La torre Bellesguard en Barcelona, una joya de Gaudí

Alicia Vecino López 18 mayo, 2018
Visitamos uno de los edificios más singulares y menos conocidos del genial arquitecto Antoni Gaudí. Vamos a comprobar por qué la torre Bellesguard es única.

Barcelona es una ciudad encantadora. Su clima, su playas y su belleza fascinan a cualquier visitante. También sus calles, sus edificios y sus monumentos. Y entre ellos, existe una torre no muy conocida, pero, sin lugar a dudas, excepcional: la torre Bellesguard.

La torre Bellesguard en Barcelona

Lo cierto es que la torre Bellesguard no es un lugar muy visitado por los turistas, pero su arquitectura única te dejará sin aliento. De hecho, se trata de una de las obras más singulares y desconocidas del arquitecto Antoni Gaudí.

La torre Bellesguard, también conocida como Casa Figueras, no es tan famosa como la Sagrada Familia, pero su singular belleza no te dejará indiferente. Declarada Bien de Interés Cultural, es más que recomendable disfrutar de su encanto si se visita la Ciudad Condal. Se puede hacer libremente o mediante visitas guiadas.

Historia

Lateral de la Torre Bellesguard
Lateral – Les Pedres de Barcelona / Flickr.com

Este singular edificio fue construido por el gran Gaudí entre los años 1900 y 1909. Se levantó en el lugar en el que antes hubo un castillo medieval del que apenas quedaban restos. Un castillo muy ligado a la historia de Cataluña, puesto que numerosos personajes históricos vivieron en él y fue testigo de sucesos relevantes.

Reyes catalanes gobernaron desde allí la ciudad. Pero fue el poeta Bernat Metge quien bautizó al antiguo palacio con el nombre de Bellesguard, “bellas vistas” . El título se debe a la hermosa panorámica que se puede observar de la ciudad desde este lugar.

El edificio actual, en el que Gaudí aprovechó los restos del antiguo castillo, es propiedad privada y pertenece a la familia Aguilera. Sin embargo, la casa se puede visitar, e incluso es posible alquilar alguna de sus salas para celebraciones privadas.

Composición

Interior de la torre Bellesguard
Interior – Les Pedres de Barcelona / Flickr.com

Estamos ante un edificio a medio camino entre el modernismo y el gótico. De hecho, se inspira en aquel castillo medieval donde vivió hasta su muerte el último rey de la dinastía catalana del Casal de Barcelona, Martín I el Humano. Los restos de aquella construcción hoy se integran en los jardines de la finca.

Señalábamos que esta construcción es singular, y lo es porque tiene formas muy poco habituales en el estilo de Antoni Gaudí, pues su fachada es muy recta. No es casualidad ni un capricho. El arquitecto restauró los restos de la antigua fortaleza, como las paredes y el patio, para levantar la nueva torre, el nuevo Bellesguard.  

Además de trabajar las antiguas paredes para crear la torre de Bellesguard, Gaudí restauró la muralla medieval y diseñó el jardín.

El edificio tiene una planta cuadrada de 15×15 metros y más de 19 de altura. Sus vértices están orientados hacia los cuatro puntos cardinales y está construido con piedra de la zona y ladrillo con unas formas, como indicábamos, más bien rectas y muy poco habituales en los proyectos del arquitecto catalán.

“El arquitecto es el hombre sintético, el que es capaz de ver las cosas en conjunto antes de que estén hechas.”

-Antoni Gaudí-

Arquitectura

Mosaicos en la Torre Belleguard
Mosaicos – Daniel García Peris / Flickr.com

La torre dispone de varias plantas: planta baja, planta noble, desván y sótano. Todas las salas fueron construidas bajo la misma técnica, sobretodo sus techos, donde se utilizó la bóveda catalana. Cada sala estaba destinada a una función, dormitorios, lavaderos, comedor, etc.

Toda la parte exterior tiene un color grisáceo debido al material utilizado para la construcción. Sin embargo, el interior del edificio sorprende por su luminosidad. Hay más elementos característicos, como los mosaicos diseñados por Domingo Sugrañes, las composiciones en hierro forjado y algunas formas que recuerdan la arquitectura mudéjar.

Llama especialmente la atención la belleza del escudo de Cataluña que se encuentra en la puerta principal. En este se encuentran dos símbolos: un sol y una luna y una junto a la frase en latín hecha con hierro de forja.

La edificación ha sido restaurada en diversas ocasiones con el fin de mejorar su estado. Primero, en 1983, y más tarde entre 2008 y 2009.

La visita a la torre Bellesguard

Indicábamos que la torre está en manos privadas, pero que se puede visitar. Pues bien, se puede accedeer de martes a domingo de 10 a 15 h, excepto los lunes, salvo que estos caigan en festivo.

Para llegar, puedes utilizar el transporte público, especialmente dos líneas de autobuses, la 196 y la 123. Los autobuses turísticos también llegan a esta zona.

Te puede gustar