mejores hoteles

· 19 mayo, 2018
Elegir hotel no siempre es fácil. El presupuesto y lo que se quiera hacer en vacaciones marcarán la elección. Estos consejos te ayudarán a escoger con acierto.

Encontrar alojamiento es una de las primeras cosas que debemos hacer a la hora de planificar un viaje. Sin embargo, no siempre es tarea fácil. Por ello, a continuación te proponemos algunos trucos para encontrar los mejores hoteles, es decir, aquellos que se adapten mejor a tus preferencias para que disfrutes al máximo de tu aventura.

1. Decide qué tipo de viaje buscas, uno de los trucos para encontrar los mejores hoteles

Entrada a un hotel
Tama 66 / Pixabay.com

Una vez que hemos decidido el destino al que vamos a viajar, debemos tener en cuenta qué planes tenemos para esos días, qué queremos ver o hacer en nuestras vacaciones o escapada.

Es decir, si queremos hacer turismo, buscaremos un hotel cerca de los principales puntos de interés del lugar al que vamos. En cambio, si preferimos unas vacaciones de relax, lo ideal es encontrar un alojamiento con instalaciones que nos lo faciliten.

Teniendo claras nuestras preferencias, podemos recurrir a páginas web y buscadores. Son herramientas que permiten filtrar por el tipo de alojamiento, por los servicios que ofrece (piscina, spa, gimnasio…), el barrio en el que se encuentra o los lugares de interés cercanos, la cadena hotelera a la que pertenece y un largo etcétera.

“La gran ventaja de los hoteles es que son un refugio perfecto ante la vida doméstica.”

-George Bernard Shaw-

2. Calcula tu presupuesto y reserva al mejor precio

Habitación de hotel
davidlee770924 / Pixabay.com

Otro de los trucos para encontrar los mejores hoteles es tener en cuenta en todo momento el presupuesto con el que contamos. Para ello, hay que ser realistas.

Una vez decidido, también podemos utilizar un filtro de búsqueda. Hay una gran variedad de hoteles, por lo que si uno no cumple los requisitos que buscamos, lo hará otro.

Ahora bien, siempre surgen ofertas de las que podemos beneficiarnos. Lo ideal es evitar las fechas de alta ocupación y aprovechar para viajar en temporada media o entre semana. Aunque, lógicamente, no siempre podemos elegir los días en los que queremos disfrutar de nuestras vacaciones.

Sea cual sea nuestra elección, ¿es mejor reservar con mucha antelación o esperar una oferta de última hora? Según un estudio, ahorraremos más si reservamos con una antelación de unos tres o cinco meses. Así ocurre en Europa o en Asia, por lo que todo dependerá del destino elegido.

Pero, ¿qué ocurre si damos con el hotel perfecto cuando ya nos hemos comprometido con uno? Para evitar hacernos esta pregunta, mejor reservar uno de los alojamientos que ofrece una política de cancelación gratuita. El margen que suelen dar es de entre 24 y 48 horas antes de que se inicie nuestra reserva.

Por otro lado, si queremos estar pendientes de si el precio del hotel de nuestros sueños ha bajado, podemos crear una alerta de precios. Kayak, por ejemplo, ofrece esta función. La  compañía se encarga pues de enviarnos un correo cuando se produzca algún cambio para que estemos al tanto en todo momento.

3. Consulta las opiniones de los huéspedes

Terrazas en un hotel
Free-Photos / Pixabay.com

Otro de los trucos para encontrar los mejores hoteles es saber qué opinan los viajeros que hasta el momento se han alojado en el hotel que hemos elegido. De esta forma, sabremos si todo aquello que nos ha llamado la atención cumplirá con nuestras expectativas o si, por el contrario, debemos buscar de nuevo.

Para ello se pueden consultar diversas páginas, como TripAdvisor, Expedia o Booking, en las que además de leer los comentarios de los huéspedes sobre el alojamiento que hayamos elegido, destacando lo mejor y lo peor del mismo, se puede conocer la nota media que tiene.

En caso de que no te fíes de las opiniones de otras personas, pues no deja de ser algo subjetivo, siempre puedes apoyarte en el famoso sistema de clasificación hotelera de la HOTREC, el cual dota a los alojamientos con puntuaciones de entre 1 y 5 estrellas. Cabe recordar que los criterios que se tienen en cuenta para ello varían de un país a otro.

Otra alternativa es tener presente el prestigio de la marca, es decir, ir a algún alojamiento que pertenezca a alguna cadena hotelera de renombre, pues así nos aseguramos el tener al menos una estancia correcta. Solo hay que elegir aquel que cumpla mejor los requisitos que pedimos.