Siargao: un paraíso para los amantes del surf

Álvaro Gómez · 20 febrero, 2019
Es uno de los grandes destinos para quienes disfrutan sobre una tabla de surf. En esta isla filipina, además, hay una ola famosa, la Cloud 9.

Siargao es una de las islas preferidas por los surfistas en Filipinas. Han pasado ya 30 años desde que comenzaron los más atrevidos a cabalgar las olas que llegan a la costa de este lugar, que ahora es un destino marcado en el mapa por los amantes de este deporte.

Miles de personas llegan con su tabla cada año a Siargao para disfrutar unos días en una isla magnífica. La culpa de este éxito turístico es de «Cloud 9». No, no es una empresa, ni un grupo de música o la marca de un bañador.

Se trata del nombre que recibe la ola que se produce en Siargao. Es lo que más buscan los surferos en esta isla. De hecho, en 1992 acogió el primer campeonato internacional de surf, todo un hito en la historia de este deporte.

Cuándo viajar a Siargao

Surfista en Siargao
Surfista en Siargao – Miguel Navaza / Flickr.com

Como ya hemos dicho, Siargao es un destino al que, sobre todo, se va a surfear. La situación geográfica de la isla dentro del mar de Filipinas propicia una situación ideal para la práctica de este deporte. El océano Pacífico manda corrientes y vientos que ganan fuerza en el estrecho de Siargao.

Así se consiguen unas olas perfectas para surfear durante todo el año. Pero aun así, hay meses en los que las condiciones meteorológicas son más propicias, y es cuando los turistas suelen acudir en masa Siargao. La mejor época es la fase del año comprendida entre julio y noviembre.

Aunque si eres un amante del surf, lo mejor es que acudas en septiembre. En este mes no solo se dan las mejores condiciones en el mar, además es cuando se celebra aquí un campeonato internacional de surf, por lo que podrás ver a los mejores deportistas de todo el mundo.

El surf, principal atractivo turístico

surfista en Siargao
Surfista en Siargao – Miguel Navaza / Flickr.com

La importancia del surf en Siargao es vital. Existen más de 30 puntos donde puede practicarse y, por lo tanto, hay muchos negocios que viven de su explotación. Tiendas de venta y alquiler de equipamiento son los más abundantes, así como los que imparten clases de surf.

Si nunca has cogido una tabla y quieres aprender, este lugar es ideal para iniciarte. En Siargao las escuelas de este deporte se adaptan a todos los niveles.

Es posible disfrutar del surf con experiencias muy diferentes dentro de Siargao. Puedes hacerlo de la manera más tradicional, junto al litoral de la isla, cerca de la costa. Pero también puedes adentrarte con embarcaciones que te dejan en alta mar, de esta manera podrás surfear en un lugar totalmente distinto.

Si quieres conocer los mejores lugares de Siargao para surfear, quienes te lo van a contar con más exactitud son los habitantes de la propia isla. Allí también existe pasión por este deporte, y reciben a los turistas de manera muy amable, así que no dudes en consultarles todas tus dudas.

Otras actividades en Siargao

Playa en Siargao
Playa en Siargao

Aunque sea un templo del surf, en Siargao puedes hacer otras muchas actividades. Son muchos los que acuden a la isla por razones que no son este deporte y disfrutan casi tanto como los que lo practican.

Como en otros lugares de Filipinas, las playas son una delicia para poder descansar durante tus vacaciones. Un escenario paradisíaco y repleto de palmeras en el que todos querríamos pasar al menos una semana.

Además, puedes explorar el interior de la isla para encontrar un montón de especies exóticas. La riqueza natural de un lugar donde la civilización no ha arrasado con todo hace que el paseo se convierta en un verdadero tesoro. De hecho, encontrarás lugares totalmente deshabitados, poblados solo por fauna y flora.

Seguro que en tu viaje a Siargao quedarás encantado con los pequeños pueblos y la cultura de la isla. Y, en el aspecto más natural, quedarás impresionado con los manglares que aquí hay y sus enormes bosques.

Si te cansas de bañarte en el mar (aunque es difícil), podrás hacerlo en las piscinas naturales que se crean en los desniveles de las rocas, en la zona de Magppupungko. Es un sitio perfecto para relajarte en el agua mientras ves cómo las olas del mar rompen ante ti.