El tiempo en Nápoles, prepara tu visita a la ciudad

Nápoles es una de las ciudades más bellas e interesantes de Italia debido a su gran riqueza histórica, artística, cultural y gastronómica. Pero, ¿cuál es la mejor época para visitarla? Todo dependerá de nuestras preferencias. A continuación te decimos qué hacer en cada época del año según el tiempo en Nápoles.

El tiempo en Nápoles: invierno

Durante esta época, Nápoles presenta un clima lluvioso pero templado que varía desde los 4.3 ºC hasta los 12,7º C, siendo la temperatura media de 8º C. Para soportar estas condiciones, que no suponen mayor problema, tan solo hay que proveerse de un paraguas y de ropa de abrigo.

Plaza del Plebiscito, uno de loslugares que hay que ver en Nápoles
Plaza del Plebiscito – xtoforens

Los que decidan viajar en esta estación no solo pueden conocer la ciudad, también pueden disfrutar de lo que trae la Navidad consigo. Una de las múltiples posibilidades es pasear por San Gregorio Armeno, calle de artesanos y de los pesebres napolitanos. Y es que en ella se pueden encontrar artículos hechos a mano y expuestos tanto dentro como fuera de las tiendas.

Otras opciones son probar los struffoli, un dulce hecho con pequeñas bolas de masa frita; ver el belén viviente que se monta cada año en Nápoles; o visitar su centro histórico iluminado con luces navideñas y lleno de ambiente y mercados artesanales propios de la época, lo que le da aún más encanto.

Por otro lado, en los días que más frío haga, los turistas pueden, por ejemplo, resguardarse en la Galería Umberto I, que data del año 1890 y está llena de tiendas y restaurantes. En estos últimos lo ideal es pedir alguno de los platos típicos de Nápoles, entre los que destacan la pizza napolitana, el ragú y los espaguetis con tomate y albahaca. Y de postre, la pastiera napoletana o la sfogliatella.

“Vayas a donde vayas, ve con todo tu corazón.”

-Confucio-

El tiempo en Nápoles: verano

De un extremo pasamos al otro. Y es que en verano la ciudad italiana tiene un clima que se torna bastante más seco y caluroso, aunque a su vez presenta vientos marinos provenientes del golfo de Nápoles. En cuanto a las temperaturas, estas van desde los 17,3º C hasta los 28,3º C, pero pueden alcanzar los 35º C fácilmente en julio o agosto.

Lugares que hay que ver en Nápoles
Nápoles – canadastock

Una de las mejores cosas que se pueden hacer en esta época del año es, por supuesto, ir a la playa. En Nápoles son de arena negra y en la mayoría hay que pagar una entrada, pues son privadas. Aun así, merece la pena para disfrutar de sus aguas y pasar un día relajante al sol.

Sin embargo, a los que no les acabe de convencer la idea de pagar tienen la posibilidad de trasladarse hasta el archipiélago Campano. Allí encontrarán cinco islas bañadas por el mar Tirreno: Isquia, Capri, Procida, Vivara y Nisida. Además de ir a sus playas, es recomendable pasear por alguno de sus municipios.

Otra opción es la costa Amalfitana, que se extiende  a lo largo del golfo de Salerno y comprende algunos lugares tan famosos como Positano, Priano, Amalfi o Ravello. Dicha costa destaca por la perfecta armonía del paisaje y de sus pueblos, ubicados en acantilados que constituyen una panorámica de una belleza sin igual.

El tiempo en Nápoles: primavera y otoño

Pompeya cerca de Nápoles
Pompeya – Boris Stroujko

Nápoles no es una ciudad en la que se den temperaturas demasiado extremas, pero los que prefieran apostar por climas más templados, lo mejor es que viajen a la ciudad italiana en las llamadas estaciones intermedias. Es decir, en primavera u otoño. Durante la primera las temperaturas se acercan a los 20º C y apenas llueve, mientras que en la segunda, rondan los 15º C, aunque las precipitaciones aumentan.

Ambas estaciones son un buen momento para visitar los monumentos más emblemáticos de Nápoles, como el Castel dell’Ovo, la catedral, o el monasterio de Santa Chiara; o pasear por algunas de sus calles o plazas más famosas: la Via Toledo, la Piazza del Plebiscito, la Spaccanapoli…

También son perfectas para hacer alguna que otra escapada a sitios próximos a Nápoles, como Pompeya, en la que ver los restos arqueológicos que se conservan tras la erupción del Vesubio; o Herculano. Ambas están declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Categorías: Consejos Etiquetas:
Te puede gustar