¿Qué puedes hacer si vas a Benin y Togo?

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
20 enero, 2019
Una cultura diferente, rincones sorprendentes y mercados de fetiches que recuerdan que esta es la cuna del vudú. Es parte de lo que nos espera en estos dos países.

¿Has pensado alguna vez en viajar a Benin y Togo? Alguno tal vez se pregunte dónde están estos países. Los encontrarás en la zona africana del golfo de Guinea. Dos pequeños territorios que, sin duda, no son de lo más conocido del continente, pero que poseen una riqueza cultural muy llamativa. Por ejemplo, ¿te suena el vudú? Pues aquí está su origen.

Viajes organizados a Benin y Togo

No os vamos a engañar, Benin y Togo no están excesivamente preparados para el turismo. Por eso, o eres un auténtico aventurero experimentado en este tipo de viajes, o te recomendamos emprender esta travesía acompañados por una compañía de viajes especializada.

Con un viaje organizado por profesionales todo será mucho más fácil y rápido. Además, tendrás garantizadas las cuestiones básicas de comer, dormir y transportes.

Por otra parte, estamos hablando de un destino relativamente seguro. En ese sentido, no hay especiales peligros. Así que bien asesorados y acompañados, desde luego que quien desee conocer esta región puede hacerlo.

Una vez que os hayáis animado a emprender el viaje, allí os esperan algunos lugares muy interesantes. Os presentamos a continuación algunos de ellos.

Cotonou

Playa de Cotonou en Benin
Playa de Cotonou – jbdodane / Flickr.com

La capital económica de Benin es un buen lugar para comenzar este periplo por Benin y Togo. De hecho, es la principal vía de entrada, tanto por mar como por aire, con su aeropuerto internacional.

Se trata de una ciudad eminentemente comercial desde hace siglos. Así que lo mejor es irse a su mercado Dantokpa, uno de los más grandes de África Occidental.

Allí nos espera un auténtico muestrario de las artesanías, costumbres y creencias locales. Veremos desde todo tipo de alfombras y telas hasta cerámica de muchas etnias. Pero lo que atraerá nuestra atención son los cráneos de animales. Sorprendentemente abundantes.

Ganvié

Ganvié en Benin
Ganvié – Laurence Thurión / Flickr.com

Seguimos el itinerario por Benin y Togo, y tomando una embarcación llegaremos a Ganvié, en el lago Nokué. La llaman la Venecia de África. Pero es muchísimo más caótica, y también con mucha más vida.

Este no es un escenario como la ciudad italiana. Este lugar de Benin rebosa vitalidad, y perderse entre sus templos y mercados flotantes es una experiencia muy enriquecedora.

Abomey

Placio del rey de Glelel en Benin
Palacio Glele – Dan Sloan / Flickr.com

Otro lugar destacado durante un viaje por Benin y Togo es la ciudad de Abomey. Allí está el palacio del rey de Glele, declarado Patrimonio de la Humanidad. Eso sí, el concepto de palacio es distinto al que estamos acostumbrados.

Es cierto que allí se ven las tumbas y los tronos de diferentes reyes, pero todo parece muy lejano a nuestra cultura. Y lo mismo ocurre con los conocidos templos Fon y sus vivos relieves de color.

El País Taneka

Pueblo taneka en Benin
Pueblo taneka – Dan Sloan / Flickr.com

Son cuantiosas las etnias que han convivido y conviven en el territorio de los actuales Benin y Togo. Una de ellas son los taneka. Viven en una zona montañosa, en casas redondas con techos de paja.

La estampa es inolvidable, como también lo es ver los rituales de su jefe fetichero, que siempre lleva una larga pipa encendida. Estamos en el corazón del vudú.

Lomé

Mercado de fetiches de Lomé
Mercado de fetiches – Paul Williams / Flickr.com

Pero nuestra inmersión en el vudú debe continuar ya en tierras de Togo, por ejemplo en la ciudad de Lomé. Allí se visita un peculiar mercado de fetiches.

No es el único mercado de la ciudad, también está el de telas o Mama Benz, y el Gran Mercado, con varias plantas donde hay desde alimentación hasta artesanías. Pero sin duda, el mercado de los fetiches es un lugar de visita obligada en el recorrido por Benin y Togo.

Togoville

La ciudad que da nombre al país es un lugar cargado de leyendas de todo tipo. Se ven árboles sagrados de iroko, fetiches por todas partes, recuerdos de la diosa Legba y también el sitio donde supuestamente se apareció la Virgen María. En fin, un sitio lleno de magia y de espiritualidad.

Ouidah

Vista de Ouidah
Ouidah – jbdodane / Flcikr.com

Y queremos acabar este viaje por Benin y Togo, retornando al primer país. A la ciudad de Ouidah, ubicada en la costa del golfo de Guinea. Un sitio donde se recuerda que desde aquí zarparon miles de barcos cargados con esclavos negros.

Pero además de eso, en Ouidah se celebra anualmente el más importante festival de vudú. Y es donde se descubre que estas creencias de carácter animista son bien distintas a lo que conocemos por el cine. ¡Y es que no hay nada como viajar para aprender con nuestra propia experiencia, y no por lo que nos cuentan!