Un viaje para disfrutar 2 días en Cinque Terre

· 25 marzo, 2017

Entre los sitios de Italia que de verdad quitan el aliento está Cinque Terre. Son cinco pueblos maravillosos en la costa de Liguria, colmados de casas de colores cayendo por la ladera de los acantilados como si fueran terrazas. Hoy nos tomamos 2 días para recorrer lo mejor de Cinque Terre. ¿Nos acompañas?

Escápate a Cinque Terre

Además de la belleza de Cinque Terre, esta zona tiene otra ventaja que podemos usar a nuestro favor, y es que se trata de pueblos bastante pequeños que fácilmente pueden ser recorridos en una escapada. Por esta razón, en un fin de semana libre, se pueden recorrer los rincones más bonitos de Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore.

Vernazza en Cinque Terre
Vernazza – Martin M303

Entre estos idílicos pueblos hay senderos que pueden salvarse con facilidad. También se puede llegar a ellos en tren o en barco. En coche no es muy recomendable, pues las fuertes curvas y subidas no permiten acceder a algunos lugares.

2 días en Cinque Terre ¿Qué ver y hacer?

1. Monterosso

Monterosso en las Cinco Villas
Monterosso – Mikadun

El primer pueblo que hay que visitar en Cinque Terre es Monterosso, el más grande y más plano de las cinco localidades. Es ideal para alojarse porque brinda todos los servicios y comodidades a los viajeros. Además, desde Monterosso parten las excursiones para el resto de los pueblos de Cinque Terre.

Estando en Monterosso puedes dedicarle medio día a caminar por sus calles y admirar su arquitectura, con sus fachadas de colores. No olvides visitar la iglesia de San Francisco. Se trata de un monasterio que tiene unas pinturas grandiosas.

Otra cosa que no puedes dejar de conocer son las playas de Monterosso, conocidas por ser las mejores de Cinque Terre.

2. Vernazza

Vernazza en Cinque Terre
Vernazza – Gaspar Janos

Nuestra siguiente parada es Vernazza, el pueblo más pintoresco de Cinque Terre. Mucho tiene que ver que se encuentra en la cima de un acantilado y con vistas hacia el Mediterráneo.

Es un pueblo de pescadores que sabido mantener su encanto a pesar de las hordas turísticas. Recomendamos subir hasta la torre del castillo, desde donde se admiran unas preciosas vistas. Si te gusta el trekking puedes tomar el sendero que parte desde Monterosso hacia Vernaza y que lleva de 90 minutos a dos horas, según el paso que lleves.

3. Corniglia

Corniglia
Corniglia – Sorin Colac

Otro de los pueblos que se encuentra en lo alto de un acantilado es Corniglia, a unos 100 metros sobre el nivel de mar. Puedes llegar a el por barco o tren. Debes subir unos 350 escalones para llegar al centro del pueblo, pero el esfuerzo vale la pena, pues regala bellas vistas hacia el Mediterráneo.

Corniglia se encuentra rodeado de viñedos, lo que le da muchísimo encanto. Aunque no hay playa, vale la pena conocer algunas fortificaciones genovesas del siglo XVI. Curiosamente, sus casas tienen una fachada hacia la calle y otra hacia el mar.

4. Manarola

Manarola en Cinque Terre
Manarola – Olga Gavrilova

Es el más pequeño y el más antiguo de Cinque Terre. Originalmente era un pueblo de pescadores que destacó por sus famosos vinos ya desde la época del Imperio romano. Imperdible es darse un chapuzón en su playa, una piscina natural de aguas profundas, perfecta para los amantes de los saltos en el agua.

Desde Manarola parte el famoso sendero la “Via del Amor” hacia Riomaggiore. Se trata de una hermosa ruta que permite disfrutar, no solo de los pueblos, sino de su maravilloso entorno. El recorrido vale mucho la pena, tiene un kilómetro y es muy fácil de hacer.

5. Riomaggiore

"<yoastmark

Es el pueblo más cercano a La Spezia. Es precioso, por lo que vale la pena recorrerlo a pie. Su centro histórico es bastante pintoresco, allí puedes subir la Torre del Reloj y admirar las bellas vistas. Si quieres bañarte en la playa, date una vuelta bordeando la costa, allí la encontrarás, un poco escondida.

“Aunque viajamos por el mundo para encontrar lo hermoso, debemos llevarlo con nosotros o no lo encontraremos.”

– Ralph Waldo Emerson –

La mejor forma de conocer Cinque Terre en dos días es combinar tren, barco y senderismo. Así tendrás la oportunidad de disfrutar de los distintos escenarios de estos maravillosos pueblos.

La mayoría de los senderos que conectan los pueblos son cortos y regalan preciosos paisajes. El tren es una de las mejores opciones porque es económico y porque obsequia una perspectiva única de Cinque Terre. Por último tenemos el barco, aunque es la opción más costosa, vale la pena para poder admirar a estos bellos pueblos desde el mar.