¿Qué debes saber antes de visitar Meteora?

· 14 marzo, 2019
Construidos sobre unos singulares y elevados peñascos, estos monasterios son una de las grandes joyas de Grecia.

Un sueño que comparten muchos viajeros es visitar Meteora. Se trata de unos singulares monasterios situados al norte de Grecia. Aunque merece la pena ver su interior, la principal característica que hace que sea un destino tan deseado es su ubicación.

Los monasterios se encuentran en lo alto de asombrosos peñascos. En este lugar se originaron hace millones de años unas extrañas formas en las rocas que hacen que sea uno de los paisajes más impresionantes del mundo.

Las construcciones sobre estas grandes rocas te harán querer visitar Meteora. Y, aunque no lo creas, es más sencillo de lo que parece. Aquí te dejamos unos consejos para que puedas organizar tu viaje y disfrutar al máximo de este rincón mágico de Grecia.

La razón de ser de los monasterios

Monasterio Gran Meteoro
Monasterio Gran Meteoro

Lo primero que te preguntarás antes de visitar Meteora es la razón por la que se construyeron los monasterios en un lugar tan inhóspito. Una pista es que su nombre significa “monasterios en el cielo”. Se levantaron aquí como una forma de acercarse a Dios. Y lo hicieron los monjes que vivían en las cuevas de la zona durante el siglo XIV.

Pero su construcción también tuvo otro objetivo. Estos edificios sirvieron para que los cristianos pudieran esconderse de turcos y albaneses. De hecho, las obras de arte de los propios monasterios atestiguan las persecuciones que sufrieron.

Cómo visitar Meteora

Monasterio de Rousanou
Monasterio de Rousanou

También te preguntarás cómo visitar Meteora. Hay aeropuertos en localidades cercanas, pero lo más conveniente es ir desde Atenas. Así será mucho más fácil organizar tu viaje, pues es la capital donde hay más conexiones con otros aeropuertos.

Una vez en Atenas, la tarea es viajar hasta las localidades más cercanas a Meteora. Son Kalambaka y Kastraki, y en ellas podrás alojarte en sus hoteles y comer en los restaurantes. Desde Atenas puedes viajar a estas localidades en autobús, tren o vehículo particular. La duración del viaje es de alrededor de cinco horas.

Una vez en Kalambaka o Kastraki, visitar Meteora será fácil, pues está a apenas un cuarto de hora en coche o cerca de una hora a pie. Esta experiencia, aunque más costosa, es la que te recomendamos porque así disfrutarás mucho más del fantástico entorno.

Cuántos monasterios puedes visitar en Meteora

Monasterio de Varlaam
Monasterio de Varlaam

En el momento de más esplendor de los monasterios llegó a haber 24. Con el paso del tiempo y el abandono de alguno de ellos, las condiciones empeoraron hasta la desaparición de varios. Un hito crucial en este sentido fue la Segunda Guerra Mundial.

Durante este episodio histórico miembros de la resistencia se refugiaron en algunos monasterios y los ataques alemanes destruyeron parte de ellos. En la actualidad se mantienen 13 de estos templos, pero debes saber que si vas a visitar Meteora solo podrás entrar en seis de ellos.

Para hacerlo, debes cuidar unas normas en tu vestimenta, aunque nada fuera de lo normal en este tipo de lugares. Pantalones largos en hombres y falda larga en mujeres es el principal requerimiento para visitar Meteora y sus monasterios.

Lo mejor de cada monasterio

Monasterio de Roussanou
Monasterio de Roussanou

Entre esos seis monasterios que se pueden visitar destaca el de San Nicolás, construido basándose en la pequeña parcela que ocupa. En él podrás visitar la capilla, la cripta y una capilla que está dedicada a San Juan. No puedes perderte sus pinturas, de las más importantes que hay en Grecia de estilo postbizantino.

El monasterio de San Esteban es, quizá, el menos llamativo. Ha sido reformado varias veces y fue uno de los perjudicados por los ataques de las tropas nazis en la Segunda Guerra Mundial. Está separado del conjunto de monasterios.

También está apartado el de la Santísima Trinidad. Hasta no hace mucho solo se podía acceder mediante la escalada, aunque ya es posible hacerlo por una escalera situada en un túnel interior.

Al visitar Meteora también verás el monasterio del Gran Meteoro, templo dedicado a la Virgen María. Es de los más destacados por las obras de arte en forma de pintura que cobijan sus paredes.

Por su parte, el monasterio de Roussanou es de dedicación femenina. Es de los más cercanos, pues si te alojas en Kastraki lo encontrarás de camino a la visita del resto de templos.

Por último, el monasterio Varlaam ahora se puede visitar con seguridad, pero hasta hace un siglo era una actividad de riesgo. Era necesario cruzar por unas escaleras que quedaban suspendidas en el aire.