¿Qué puedes hacer y visitar en Yogyakarta?

Patricia Hernández · 8 abril, 2019
La ciudad cuenta con algunas construcciones maravillosas. Pero además, está muy cerca de dos de los templos más bellos de Indonesia.

Situada en la isla de Java, Yogyakarta es una ciudad en la que se descubre un increíble patrimonio histórico y cultural. Sin embargo, visitar sus monumentos no es lo único que puedes hacer en ella. A continuación, te contamos todo lo que puedes hacer y debes visitar en esta bella ciudad de Indonesia. ¿Nos acompañas?

Visita el Kraton y el Palacio del Agua, dos tesoros de Yogyakarta

Entrada al Karaton en Yogyakarta
Entrada al Kraton

En el centro de Yogyakarta están ubicadas dos construcciones de interés. El Kraton, o palacio del sultán, se construyó en el año 1756, aunque a inicios del siglo XX se le añadieron estructuras de corte europeo. En él reside el actual sultán con su séquito, por lo que hay dependencias que no se pueden visitar.

Mientras tanto, el Palacio del Agua, o Taman Sari, es un antiguo lugar de recreo que hace siglos estaba lleno de preciosas piscinas. Por desgracia, el complejo sufrió los daños de las guerras javanesas y de diversos terremotos, de ahí que en la actualidad solo se puedan contemplar sus ruinas.

Descubre la mezquita de Masjid Tanah Bawah

Está situada muy cerca del Palacio del Agua y se trata de una mezquita subterránea a la que se accede por unos túneles. El edificio es circular y cuenta con un atrio central abierto al cielo y varias cámaras internas a su alrededor.

Este es un edificio cargado de simbolismo. En él, por ejemplo, se aprecian cinco escalones que representan los principios del islam.

Pasea por la calle Malboro

Caminar por la calle Malboro es sinónimo de hacerlo por el corazón de la ciudad. Es la zona más comercial de Yogyakarta. Y es que en ella se amontonan diversos mercadillos y tiendas de artesanía en los que se pueden encontrar todo tipo de recuerdos y productos como ropa. A estos se le suman los puestos de comida locales.

Conoce el monte Merapi

Vista del monte Merapi
Monte Merapi

Forma parte del famoso Cinturón de Fuego del Pacífico y es el volcán más activo de toda Indonesia. De hecho, desde el año 1548 ha entrado en erupción más de 60 veces.

En sus faldas viven miles de personas y algunas de las aldeas se pueden encontrar a 1700 metros sobre el nivel del mar, cuando el monte Merapi alcanza los 2911 metros de altitud.

Explorar el espectacular entorno cultural de Yogyakarta

Templo de Borobudur
Templo de Borobudur

Viajar a la ciudad de Yogyakarta implica obligatoriamente conocer sus alrededores. Y es que en ellos se encuentran dos de las joyas arquitectónicas de la isla de Java: los templos de Prambanan y Borobudur. Ambos pueden presumir de estar declarados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Situado a unos 18 kilómetros al este de Yogyakarta, Prambanan es un conjunto de más de 200 templos hindúes. Están dedicados a la Trímurti (Brahma, Visnú y Shivá). Se construyeron durante el siglo IX y el más destacado es el que contiene la estatua de Lara Jonggrang, sobre la que existe una leyenda.

Por su parte, Borobudur es igual de interesante, aunque está algo más alejado de la ciudad, a 40 kilómetros hacia el noroeste. Una vez en el lugar se puede comprobar que se trata de una estupa budista con una silueta en forma piramidal decorada con más de 500 estatuas.

Probar la gastronomía javanesa

Plato de gudeg
Gudeg – Herman Saksono / Flickr.com

Además de hacer turismo, en Yogyakarta es imprescindible probar la deliciosa gastronomía javanesa en algún warung, o restaurante local. Esta se caracteriza por ser dulce y sin picante y por estar aderezada con coco rallado.

No dejes de pedir el gudeg, un estofado dulce de yaca que es tradicional de Yogyakarta. Otra opción es el gado gado, elaborado con diversas verduras típicas de la región, cacahuetes y salsas diversas. Y también puedes pedir soto ayam, una sopa pollo; y nasi campur, elaborado con arroz al vapor, fideos, verduras y pollo frito.

Igual de recomendable es el café, con mucho cuerpo y aroma. Una de las marcas más conocidas es la de Kopi Luwak, la más cara del mundo, pues una taza de dicho café cuesta entre 75 y 90 dólares. Como curiosidad, decirte que Java es su mayor productor.