La Torre de Hércules y la Rosa de los Vientos en A Coruña

· 14 octubre, 2017

Hay paisajes que nunca podemos borrar de nuestra mente por la mezcla de paisajes, colores y formas que presentan. Este es el caso de la Torre de Hércules, un paraje en A Coruña espectacular que no pasará desapercibido a tus ojos. Y además con un añadido: la Rosa de los Vientos.

Seguro que te gustaría saber más sobre este lugar. Pensando en ti, como siempre hacemos, te vamos a contar todo sobre este espléndido lugar. ¡No te vayas, vente con nosotros!

La Torre de Hércules y sus leyendas

Esta torre, que además cuenta con un faro, se erige sobre una colina en un lugar estratégico de la costa gallega. Se construyó en el siglo I y tiene una altura de 57 metros. Es el único faro romano del mundo que aún funciona, además del más antiguo.

Torre de Hércules
Torre de Hércules – Marques

Son varias las leyendas que rodean a la Torre de Hércules. ¿Quieres conocer algunas? Dice una de ellas que Hércules llegó hasta el lugar en el que hoy se levanta la torre y que en él enterró la cabeza de Gerión, un gigante con el que tuvo que luchar y al que ganó en un combate. Al enterrar su cabeza allí se creó el simbolismo de que el legado de Hércules siempre estaría por encima del tartésico-fenicio de Gerión.

Otra leyenda explica que quizá este es el mismo lugar en el que estuvo la Torre de Breogán, una torre de origen mitológico desde donde Ith, el hijo de Breogán, habría divisado las costas irlandesas.

La última hipótesis cuenta que Gerión, el gigante al que Hércules venció, obligaba a sus súbditos a darle la mitad de todo lo que poseían, incluidos sus hijos. Cansados de esta situación, el pueblo buscó una solución y acudieron en busca de la ayuda de Hércules, quien venció al gigante y lo enterró levantando un túmulo al que coronó con una antorcha. Cerca de este, hizo una ciudad.

Historia de la Torre de Hércules

La historia de este lugar no se conoce, aunque sí se sabe que los romanos la reedificaron en el primer siglo de nuestra era. Fue un faro para la navegación y se sabe que se construyó entre los reinados de Nerón y Vespasiano por haber encontrado en su interior restos de terra sigillata y vasos de paredes que se sitúan entre los años 40 y 80 de nuestra era.

Torre de Hércules
Torre de Hércules – Aníbal Trejo

Los escritos más antiguos que se han hallado de la Torre de Hércules datan entre los años 415-417 d.C. En ellos se describe el faro de esta manera:

“En el segundo ángulo del curso [de circunnavegación de Hispania], donde se sitúa la ciudad de Brigantia Gallæciæ, se yergue un faro altísimo entre unas pocas obras recordatorias de la ruta hacia Britania.”

Se baraja la teoría de que dejara de ser un faro en la Edad Media y pasara a ser una fortificación. No fue hasta el año 1682 cuando el duque de Uceda ordenó que fuera restaurada. En esta restauración se construyó una escalera de madera que atraviesa las bóvedas hasta llegar a la parte más alta, donde podemos encontrar dos pequeñas torres que sujetan los fanales.

Más tarde, durante el reinado de Carlos III se terminó una reconstrucción completa y luego se le dio un toque neoclásico que concluyó en 1791, para quedar como la conocemos hoy.

La Rosa de los Vientos en la Torre de Hércules

Una de las características que más resalta de la Torre de Hércules es la Rosa de los Vientos que está ubicada en el mismo espacio que el faro. Esta señala los 4 puntos cardinales justo delante de la torre. Sin duda, es uno de los lugares más románticos del mundo y tiene, además, unas vistas de infarto.

Rosa delos Vientos en la Torre de Hércules
Rosa de los Vientos – Jorge Sanz / Flickr.com

Esta Rosa de los Vientos tiene 25 metros de diámetro y se puede caminar sobre ella. Está hecha en granito, pizarra y vitróico, representando siete pueblos celtas, a los que se les asignó una imagen que los identificara. Toda una obra de arte que te encantará.

Como ves, la Torre de Hércules es un pequeño lugar en el que hay mucha historia que se puede extraer. ¿Irás por ti mismo a que el faro te la cuente mientras escuchas el murmullo de las olas de fondo? ¡No lo pienses!