Sandboard en hermosas dunas de arena

· 15 febrero, 2019
Es una práctica deportiva relativamente joven, pero el sandboard cuenta con muchos aficionados. Además, hay infinidad de lugares en el mundo perfectos para disfrutar de ella.

El sandboard consiste, básicamente, en descender por dunas sobre una tabla similar a la que se utiliza en otros deportes como el snowboard. ¿Quieres saber más sobre esta fascinante práctica? Nosotros te damos toda la información necesaria. Y quién sabe si acaba convirtiéndose en una de tus aficiones preferidas.

Origen del sandboard

El sandboard nació de la frustración de los surferos de la Isla Santa Caterina, en Brasil, que no podían practicar su deporte en los días que no había olas. Por tanto, cuando las condiciones del mar y del clima no eran las idóneas, se entretenían de esta forma.

No obstante, hay quien señala que su práctica ya se dio una década antes, en la de los 70, en los Estados Unidos de América. Independientemente del origen, lo cierto es que se ha convertido en una práctica muy popular.

Conoce todo sobre la práctica del sandboard

Sandboard en San Pedro de Atacama
San Pedro de Atacama – George Antonio Herrera Burgos / Flickr.com

Existen dos formas de hacer sandboard: tumbado sobre la tabla o de pie. En la primera opción se utiliza una tabla pulida, que permite alcanzar velocidades de ¡más de 80 km/h! Mientras, la segunda guarda cierta similitud con el surf y es preferible que el descenso se realice en una zona de arena que tenga una mayor firmeza.

Los más atrevidos pueden decantarse por otra variante, que consiste en deslizarse agarrados a una barra de dirección sujeta a un vehículo todoterreno 4×4. De esta forma, se pueden realizar saltos o acrobacias.

Nos decantemos por una u otra posibilidad, lo cierto es que uno de los mayores atractivos del sandboard es el disfrutar de la naturaleza y de paisajes impresionantes, al mismo tiempo que se hace deporte. Muchos de ellos, lugares casi vírgenes y libres de contaminación.

Otro punto a favor del sandboard es el hecho de poder conocer gente nueva, o de adquirir una serie de costumbres y valores. Y es que para numerosas personas no deja de ser un estilo de vida.

Lugares donde puedes practicar sandboard

Hay unos sitios más idóneos que otros para la práctica del sandboard. Algunos de ellos son el Gran Desierto de Victoria, en Australia; el Cerro Negro, en Nicaragua; o Valizas, en Uruguay. También se puede acudir a Swakopmund, en Namibia; Ciudad del Cabo, en Sudáfrica; o Florianópolis, en Brasil.

Dunas de Iquique en Chile
Dunas de Iquique

Mención aparte requiere el Cerro Dragón, en la ciudad de Iquique, en Chile. Es la duna urbana más grande del mundo, pues tiene una altura de 220 metros desde su base. Se originó hace unos 20 000 años a consecuencia de los vientos costeros. Su importancia es tal que está declarado Santuario de la Naturaleza.

Pero en Chile podemos encontrar otros sitios igual de recomendables. Es el caso de las dunas de San Pedro de Atacama, Cerro Medanoso, Cerro Imán y el Valle de la Muerte, las dunas de Cocón, o la duna de Roca Roja.

Otro país que destaca por sus excelentes lugares para el sandboard es Perú. En él se encuentran el oasis Huacachina o la Duna Grande, una de las más altas del mundo gracias a sus 920 metros. También se puede practicar en Cerro Blanco, la duna Toro Mata o la duna Cerro Marcha. Muchas de ellas se ubican en la ciudad de Ica.

Sandboard en España

Dunas deMAspalomas en Gran Canaria
Dunas de Maspalomas

Te hemos descubierto los mejores lugares del mundo para practicar el deporte, pero no es necesario viajar tan lejos para iniciarse en el sandboard. Y es que en España nos podemos trasladar, por ejemplo al Cabo de Gata, en Almería.

Otros sitios idóneos son las pistas de Tarifa y Elda, las dunas de Guardamar del Segura, en Alicante; o las de Maspalomas, en Gran Canaria. Por tanto, se trata de escoger el destino que mejor se adapte a tus preferencias.

Esperamos que tras leer estas líneas te animes a practicar el sandboard. Como habrás podido apreciar, es un deporte que, además de divertido, permite disfrutar de unos lugares de gran belleza. Y, si no te animas, al menos conoces algo más de una práctica que a muchas personas todavía pasa desapercibida.