Conoce Setenil de las Bodegas, en Cádiz

Setenil de las Bodegas es un precioso pueblo de Cádiz, conocido sobre todo por la particularidad de sus viviendas. Estas, además de estar excavadas en la montaña, tienen sus fachadas encaladas, por lo que el municipio forma parte de la famosa Ruta de los Pueblos Blancos. Si quieres saber más sobre esta peculiar localidad, no dudes en seguir leyendo.

Qué ver en Setenil de las Bodegas

El municipio está declarado Conjunto Histórico-Artístico por la belleza y originalidad de su entramado urbano. Y es que sus calles están adaptadas al curso del río Guadalporcún, por lo que podemos encontrarnos con un tipo de vivienda conocido como “abrigo bajo rocas”. Se trata de salientes y cuevas naturales aprovechadas como casas y donde las temperaturas se mantienen siempre frescas en verano.

Casas de Setenil de las Bodegas
Setenil de las Bodegas – Lyd Photography

De esta forma, hay rincones tan espectaculares como las calles de la Cuevas de la Sombra y de las Cuevas del Sol. Estas discurren paralelas, una a cada lado del río y por debajo de la roca. De hecho, si miramos hacia arriba, nos es imposible ver el cielo.

Además del pueblo en sí mismo, Setenil de las Bodegas tiene algunos monumentos tales interesantes. Uno de ellos es el castillo, fortaleza nazarí que se remonta al siglo XVI y de la que todavía se conserva la Torre del Homenaje y un aljibe. Justo al lado está la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, de estilo mudéjar y gótico.

Otras edificaciones de interés son la ermita de la Virgen del Carmen y la de San Sebastián, dedicadas a los patrones de la ciudad. También hay que pararse ante la antigua casa consistorial, que hace siglos era una torre albarrana de acceso a la fortaleza; el puente de la calle Triana y el puente de la Villa.

Gastronomía

Vista de Setenil de las Bodegas
Setenil de las Bodegas – Kite_rin

Setenil de las Bodegas presume de tener una rica gastronomía, similar a la de otros municipios gaditanos. Destaca sobre todo por las chacinas, aunque tampoco se pueden dejar de probar la sopa cortijera, el revuelto de espárragos, las migas de pan, el gazpachuelo, las habas guisadas o las batatas con miel.

Mención aparte requiere la industria confitera y pastelera del pueblo, con dulces típicos como los cortadillos, de cabello de ángel o de calabaza; las empanadillas  fritas de cidra, las tortas de aceite, los quesitos de hojaldre, etc.

Para degustar todas estas delicias hay varios restaurantes repartidos por Setenil de las Bodegas a los que acudir. Si necesitas reponer fuerzas, en cualquiera de ellos comerás como un auténtico rey.

Ruta de los Pueblos Blancos

Pueblos gaditanos, Olvera
Olvera – Jose Ignacio Soto

Hay quien no se conforma con pasar sus días de descanso en un único lugar, queriendo descubrir otros puntos de interés cercanos. Pues bien, Setenil de las Bodegas forma parte de la llamada ruta de los Pueblos Blancos y es un punto excelente para iniciar o terminar dicha ruta, ya que se encuentra en uno de sus extremos.

El itinerario está compuesto por diecinueve pueblos de enorme belleza. Pueblos que, como es lógico, se caracterizan por sus casas encaladas. Algunos de ellos son Olvera, cuyo casco antiguo también está declarado como Conjunto Histórico-Artístico; Arcos de la Frontera, con numerosos monumentos de interés; Zahara de la Sierra o Grazalema, ubicados en el Parque Natural de la Sierra de Grazamela.

“Independientemente de cómo se viaje, de los atajos que se tomen, del cumplimiento o no de las expectativas, uno siempre acaba aprendiendo algo”.

-Jack Kerouac-

Otras rutas de interés

Vista de Setenil de las Bodegas
Setenil de las Bodegas – Kite_rin

Otras rutas que se pueden iniciar desde Setenil de las Bodegas son la del Camino de la Aguilera, que une al pueblo con Sierra Molina y el antiguo Camino de Ronda; el Camino de las Limosnas, que atraviesa un frondoso monte de matorral y encinas; o la de la Cañada de Málaga. Todas ellas no presentan dificultad ninguna.

Por otro lado está la Ruta de los Bandoleros, una de las más interesantes para realizar por su variedad paisajística y fauna, pero también por el yacimiento arqueológico y las ruinas romanas de Acinipo, que están al final del trayecto. Asimismo, y como su nombre indica, la ruta está ligada al bandolerismo. Algunos de los bandidos más famosos que la han recorrido han sido los Siete Niños de Écija.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar