Visitamos el Templo de Debod en Madrid

En el corazón de la capital española se alza una maravilla del mundo antiguo: el Templo de Debod. A más de tres mil kilómetros de su hogar corona poderoso la montaña de Príncipe Pío. Este santuario egipcio fue un regalo cedido a España por la ayuda prestada al gobierno del país africano. Hoy es uno de los muchos tesoros que encierra la hermosa ciudad de Madrid. Un rincón lleno de embrujo y misticismo, un pedazo de historia en el corazón de una urbe que lo venera como reliquia.

Templo de Debod, un regalo muy especial

Templo de Debod
Templo de Debod – cge2010

El Templo de Debod llegó a Madrid como un regalo del gobierno de Egipto. Este país hizo un llamamiento internacional para salvar los santuarios de Nubia, siendo el principal objetivo Abu Simbel. Y es que la construcción de la presa de Asuán suponía perderlos bajos las aguas.

En agradecimiento por la ayuda prestada, el gobierno del país cedió cuatro edificios, entre ellos el Templo de Debod. Las piedras que lo componen estuvieron viajando durante diez años, hasta su llegada a España en los años setenta. Levantado de nuevo piedra a piedra, hoy representa un orgullo para todos los madrileños. Amantes de la antigüedad o no, es raro encontrar un habitante de la capital que no haya visitado la reliquia.

Al atardecer las inmediaciones se tiñen de tonos anaranjados para despedir el día. Ese es el mejor momento para acercarse y dejarse envolver por la magia que emana la construcción. Las vistas del complejo con la puesta de sol de fondo dejarán sin aliento al visitante.

“Todos los viajes tienen destinos secretos de los que el viajero es consciente.”

-Martin Buber-

Una ubicación privilegiada

La montaña de Príncipe Pío es uno de los rincones favoritos de los madrileños. El ambiente desenfadado que se respira en sus parques y jardines resalta con la majestuosidad de la cultura que representa el Templo de Debod.

Templo de Debod en Madrid
Templo de Debod – Leonid Andronov

Justo detrás del templo se halla uno de los más hermosos miradores de la ciudad. Observar caer el sol desde esa barandilla es una experiencia inolvidable. Los tintes rojizos y anaranjados al caer la tarde son dignos de la fotografía más bella.

Además, está en el corazón de la ciudad. A un paso de la Plaza de España y la Gran Vía y rodeado de jardines, es un lugar perfecto para relajarse, para disfrutar de un picnic o hacer algo de deporte.

El complejo del Templo de Debod

La edificación religiosa

El Templo de Debod fue construido como lugar de culto a los dioses Amón e Isis. Según la mitología egipcia, Amón era la deidad asociada al aire, mientras que Isis está relacionada con la maternidad.

Templo de Debod en Madrid
Interior del Templo de Debod – trabantos

El complejo religioso conserva su orientación original, de este a oeste. En su interior el visitante hallará información de los escritos presentes en los muros. Asimismo, también encontrará una detallada explicación sobre la sociedad egipcia y su mitología.

El edificio, una sucesión de salas y capillas estrechas donde se rendía culto a los dioses, consta de dos plantas. En la inferior, tallados en la piedra, aún se reconocen numerosos jeroglíficos que han perdido la policromía original. En la superior se encuentra una maqueta representativa de los templos de Nubia. El halo místico aumenta gracias a las sombras que gobiernan el interior del santuario, solamente rotas por diversos audiovisuales explicativos.

Exteriores: fachada, terraza y jardines

Los exteriores del edificio son sencillos, sin mayor decorado que la columnata de la fachada de entrada. El terreno que rodean el Templo de Debod puede dividirse en dos: la terraza y los jardines.

Templo de Debod en Madrid
Templo de Debod – Merlin74

La terraza pertenece a la edificación original. Se trata de varios sillares colocados paralelamente a la entrada del templo, a varios metros de distancia entre sí. Las piedras forman una especie de puertas dispuestas en alineación, como dando paso a algo inexplicable e invisible.

En contrapunto se hallan los jardines, un lugar ideal para el recreo y el ocio de los urbanitas. El Templo de Debod se encuentra rodeado de un pequeño estanque de agua, cuyo reflejo aumenta el misterio. Y es que lo que rodea a este santuario egipcio es principalmente magia. La visita al complejo hará las delicias de todo amante de la cultura egipcia y del misterio y lo inexplicable.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar