4 rutas en caravana para disfrutar con los niños

· 27 septiembre, 2018
Desde paisajes increíbles a joyas artísticas o lugares donde comer es un arte. Estas rutas descubren joyas de la mitad norte de España.

Si sois de los que se mueven en caravana, especialmente por la libertad que esta os ofrece, este artículo es para vosotros. Hoy os proponemos cuatro rutas en caravana para recorrer la mitad norte de la península ibérica, disfrutando de aquellos a los que más queréis, del tiempo libre y de los fantásticos paisajes que a os presentamos.

1. Ruta a través del Navia (Asturias)

Playa Barayo en Asturias
Playa Barayo

Esta ruta es perfecta para las familias que adoren el deporte, la playa y el buen comer. Todo ello acompañados por el río Navia. Este camino que os proponemos, de unos 160 kilómetros, comienza en Asturias, descubriendo O Grandas de Salime, por ejemplo, o las maravillosas vistas que nos regala el Parador de Salime.

Si queréis disfrutar de la gastronomía tradicional asturiana, no podéis dejar de probar el pote en cualquier pueblo del concejo de Boal, como San Emiliano, Pezos o Doiras.

Si os encantan los deportes acuáticos, debéis ir hasta Serandinas, donde podréis hacer kayak, o al pantano de Arbón, considerado por muchos el “santuario de los deportes de agua”.  Además, por toda esta zona podréis acampar en infinidad de lugares, no será difícil encontrar vuestro sitio.

Por último, os proponemos algunas de las mejores playas donde disfrutar del entorno privilegiado que ha creado el río Navia: la del Moro y la de Barayo son imperdibles.

2. Ruta por el valle de Boí (Lleida)

Iglesia en el valle del Boí
Valle del Boí

En el corazón de los Pirineos encontramos el maravilloso valle de Boí, un lugar que guarda alguna de las mayores joyas paisajísticas de España, así como espectaculares muestras de arte románico. Comenzaremos en El Pont de Suert, puerta al valle y de donde salen las pequeñas carreteras que atravesaremos para llegar a los secretos que acabamos de mencionar.

Por allí encontraréis la estación de montaña de Boí Taüll, donde practicar prácticamente todos los deportes posibles, o el balneario de Caldes de Boí. Allí están las famosas fuentes termales y podréis aparcar con vuestra caravana sin ningún tipo de problema.

Para disfrutar de la naturaleza en estado puro, debéis ir hasta el  valle de Arán. Allí os esperan impresionantes lagos glaciares y maravillosas iglesias románicas, todo ello con castores, nutrias y águilas alrededor.

3. Ruta por el Maeztrazgo (Teruel)

Rutas en caravana: Cantavieja en Teruel
Cantavieja

La siguiente de nuestras rutas en caravana nos lleva por el Maestrazgo, en Teruel. Sin duda, es una zona que sorprende a todo el que la visita por la cantidad de tesoros que encierra.

Comenzaremos nuestra senda en Teruel, hacia Cantavieja, un pueblo de grandísima belleza. Allí no podéis perderos su bonita plaza porticada, la iglesia de la Asunción o la plaza del Concejo. A la hora de comer, probad los grandes guisos que se sirven en Casa Balfagón.

Tampoco podéis perderos Alcañiz, que cuenta con un fantástico casco antiguo. Y no olvidéis visitar el Parque Cultural del Maestrazgo, para impregnaros por completo de la zona. Podéis recorrer la ruta de las Grutas de Cristal de los Molinos a pie para respirar el Maestrazgo más puro.

Por último, y especialmente para los más pequeños de la casa (pero por supuesto también de gran interés para los mayores), está el museo de dinosaurios ubicado en Galve. Allí vivieron y dejaron sus huellas en barro, y en el museo podréis contemplar fantásticos fósiles y reproducciones de todo tipo.

Rutas en caravana: descubriendo Ávila

Barco de Ávila
Barco de Ávila

La última de las rutas en caravana que os queremos mostrar se inicia en el cruce entre las carreteras N-502 y la C-505, donde se encuentra la famosa Venta Rasquilla. Aquí cargaremos las pilas gracias a sus célebres patatas revolconas y empezaremos ya a maravillarnos con las preciosas vistas de la sierra de Gredos.

Por la zona podremos visitar pueblos tan bonitos como Navarredonda, Hermosillo o Barco de Ávila. En el primer pueblo mencionado no puedes dejar pasar la oportunidad de tomarte un café en la terraza del parador. Este fue pensado como refugio de Alfonso XII cuando este cazaba en la zona.

En Barco de Ávila, la capital comarcal, no podéis perderos sus famosas judías, como tampoco su castillo, su puente románico o la iglesia gótica de la Asunción. En cualquiera de los pueblos de la zona podréis pasar una o dos noches para disfrutar de la comarca.

Estas que os hemos mostrado son rutas en caravana cortas, pero en las que lo podréis pasar en grande si viajáis en familia. Rutas en las que descubriréis preciosos paisajes, probaréis platos típicos, podréis practicar diferentes deportes y descubrir joyas artísticas.