Descubrimos la belleza de Módena en Italia

· 11 julio, 2016

Al norte de Italia nos encontramos con esta maravilla. Módena es una ciudad que cuenta con tres lugares declarados Patrimonio de la Humanidad: la catedral, la Torre Cívica y la Plaza Grande. Merece la pena conocerla y para animarte a ello te vamos a descubrir sus tesoros.

Módena, la ciudad de los dos ríos

A unos pocos kilómetros de Módena se encuentra la cordillera de los Apeninos, pero la ciudad está emplazada en una llanura y rodeada por los ríos Panaro y Secchia. Es tal la importancia de estos afluentes del Po que en el centro de la ciudad se erige una fuente que les rinde honor. La urbe, por otra parte, está dividida en cuatro barrios o circoscrizioni.

Módena en Italia
Módena – Banet

Hablando rápidamente sobre la historia de Módena, debemos contar que en el siglo III a.C. ya hubo asentamientos en la zona entre Parma y Bologna. La ciudad originalmente se llama Mutina y fue testigo de varios ataques a lo largo de su historia y también “cambios de dueño” entre los emperadores locales de la Edad Media.

La época de esplendor comenzó en el siglo XIV, cuando pasó a ser un ducado y luego formó parte del Reino napoleónico. Finalmente, se incorpora al territorio italiano en 1859.

De paseo por Módena, la ciudad del vinagre y de Pavarotti

Para comenzar nuestro recorrido por esta fabulosa ciudad, sin duda la catedral es el punto de partida. Construida en estilo románico, comenzó a levantarse en el año 1099 pero no se consagró hasta 1184.

Catedral de Módena
Catedral de Módena – Matteo Volpone

El campanario o Torre Cívica (llamada Torre Ghirlandina) acompaña a este templo con su altura de 86 metros y es visible desde cualquier punto de Módena. Es de planta cuadrada, tiene cinco pisos y cuenta con una cúspide octogonal gótica colocada posteriormente para competir con las torres de Bolonia.

Otro de los lugares imprescindibles es el Palacio de los Museos, cuyo edificio data de 1753 y está al lado de la iglesia de San Agostino, del siglo XIII. Además de vivienda real fue arsenal de armas y hospicio para pobres. Desde 1883 alberga una galería de arte (con obras de El Greco y Velázquez) y una biblioteca.

Iglesia de San Agustín en Módena
Iglesia de San Agostino – David Bramhall / Flickr.com

Las iglesias se cuentan por decenas en Módena y vale la pena conocer al menos las más importantes: Santa María Pomposa (de las más antiguas, construida en 1153), San Vicenzo (de 1617), del Voto (erigida en 1630 frente a la catedral), San Carlo (el complejo incluye un teatro, una biblioteca, una capilla, una terraza y un instituto de investigación), San Giovanni Battista (la única aislada sin edificios a los laterales, del siglo XVI) o San Pietro (levantada en el mismo lugar del antiguo templo de Júpiter Capitolino en 1476).

Además de iglesias, Módena, como toda ciudad italiana, cuenta con majestuosos palacios. Uno de los más destacados es el Ducale, propiedad de la familia Este entre los siglos XVII y XIX, posterior academia militar y uno de los más grandes del país y que fue construido sobre un antiguo castillo de la Edad Media.

Palacio Ducal de Módena
Palacio Ducal – Francesco Meschia / Flickr.com

Otro palacio destacado es el Palazzo Comunale, ubicado en la Piazza Grande y cuyas obras comenzaron en el año 1194 y se extendieron hasta el siglo XVIII. Tiene un pórtico del siglo XVII, salas con pinturas y frescos y un patio con tres niveles de galerías.

Ya que hablamos de la Plaza Grande no podemos dejar de nombrarla como corresponde al tratarse de uno de los patrimonios de la ciudad. Fue construida en el siglo XII y si bien el nombre la hace parecer de amplias dimensiones, en realidad tiene pocos metros de extensión (pero en comparación con las antiguas plazas de la Edad Media esta era gigante).

Ayuntamiento de Módena
Ayuntamiento de Módena – claudio zaccherini

En los alrededores de la Piazza Grande encontramos además del ayuntamiento y la catedral otros edificios y monumentos interesantes, como por ejemplo la Preda Ringadora, de 3 metros de alto perteneciente a una construcción romana, y la estatua de una mujer llamada Bonissima. Algunos dicen que se trata de una noble generosa con los pobres y otros que está dedicada a Matilda di Canossa una personalidad importante de la historia de Módena.

También hay que pararse un momento ante el teatro municipal Luciano Pavarotti, con capacidad para 900 personas. El tenor nació y murió en esta ciudad y es posible visitar su casa-museo.

“Pienso que una vida dedicada a la música es una vida bellamente empleada, y es a eso a lo que he dedicado la mía.”

-Luciano Pavarotti-

Y, para terminar nuestro paseo por esta hermosa ciudad, podemos ir al Mercado Albinelli para comprar el típico vinagre o dirigir nuestros pasos al parque Novi Sad para contemplar las ruinas romanas que alberga.