Así son las categorías de los pasajes aéreos

· 30 noviembre, 2018
Las categorías de los pasajes aéreos se definen en función de la ubicación dentro de la cabina y de los servicios que ofrecen. Cada subgrupo se identifica con una letra.

En 1978 se produjo una desregulación aérea que trajo grandes cambios en los vuelos de pasajeros. Primero, permitió el surgimiento de muchas nuevas aerolíneas, de diferente naturaleza. Segundo, con el tiempo hizo que fuera posible ampliar significativamente las categorías de los pasajes aéreos.

Muchas veces nos fijamos simplemente en el precio, sin reparar en otras características de los pasajes aéreos. El precio es solo un indicador, que no da mayores detalles al respecto. Dos personas pueden estar sentadas juntas en un avión y haber pagado tarifas muy diferentes por su asiento.

Actualmente, hay diversas categorías en los pasajes aéreos. Difieren en el precio, pero también en las posibilidades y los servicios que ofrece cada una de ellas. No siempre comprar la más barata es lo mejor. Todo depende de las características del viaje que vayamos a hacer y de nuestras circunstancias específicas. Veamos esto en detalle.

Los pasajes aéreos en función de la cabina

Cabina de avión

Una primera distinción de los pasajes aéreos depende de la ubicación en la cabina y de los servicios que dicha localización implica. Aunque esto puede variar de una aerolínea a otra, básicamente, los pasajes aéreos se dividen en estas clases:

  • Turista (Economy). Corresponde a la zona de la cabina en la que los asientos tienen una orientación completamente vertical. También se caracteriza porque hay poco espacio entre las una filas. El objetivo es transportar mayor cantidad de personas.
  • Turista superior (Economy Premium). Tiene una categoría superior. Esto supone asientos más cómodos, parcialmente reclinables y con mayor espacio entre sí. Es usual que también incluyan comidas, bandejas más grandes y opciones de entretenimiento básicas.
  • Clase ejecutiva (Bussines). En esta categoría de pasajes aéreos hay mayor comodidad: asientos reclinables, menú gourmet, bar, entretenimiento selecto, acceso preferente y diferentes beneficios según la aerolínea.
  • Primera clase (First Class). Es lo máximo en comodidad que se puede encontrar en un vuelo. Cuenta con puertas y baños privados, comidas de primer nivel, entretenimiento del mejor y una atención como para la realeza.

Clases de pasajes aéreos según la tarifa

Billete de avión en primera clase

Las compañías aéreas suelen dividir los asientos en subgrupos. Estos subgrupos se identifican con diferentes letras del abecedario y cada letra implica diferencias en términos de precio y de servicio. Lo usual es que cada letra abarque un subgrupo de entre 7 y 9 asientos.

Las letras empleadas para identificar los subgrupos no son siempre las mismas en todas las aerolíneas. Sin embargo, la mayoría de ellas siguen este patrón:

  • Letras Y, B: corresponden a la categoría turista de precio completo.
  • Letras L, M, N, Q, T, V: comprenden asientos de categoría turista a los que se les ha hecho una rebaja de precio.
  • Letra X: corresponde a asientos en clase turista que cuentan con un precio promocional, altamente rebajado.
  • Letras O, E: equivalen a la categoría turista superior.
  • Letras J, C, D: corresponde a la clase ejecutiva.
  • Letra F: identifica a la primera clase.
  • Letras A, P, D, I, R: corresponde a las categorías ejecutiva o primera clase con precio rebajado.

Lo aconsejable es que al comprar los pasajes aéreos revisemos la letra que los acompaña, para acceder realmente a las mejores tarifas. A veces la diferencia entre unas y otras es mínima, pero la calidad del servicio que ofrecen sí es muy distinto.

Otros datos de interés

Interior de un avión

Los nombres de las categorías a veces varían entre una compañía y otra. A veces la turista o Economy lleva el nombre de Light, Promo, Super Promo, etc. Actualmente muchas aerolíneas, especialmente low cost, muestran un gran contraste en los servicios que prestan en las diferentes tarifas económicas.

Es muy importante tomar lo anterior en cuenta. A veces un precio muy bajo implica que prácticamente no cuentas con ningún servicio. De hecho, en ocasiones ni siquiera tienes derecho a llevar maleta de mano por esa tarifa. Te das cuenta solo a la hora de pagar y cuando ya has hecho planes que tienes que ajustar o deshacer.

Las tarifas más económicas solo se consiguen cuando compras los vuelos con suficiente antelación. Si no tienes claro en qué fecha vas a viajar, elige una tarifa “flexi”, que te permite cambiar de fechas sin coste adicional. Es más barato que pagar la penalidad por cambios en tarifas no autorizadas para estos.