El síndrome de Stendhal, ¿sabes qué es?

Edith Sánchez·
01 Febrero, 2020
El síndrome de Stendhal es una especie de histeria que algunas personas experimentan cuando contemplan algún objeto, monumento o lugar muy bello o que tiene gran prestigio. Se dio mucho entre quienes viajaban a Florencia en los años 70.

El síndrome de Stendhal tiene que ver con un estado de sensibilidad llevado al extremo cuando estamos frente a algo bello, romántico o exótico. Está considerado como un trastorno temporal que sucede al percibir estímulos externos que producen una gran emoción. El impacto emocional es tan fuerte, que de inmediato provoca un desequilibrio en la salud.

Este trastorno también es conocido como ‘síndrome de Florencia’ o ‘síndrome del viajero’. Quienes lo padecen tienen sensaciones de fascinación al ver una película, observar una obra artística o un paisaje. Así mismo, sucede al visitar palacios, castillos, ruinas, sitios de batallas y lugares donde ocurrieron hechos históricos.

Síntomas del síndrome de Stendhal

El síndrome de Stendhal está clasificado como una enfermedad psicosomática. Es decir, su origen es psicológico y desencadena en malestares que afectan el cuerpo. Sus síntomas generan reacciones emocionales y físicas que perturban mucho a quienes lo padecen. Los síntomas se acentúan más en los viajeros por los cambios de clima, el cansancio, el hambre o la deshidratación.

Los síntomas más comunes son desvanecimiento o desmayo, sudoración, vértigo, mareo, fatiga, temblor, confusión y ritmo cardíaco acelerado. Así mismo, se han identificado casos con síntomas de pánico, alucinaciones, sentimientos de persecución y pérdida de la memoria. Hay quienes aseguran que este trastorno es un estado transitorio de ansiedad y estrés agudo.

¿Por qué se llama síndrome de Stendhal?

Florencia al atardecer

El nombre de Stendhal era el seudónimo que tenía el escritor francés Henry Marie Beyle. El novelista viajó a la ciudad de Florencia en 1817, motivado por el deseo de conocer esta maravillosa ciudad. Además, buscaba estrechar lazos con famosos artistas rencentistas.

Fue entonces cuando visitó varios sitios representativos de Florencia, como la basílica de Santa Cruz y la capilla de la Santa Croce. En sus narraciones describe la belleza de los lugares en su máxima expresión. Es por eso que su libro Nápoles y Florencia: un viaje de Milán a Reggio ha sido tan apreciado.

En sus relatos plasma los maravillosos sentimientos y emociones que surgieron al vivir esta experiencia. Su exuberante narración sirvió como base para clasificar las intensas sensaciones y emociones que aparecen con el síndrome. Tiempo después, estos elementos fueron claves para ayudar a construir el diagnóstico que explicaría el trastorno.

Florencia, la cuidad del síndrome de Stendhal

Duomo de Florencia

En Florencia se logró identificar repetidos casos de viajeros que presentaron el síndrome de Stendhal. Experimentaban sensaciones desbordadas al contemplar la belleza artística de la urbe. También en lugares como la Galleria Degli Uffizi y en algunos otros museos se evidenció que había muchos visitantes con síntomas típicos del trastorno.

Tiempo después, la psiquiatra Florentina Graziella Magherini, en el año 1979, logró evaluar más de 100 casos del mismo problema. El minucioso estudio realizado por la psiquiatra la llevó a clasificar y construir el diagnóstico del síndrome de Stendhal.

La psicología clínica  aceptó el síndrome como un desequilibrio transitorio que afecta el comportamiento. Por tanto, reconoce que existen personas que tienen gran sensibilidad y la expresan con emociones extremas. Al sentirse deslumbradas ante un estímulo placentero, presentan dificultad en el autocontrol de sentimientos.

¿Enfermedad o sugestión?

Viajera con síndrome de Stendhal en Florencia

En el campo científico existen opiniones divididas frente al síndrome de Stendhal. Mientras algunos aceptan que existe la enfermedad, otros dicen que el trastorno es simplemente efecto de la sugestión. Sin embargo, todos lo reconocen como un desequilibrio que sobrepasa los límites de sensibilidad, afectando la salud física y mental.

La causa estaría en que la sugestión refuerza tanto la idea sobre algo, que ejerce un poder muy intenso en las personas. Esto hace que terminen creyendo y comportándose de forma exagerada. Es decir, que a los visitantes en Florencia se les condicionaba psicológicamente para inducirlos a experimentar el síndrome.

Se cree que este fue el caso de quienes viajaron a la ciudad a finales de los 70. En aquel momento se estaba produciendo una gran apertura de viajeros hacia varios destinos del mundo y uno de ellos era Florencia. Esta ciudad fue muy visitada, y curiosamente era allí donde ocurría el fenómeno del síndrome de Stendhal.

Se presume entonces que el síndrome podría estar asociado a una forma de publicidad atrayente y sugestiva para aumentar el mercado de turistas hacia esta ciudad.

  • Clemente, S. El síndrome de Stendhal (17 de abril, 2018). La mente es maravillosa. Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/el-sindrome-de-stendhal/
  • Arias, M. (2019). Neurología del éxtasis y fenómenos aledaños: epilepsia extática, orgásmica y musicogénica. Síndrome de Stendhal. Fenómenos autoscópicos. Neurología. https://doi.org/10.1016/j.nrl.2016.04.010
  • Guerrero, A. L., Barceló Rosselló, A., & Ezpeleta, D. (2010). Síndrome de Stendhal: Origen, naturaleza y presentación en un grupo de neurólogos. Neurologia. https://doi.org/10.1016/j.nrl.2010.02.004
  • Valtueña Borque, O. (2009). ¿Existe realmente el síndrome de Stendhal? Anales de La Real Academia Nacional de Medicina.