Ekain: un templo del arte rupestre del Paleolítico

04 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la historiadora Nuria Herrero Lapaz
En la cueva de Ekain, podremos disfrutar de uno de los ejemplos más importantes del arte rupestre paleolítico de toda la Cornisa Cantábrica. ¡Te invitamos a conocerla!

Si hablamos de pinturas rupestres en España a nivel internacional, la cueva más conocida es sin dudas la Cueva de Altamira. Sin embargo, en la cornisa cantábrica no solo tenemos ese templo del arte rupestre, ya que, como aquí vamos a mostrar, la cueva de Ekain también es un lugar muy interesante.

El valle de Sastarain, camino de la cueva de Ekain

¿Como llegar a este templo del arte rupestre del paleolítico? A media hora en coche de San Sebastián, nos encontramos con la localidad de Cestona, —Zestoa en vasco—. Está ubicada en el precioso valle de Sastarrain, a orillas del río Urola.

Entre los macizos de Izarraitz y Ernio, a menos de 10 kilómetros de la costa, veremos un valle plagado de praderas verdes, cascadas de agua natural y muchos lugares para hacer senderismos y rutas con bicicletas. Todo ello con unas vistas inmejorables, para una jornada de naturaleza y cultura.

En medio de este sitio espectacular, podemos dejar el coche en el estacionamiento y, a unos 25 minutos andando, nos encontraremos con la entrada de la réplica de la cueva. ¿Qué secretos esconde en su interior?

La cueva de Ekain, un ejemplo del arte rupestre paleolítico

Hace 14 000 años, al final del Paleolítico superior, nuestros antepasados dejaron una huella imborrable en las paredes de una cueva. A esa cueva hoy en día se la conoce como Cueva de Ekain, y está considerada como un templo del arte rupestre paleolítico.

Figuras de caballos en la cueva de Ekain.
Imagen: Ayuntamiento de Deba.

Sus pinturas rupestres magdalenienses se conservan en muy buen estado. A pesar de ello, para que las pueda disfrutar un número más amplio de público, se ha hecho una «neocueva», con una reproducción exacta de todas las pinturas.

De las 79 figuras de animales que se han encontrado pintadas en las paredes de este templo del arte rupestre paleolítico, el caballo es la más representada. En este sitio, aparecen pintados junto a osos, ciervos y cabras. De hecho, la cueva ha sido dividida en diferentes galerías según las figuras que aparecen en cada una.

Una forma diferente de conocer el arte rupestre

Gracias al excelente trabajo de estudio y de documentación de la cueva de Ekain, el visitante puede disfrutar de ella en otra cueva replicada con fiel exactitud. La réplica llega hasta tal punto que incluso tiene las mismas condiciones de humedad y de temperatura que la original.

Los avances tecnológicos permiten que logremos disfrutar de ella en su máximo esplendor, sin perdernos ningún detalle. Durante la visita, podemos ver fotos panorámicas de las galerías y digitalizaciones de los principales paneles. Las imágenes infrarrojas nos acercan a los detalles más ocultos, que a simple vista pasarían desapercibidos.

Junto a ello, encontraremos descripciones de las pinturas con detalles que nos narran cómo estos artistas eran capaces de mezclar diferentes pigmentos para crear mayor o menor volumen en cada zona concreta del animal que querían dibujar.

Las visitas pueden hacerse solo a la cueva o pueden ser completadas con experiencias para ver como vivían estas comunidades de cazadores-recolectores y con qué metodos cazaban o hacían el fuego, entre otras cosas.

Ingreso a la réplica de la cueva de Ekain.
Ingreso a la réplica de la cueva de Ekain. Imagen: minube.com

Hay un amplio abánico de actividades paralelas que se encuadran dentro de la difusión de la propia cueva. Por ejemplo, cuentan con talleres pormenorizados para todos los niveles educativos, así como visitas para grupos, particulares o familias. En la página web de la cueva de Ekain podemos ver horarios, precios y todas las actividades que se ofrecen.

Un viaje por el arte rupestre de la cornisa cantábrica

Hay un total de 17 cuevas que tienen los restos del arte rupestre paleolítico más importante de toda Europa. Se encuentran todas ellas en la cornisa cantábrica, donde el viajero que busque una dosis del arte más antiguo de la humanidad tiene que ir sí o sí.

Cuevas como las de Altxerri, La Garma, La Pasiega, El Pendo o Tito Bustillo, y por supuesto Altamira,la más conocida de ellas, son puntos de un viaje por el pasado paleolítico de España.

Al ver un conjunto de montañas llenas de hoquedades, paisajes con praderas verdes y ríos con abundante agua donde los animales iban a beber, podemos encontrar a buen seguro una de estas 17 cuevas.

La cueva de Ekain fue fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO el 7 de julio de 2008. Por este y los motivos comentados con anterioridad, merece la pena descubrir el arte que nos dejaron plasmado hace muchos siglos nuestros antepasados.

El francés André Leroi-Gourhan, uno de los más grandes especialistas de la Prehistoria y de la arqueología en el mundo, bautizó la Cueva de Ekain como«el conjunto de caballos más perfecto del arte cuaternario». Acércate a conocerlo y corrobora su apreciación.

Imagen de portada: Facebook Ekainberri Ekaingo Kobaren Erreplika.