Los más increíbles trenes panorámicos en Europa

· 27 mayo, 2017

Nadie puede negar que el ferrocarril es un medio de transporte fantástico para recorrer el continente. Aunque a veces sea más caro que los aviones “low cost”, llega a sitios donde los aeropuertos están muy lejos. Y es más, puedes viajar disfrutando del paisaje, porque hay trenes panorámicos absolutamente espectaculares. Te vamos a enseñar algunos muy diferentes, pero todos maravillosos.

Los mejores trayectos de trenes panorámicos en Europa

1. Arlberg Line (Austria)

Tren en Arlberg
Arlberg – David Gubler / Flickr.com

La línea opera entre las localidades de Innsbruck y Bludenz, al oeste del país. En sus 137 kilómetros atraviesa puentes, viaductos y, por supuesto, los fantásticos Alpes. Una línea que lleva funcionando 130 años y que tiene una parada intermedia en Landeck.

El trayecto siempre está por encima de los 1200 metros sobre el nivel del mar y la pendiente máxima es del 3%. Verás el puente Trisanna de Tirol, el castillo de Wiesberg, el Arlbergtunnel y el Valle de Paznaun.

2. Deutsche-Bahn por la Selva Negra (Alemania)

Tren panorámico en Hornberg
Hornberg – Holli

Alemania tiene muchos paisajes que merece la pena visitar. Uno de ellos es la Selva Negra, que se puede recorrer en uno de los trenes panorámicos más especiales. Desde sus vagones se descubre un lugar de una naturaleza maravillosa, de hecho, su nombre hace referencia a la frondosidad de los bosques, que parecen no permitir la entrada de la luz solar.

Recorrerás la región de Baden-Wurttemberg con sus pueblos típicos a bordo de este tren, que va desde Offenburg a Costanza. Atravesarás Homberg, Donaueschingen, Singen, el lago de Costanza y las islas de Mainau, Reichenau y Lindau.

3. Ferrocarril de Bergen (Noruega)

Tren de Flam
Tran de Flam – wojtaro76

Este servicio va desde Bergen hasta Oslo y es ideal para disfrutar de los fiordos, las cascadas, los lagos y las montañas noruegas. Una parte, además, discurre sobre Hardangervidda, la meseta montañosa más alta de Europa, a más de 1200 metros de altitud.

El de esta línea ha sido considerado como uno de los mejores viajes en tren del mundo. Se puede hacer en cualquier época del año, tanto de día como de noche. Además, uno de sus ramales es maravilloso, el tren de Flam, que lleva desde la estación de montaña de Myrdal al Aurlandsfjord.

4. Tren Jacobite (Escocia)

Tren Jacobite
Tren Jacobite – Nathaphol Chantavaraluk

Escocia es un destino cada vez más popular entre los turistas europeos. Una de las posibilidades que tenemos para disfrutar de las Highlands es a bordo del Jacobite Steam Train. Esta línea atraviesa los más bonitos y verdes paisajes que puedas imaginarte.

La estructura y los rieles se inauguraron en 1898, conecta Fort William y Mallaig. Uno de sus grandes atractivos es el viaducto de Glenfinnan, un puente de 21 arcos. Si eres fan de Harry Potter, seguro que te suena.

5. Inlandsbanan (Suecia)

Tren panorámico Inlandsbanan
Inlandsbanan – Charlie Tillja / Flickr.com

Esta ruta panorámica en tren recorre 1300 kilómetros, comenzando en Kristinehamn, al sur del país, y terminando en Gallivare, al norte. Y solo funciona en verano.

A lo largo de su recorrido se pueden contemplar fantásticos bosques, cascadas, lagos y ríos. Además, pasa por una veintena de pueblos y hace varias paradas intermedias para poder disfrutar plenamente de los bellos paisajes suecos.

6. Tren de Cinque Terre (Italia)

Manarola en las Cinco Villas
Manarola – serenarossi

Uno de los lugares más idílicos de Italia son las Cinque Terre. Cinco preciosas localidades que están unidas por tren. El recorrido es corto, pero absolutamente encantador. La línea parte de la estación de La Spezia y lleva a  Manarola, Riomaggiore, Corniglia, Vernazza y Monterosso.

Lo mejor es tomárselo con mucha calma, subir y bajar, pararse en cada uno de estos pueblos y disfrutar de su colorido y sus espectaculares vistas.

7. Tren de Jungfrau (Suiza)

Tren de Jungfrau
Tren de Jungfrau – wuthrich didier

Es un recorrido corto, pero muy intenso. Este tren lleva a la estación más alta de Europa, a casi 3500 metros y en el corazón de los Alpes suizos. Es un tren cremallera construido en 1912, atraviesa un túnel de 7 kilómetros y hace paradas para recrearse aún más de los impresionantes paisajes alpinos.

“Viajar permite huir de la rutina diaria, del miedo al futuro.”

-Graham Greene-

Otras rutas de trenes panorámicos en Europa son las que unen Klobenz y Mainz (en el valle del Rhin), Haarlem y Leiden (en Holanda) o el Trascantábrico en España.