Salas vip de los aeropuertos, ¿valen la pena?

Edith Sánchez · 11 diciembre, 2018
En las salas vip de los aeropuertos te tratan como si fueras de la realeza. Pero debes ser un viajero élite, o llevar suficientes recursos como para costearte ese lujo.

Las salas vip de los aeropuertos, como el nombre indica, son lugares de primera categoría donde puedes permanecer mientras esperas tu vuelo. Casi todos los aeropuertos de las ciudades principales tienen uno de estos sitios y, en verdad, son muy confortables.

Estas áreas son de carácter exclusivo. En términos generales, quienes tienen acceso a ellas son los portadores de billetes de primera clase. También quienes tienen una membresía especial en la aerolínea, o cuentan con una tarjeta de crédito de primer nivel.

También puedes obtener acceso a algunas de estas salas vip si pagas una tarifa que suele ser alta. Eso te da derecho a un determinado número de horas de estancia en estos lugares. Muchos se preguntan si vale la pena hacer ese gasto. Aquí te contamos las ventajas, los medios de acceso y las desventajas.

Tipos de salas vip

Sala vip. en el aeropuerto de Baku
Sala vip en el aeropuerto de Baku

Las principales aerolíneas del mundo tienen sus propias salas vip Algunas de ellas cuentan con fama internacional, como la de Lufthansa en Frankfurt. Como lo mencionábamos antes, quienes tienen acceso a estas salas son los pasajeros de primera clase y aquellos viajeros frecuentes y tengan una membresía de primer nivel.

Algunas tarjetas de crédito también tienen sus propias salas vip en los aeropuertos. Es el caso de American Express, que tiene la red de salas Centurion. Están en varios países, básicamente de América y Europa.

Las aerolíneas también se unen para compartir salas vip en diferentes aeropuertos. Eso es lo que ocurre con Star Alliance, que tiene más de 30 compañías aéreas asociadas. Están disponibles para los viajeros de cualquiera de las aerolíneas miembros de la alianza, que tengan estatus élite o viajen en primera clase.

Algunos aeropuertos cuentan con salas de espera independientes, que están a disposición de cualquier viajero. No importa qué estatus tenga o en qué compañía aérea viaje. Simplemente tiene que pagar un pase y ya está.

Servicios y ventajas de las salas vip

Sala vip en el aeropuerto de Barcelona
Sala el aeropuerto de Barcelona – Maria Victoria Rodriguez / Flickr.com

En general, todas las salas vip ofrecen los mismos servicios básicos, aunque la calidad de los mismos puede variar. Lo usual es que ofrezcan comidas y bebidas, frías y calientes, de forma ilimitada. Lo que proporcionan es comidas ligeras o bocadillos, no platos fuertes. Hay licores de todo tipo.

Adicionalmente, casi todas ellas tienen zonas de descanso bien equipadas. En ellas hay amplios sillones, que incluso permiten dormir con cierta comodidad. Si no, en todo caso brindan mayor confort que las sillas de las salas de espera normales. Algunas de estas salas también cuentan con ducha, secador y hasta bañera.

Así mismo, cuentan con zonas de trabajo en donde hay ordenadores, escritorios y todo lo necesario para aprovechar el tiempo durante un viaje de negocios.

También suelen incluir servicios como masajes, manicura, corte de cabello y otros. De igual modo, puedes solicitar que te avisen oportunamente sobre la hora de embarque y que trasladen tus maletas al sitio correspondiente.

¿Valen la pena todos esos lujos?

Sala vip en el aeropuerto de Québec
Sala vip en el aeropuerto de Québec – Pablo Monteagudo / Flickr.com

Como siempre, no hay una respuesta categórica para esa pregunta. Todo depende. Durante una escala particularmente larga podría ser una buena idea. Especialmente si es un viaje largo, estás cansado o necesitas recuperar energías. También es conveniente cuando tu estado de salud no es el mejor.

Durante un viaje de trabajo también puede ser aconsejable usar estas salas. Proporcionan todo lo que necesitas para completar alguna tarea, o coordinar temas o citas de última hora. Además de darte las herramientas, también ofrece la atmósfera necesaria para concentrarte en lo que estás haciendo y sacarle partido a la espera.

Otra circunstancia en la que una sala vip puede ser una bendición es cuando se viaja con niños y hay que hacer una larga espera. En estas salas hay televisión y, a veces, juegos de vídeo. Además son espaciosas y esto puede ser de gran ayuda ante la impaciencia que suele invadir a los pequeños.

La principal desventaja de estas salas son las restricciones de acceso. No todos podemos viajar en primera clase, ni somos miembros élite de una aerolínea. Por otro lado, el precio de las salas independientes es, por lo general, muy alto. Son, definitivamente, un lujo que te puedes dar cuando no viajas con bajo presupuesto.