Los mejores sitios para contemplar arte rupestre

Edith Sánchez · 5 julio, 2019
Contemplar el arte rupestre provoca grandes emociones. No solo se trata de una aproximación a las primeras manifestaciones artísticas del hombre, sino que también es un reencuentro con lo más esencial y genuino del ser humano.

El arte rupestre es aquel que se plasma sobre piedra. Aunque existen varias técnicas para visibilizar las ideas sobre la roca (como el grabado y la escultura) usualmente este tipo de arte tiende a asociarse solo con la pintura.

Otro aspecto que hay que aclarar es que el arte rupestre puede corresponder a cualquier momento histórico y a cualquier cultura. Aunque, sin lugar a dudas, el arte rupestre más valioso es el que tiene mayor antigüedad, por eso, generalmente, se asocia con la Prehistoria.

Por lo general, las formas del arte rupestre son geométricas, esquemáticas, abstractas o realistas. Los pigmentos utilizados eran obtenidos de plantas y minerales que se maceraban y se mezclaban con grasa animal. Empleaban los colores negro, rojo y ocre, principalmente.

Este tipo de expresiones revelan un avance en la estructura de pensamiento del hombre primitivo. Se cree que el arte rupestre tenía un carácter ritual que otorgaba un poder sobre la cacería de animales, los enfrentamientos con otros pueblos y el día a día del hombre primitivo.

1. Cueva de Altamira, la ‘Capilla Sixtina’ del arte rupestre

Reproducciones en el Museo de Altamira
Reproducciones en el Museo de Altamira

La cueva de Altamira está localizada en Santillana del Mar, en Cantabria (España). La cueva fue ocupada por humanos, aproximadamente, entre el año 35 600 y el 13 000 antes de nuestra era. Sin embargo, un derrumbe taponó su entrada. Esto permitió que su interior se conservara intacto hasta su descubrimiento, en 1868.

Esta cueva tiene una longitud de 270 metros. Las pinturas más comunes representan caballos, bisontes y renos, entre muchos otros. Son figuras de gran calidad y belleza. Algunas son monocromas, especialmente de color negro, y las demás están hechas en varios colores. Unas figuras son realistas, mientras que otras son antropomorfas o abstractas.

2. Cueva de Chauvet (Francia)

Rinoceronte en la cueva de Chauvet
Rinoceronte en la cueva de Chauvet – Wikimedia Commons

La cueva de Chauvet se descubrió en 1994. Se encuentra en Ardèche, un departamento al sur de Francia. En esta región se asientan numerosas cuevas de gran interés arqueológico y geológico. Se cree que estuvo habitada entre el 32 000 y el 25 000 antes de nuestra era y contiene algunas de las pinturas rupestres más antiguas descubiertas hasta ahora.

En este lugar no solo hay hermosas pinturas de arte rupestre, también se han encontrado restos fosilizados de cráneos de osos y de íbices, al igual que huellas de niños acompañados de adultos. Además, hay residuos carbonizados de antiguos hogares y rastros de hollín de las antorchas que iluminaban el interior de estos recintos.

El arte rupestre de Chauvet representa osos, leones, hienas, panteras y búhos, entre otros. También contiene figuras humanas parciales, como la ‘Venus’, que muestra la mitad inferior de un cuerpo femenino. Además, se aprecian figuras quiméricas, mitad humanas y mitad animales, y palmas de manos en ocre rojo, a manera de firma.

3. Arte rupestre de Kakadu (Australia)

Arte rupestre en Kakadu
Pinturas en Kakadu – Saint amand / Wikimedia Commons

En el Parque Nacional Kakadu se encuentra una de las mayores concentraciones de arte rupestre del mundo. Este supera los 50 000 años de antigüedad. Las expresiones pictóricas se encuentran en refugios de piedra de diversas características.

En ellas se pueden apreciar tortugas, peces, baranos, canguros, serpientes y zarigüeyas en colores ocres. También hay otro tipo de figuras, que parecen representar diversos rituales chamánicos, asociados a la cura de enfermedades. En otros casos aparecen escenas de cacería y figuras geométricas con puntos y líneas.

Llama particularmente la atención que la práctica de pintar sobre piedra se haya mantenido hasta nuestros días. Esta tradición tan antigua ha sobrevivido desde el hombre primitivo hasta el hombre moderno, registrando incluso la llegada de los europeos al continente australiano.

4. Cuevas de la isla de Sulawesi (Indonesia)

Pintura en Sulawesi
Pintura en Sulawesi – Sanjay P. K. / Flickr.com

Se creía que el arte rupestre presente en las cuevas de la isla de Sulawesi tenía una antigüedad que rondaba los 10 000 años. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que estos vestigios datan del Paleolítico, es decir, de unos 40 000 años antes de nuestra era.

Las cavernas de Sulawesi están decoradas con contornos de manos por la técnica de estarcido. También tienen  figuras de animales como babirusas, una especie de cerdo primitivo con grandes colmillos curvos en su hocico.

Estas cuevas demuestran que, mientras que en las grutas de España o Francia se hacía arte rupestre durante la última Edad del Hielo, en Indonesia se hacía lo mismo simultáneamente. Aproximarse al arte rupestre provoca una emoción difícil de explicar. Se trata de expresiones espontáneas, genuinas, que nos remiten a lo esencial del ser humano.

  • De Jorge. J. (8 de octubre de 2014). Arte rupestre en Indonesia más antiguo que el de Altamira. ABC Recuperado de https://www.abc.es/ciencia/20141008/abci-hallan-indonesia-unas-pinturas-201410081759.html
  • La cueva Chauvet, última revelación del arte de la prehistoria. (2 de enero, 2017). National Geographic. Recuperado de https://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/la-cueva-chauvet-ultima-revelacion-del-arte-de-la-prehistoria_7692/2
  • Barquín, R. M., Corruchaga, J. A. L., Martín, C. de las H., Río, P. R. del, & Monforte, P. F. (2004). Los "aerógrafos" de la Cueva de Altamira. In Miscelánea en homenaje a Emiliano Aguirre.