Visita el Museo de Altamira y la Neocueva en Cantabria

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la historiadora Margarita Savchenkova el 25 marzo, 2019
Álvaro Gómez · 25 marzo, 2019
El Museo de Altamira permite descubrir los secretos de la cueva que esconde las muestras de arte rupestre más importantes de España. De ella hay una réplica exacta.

Cualquier viaje a Cantabria debe incluir la visita al Museo de Altamira. Situado en Santillana del Mar, muy cerca de la famosa cueva, es uno de los lugares más interesantes de la región. Es completamente diferente al resto de cosas que puedas ver en esta fabulosa comunidad autónoma del norte de España.

En el Museo de Altamira se exponen piezas encontradas en la cueva. Y gracias al material audiovisual podrás descubrir el proceso evolutivo del hombre. Pero, sin duda, lo que más te va a sorprender es la Neocueva, una reproducción a tamaño real de la cueva de Altamira.

El Museo de Altamira

Museo Nacional de Altamira
Museo Nacional de Altamira / Flickr.com

Aunque Santillana del Mar es una localidad que tiene atractivo por sí misma, muchas son las personas que llegan a ella atraídas por la cueva de Altamira. Esta es la primera cueva en la que se encontró arte rupestre perteneciente al Paleolítico Superior.

El museo cuenta con una exposición permanente titulada Los tiempos de Altamira. En ella, además de la Neocueva, se pueden recorrer varias salas en las que se muestra la actividad artística y social del Paleolítico.

Esa exposición permanente está dividida en varias fases. El primer espacio se llama El descubrimiento del arte y se centra en la figura del descubridor del arte en Altamira, Marcelino Sanz.

El segundo espacio está dedicado a la arqueología prehistórica. Esta ciencia es la que elabora una teoría de cómo era la vida entonces con las pruebas que tenemos ahora. También hay una zona que explica cómo era el ser humano antes de que la cueva estuviera habitada.

En el museo, además, se hace un amplio análisis de cómo era el día a día de los habitantes de este lugar hace más de 10 000 años. No solo cuentan los métodos de caza o los modos de explotar las materias primas que tenían a su disposición. También hay un lugar en el museo destinado a los inicios del arte en el ser humano.

La Neocueva

Interior de la Neocueva de Altamira
Neocueva – Alonso de Mendoza – Wikimedia Commons

Hay varios ejemplos de arte rupestre en el museo, pero la mejor forma de hacerse una idea de cómo era la vida en aquella época es en la Neocueva. Esta experiencia que ofrecen en el museo de Altamira es única, pues permite que conozcas la cueva sin deteriorar la original.

En la Neocueva se muestra una reproducción muy parecida a la verdadera cueva. Antes de llegar se pasa por varios escenarios con carteles y vídeos explicativos. Estos muestran los métodos de vida de los pobladores del lugar hace entre 35 000 y 13 000 años.

No solo se ha cuidado en detalle la reproducción de las pinturas. La ambientación es total, pues los altavoces emiten sonidos propios de una cueva y la luz es tenue.

En este espacio vas a ver cómo son los techos de piedra con las pinturas rupestres más famosas halladas en España. Bisontes, caballos y ciervos plasmados en la fría roca son las obras de arte más antiguas que se conocen de la península ibérica. En este espacio del museo podrás hacerte una idea de cómo son en la realidad.

Visita la cueva de Altamira

Entrada a la cueva de Altamira
Entrada a la cueva de Altamira – Alonso de Mendoza / Wikimedia Commons

La Neocueva es espectacular, pero si quieres ir más allá, puedes intentar conocer la cueva original de Altamira. No hay mejor recuerdo de un viaje a Cantabria que este. Aunque eso sí, es difícil conseguir un acceso a ella.

Tan solo unas 200 o 250 personas pueden visitar las cuevas de Altamira al año. Se realiza una entrada semanal y existen límites muy estrictos para preservar en las mejores condiciones este tesoro del arte rupestre.

En cada visita solo pueden entrar cinco personas. El recorrido dura apenas media hora. Además, se sigue un estricto protocolo de indumentaria e iluminación para evitar cualquier tipo de daño.

Estas visitas a la cueva se realizan los viernes a las 10:40 horas. Los afortunados se eligen por sorteo entre los visitantes que entren ese día al museo entre las 9:30 y las 10:30.

Si es viernes y estás en Santillana del Mar, no dudes en probar suerte. Visita el Museo de Altamira para ver si eres uno de los afortunados que consigue conocer las cuevas. Aunque en alguna ocasión ha sido necesario suspender el programa por las delicadas condiciones ambientales de la cueva.