El tiempo en Madrid, prepárate para tu aventura

· 14 octubre, 2017

Si tienes pensado visitar la capital española debes tener en cuenta sus temperaturas mínimas y máximas según la época del año. En el siguiente artículo te vamos a contar cómo es el tiempo en Madrid en cada estación, para que puedas planificar mucho mejor tu viaje.

¿Cómo es el tiempo en Madrid?

Según la clasificación climática de Koppen, la capital de España se considera una transición entre el clima semiárido frío y el mediterráneo. Esto se debe a que la cantidad de precipitaciones anuales (400 mm) y su relación con la temperatura (en promedio 15°C) se sitúa en el medio de ambos climas.

Sea cual sea el momento del año que desees visitar el Parque El Retiro, el Museo del Prado, el Palacio Real, la Plaza Mayor o la Puerta del Sol, el tiempo en Madrid no será extremo, aunque sí puede resultar algo molesto en los meses más cálidos y los más fríos.

La primavera en Madrid

El tiempo en MAdrid, la puerta de Alcalá en primavera
Puerta de Alcalá- Danor Aharon

Durante la primavera (entre marzo y junio) la ciudad está en su pleno apogeo en sus jardines y su arbolado urbano. Los primeros meses de esta estación pueden ser algo lluviosos, pero las temperaturas serán agradables. La diurna en abril puede alcanzar los 18ºC abril. A medida que va avanzando mayo el clima se vuelve veraniego, llegando a alcanzar a finales de junio los 28-30ºC durante el día.

En esta época, los madrileños pasan mucho tiempo fuera de casa, en bares de tapas y terrazas y el ambiente es cada vez más animado, sobre todo por las tardes. La primavera, por tanto, es perfecta para disfrutar del ambiente de Madrid y de sus parques y jardines.

“Madrid es como una mujer no demasiado guapa, pero que no puedes vivir sin ella”.

-Antonio Mingote-

El verano

Fuente de la Cibeles en Madrid
Fuente de la Cibeles – S-F

En verano (de julio a septiembre) Madrid puede ser muy caluroso y seco. La temperatura en los meses de julio y agosto oscilan entre los 25 y los 30°C de media, aunque puede haber jornadas más cálidas (por encima de los 32°C). Como los días son más largos, la actividad en la ciudad suele aumentar hacia la tarde y la noche.

En el mes de agosto la capital española se vuelve un poco más tranquila, ya que muchos madrileños se van de vacaciones, aunque también llegan muchos turistas. Ya en septiembre las temperaturas se suavizan bastante.

Cuando baja un poco el calor es el mejor momento para salir a recorrer las calles y disfrutar de los principales atractivos de Madrid. No te olvides de pasar por la Puerta de Alcalá, la fuente de Cibeles, la Gran Vía, los Jardines de Sabatini o el Templo de Debod.

El otoño en Madrid

Parque del Retiro en otoño
Parque del Retiro – LucVi

Ya en octubre la ciudad se viste de otoño (entre septiembre y diciembre) con las temperaturas cada vez más bajas y mayores precipitaciones cuando nos acercamos a noviembre. De los 15°C de media en octubre nos hallamos ante 7°C en diciembre.

Durante esta estación es impresionante ver los árboles del Parque El Retiro, el arbolado urbano y los demás jardines teñidos de ocre, rojo, marrón y naranja.

El invierno

MErcadillo navideño en la Plaza Mayor
Mercadillo navideño en la Plaza Mayor – Studio Barcelona / Shutterstock.com

Justo antes de que finalice el año el tiempo en Madrid se vuelve frío y seco. Enero es el mes más frío en la ciudad, aunque la temperatura no desciende muy por debajo de los 6°C. Lo bueno es que el cielo está casi siempre despejado y es perfecto para disfrutar del sol del mediodía mientras das un paseo por la Gran Vía o las tiendas cercanas a la Puerta del Sol.

También esta es una buena época para realizar paseos “de interior” como pueden ser los Museos del Prado, Reina Sofia, Thyssen (que componen el Triángulo del Arte). También lo es para disfrutar del mercadillo navideño de la Plaza Mayor o de la amplia oferta cultural de la ciudad.

Por supuesto, el invierno es perfecto para disfrutar de unos buenos churros con chocolate caliente en sus diversas cafeterías o de un delicioso bollo en pastelerías de renombre como la Mallorquina.

El final del invierno en Madrid lo marca la floración de los almendros de la Quinta de los Molinos. Toda una explosión de color que se produce en el mes de febrero y que es digna de contemplarse.