8 puentes solo para aventureros

Adrián Pérez 5 enero, 2016

De ramas y cuerdas, hechos con raíces de árboles, suspendidos a centenares de metros cruzando imponentes precipicios…hay puentes diseñados solo para los más atrevidos. Si eres de los que disfruta soltando adrenalina, toma nota. Pero, si no te gustan demasiado las alturas, piensa que conocerás un poco mejor lugares realmente increíbles.

Puentes en selvas y bosques

1. Puentes vivientes, Meghalaya (India)

Puentes de Meghalaya
Puentes de Meghalaya, India – Ashwin Kumar / Flickr.com

Comenzamos nuestro recorrido en la India, en el estado de Meghalaya, el más húmedo del planeta. Aquí nos encontramos con unos unos hermosos, sorprendentes e inestables puentes construidos para salvar la infinidad de canales y riachuelos de la zona.

Se trata de construcciones hechas con un árbol conocido como “higuera del caucho”. Los pobladores de esta zona llevan siglos dirigiendo las raíces de estos árboles y moldeándolas para crear estas estructuras tan fantásticas. Los huecos que quedan los cubren con piedras y otros materiales que las raíces acaban tapando. De ahí que realmente sean puentes vivientes ¡y pueden llegar a medir 30 metros!

Estos puentes sirven para comunicar  los distintos poblados de las tribus de la zona. Ellos están acostumbrados, pero ¿tú te atreverías a cruzarlos?

2. Kazurabashi Bridge, Iya Valley (Japón)

Puente en Kazurabashi
Puente Kazurabashi, Japón – Christian Kaden / Flickr.com

Solo para los más osados. El puente de Kazurabashi, en Iya Valley, está suspendido a 15 metros sobre un río. No es mucha altura, cierto, pero se necesita mucho valor para atravesarlo ¿Por qué? Porque está fabricado con cuerdas y ramas árboles. Cuentan que fue el clan Heike quien lo construyó utilizando estos materiales para que fuera sencillo cortarlo e inutilizarlo en caso de ser perseguidos por guerreros enemigos.

3. Taman Negara (Malasia)

Puente en Taman Negara
Puente en Taman Negara, Indonesia – Annelies / Flickr.com

En el bosque tropical más antiguo del mundo se encuentran estos fantásticos puentes colgantes que llevan a los más valientes a rozar las copas de los árboles. Una sensación única y maravillosa…si no te importa el movimiento de la estructura al andar sobre ella. Las vistas no son muy amplias…aquí la selva es muy densa, pero sin duda es paseo es espectacular.

Puentes de montaña

4. Puente sobre el glaciar Trift (Suiza)

Puente en el glaciar Trift
Puente en el glaciar Trift, Suiza – Andreina Schoeberlein /Flickr.com

Solo para los más valientes, a pesar de que esté en medio de un paisaje impresionante. Este puente, situado sobre el glaciar Trift, mide solo 170 metros de largo, pero recorrerlo, a 100 metros sobre el lago del glaciar, es una verdadera aventura .

Es uno de los puentes colgantes  construidos con cables más largo de los Alpes. Si a ello le sumas que se accede a él mediante teleférico, la experiencia puede ser inolvidable.

5. Titlis Cliff Walk (Suiza)

Puente en el monte Titlis
Puente en el monte Titlis – Takver / Flickr.com

Seguimos en los Alpes para recorrer el puente colgante más alto de la cordilera. Tiene 100 metros de largo, solo uno de ancho y está a nada menos que ¡457 metros por encima de un glaciar! Si eres capaz de estar tranquilo, disfrutarás de una vistas magníficas.

“El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo.”

-Nelson Mandela-

6. Skypark (Rusia)

Puente Skypark
Puente Skypark, Rusia – Wasile / Flickr.com

En Sochi se encuentra uno de los puentes colgantes más asombrosos, espectaculares y curiosos del mundo. El Skypark tiene 600 metros de largo y ofrece unas maravillosas vista del valle de Krasnaya Polyana desde sus 200 metros de altura. Puedes atravesarlo andando y, si aún te quedan ganas de soltar adrenalina, puedes hacer puenting.

Puentes con historia

7. Puente Ojuela (México)

Puente Ojuela
Puente Ojuela, México – Cynthia Montes / Flickr.com

Ubicado en Durango, este impresionante puente está situado a 95 metros de altura, tiene poco más de 300 de largo y solo dos de ancho. Se construyó a finales del XIX para facilitar la actividad minera de la zona, en concreto para comunicar un importante yacimiento con bocas menores y transportar el metal hasta el pueblo.

Según se va pisando, el suelo de madera rechina y la estructura se tambalea, pero no hay que tener miedo, el puente está restaurado y hoy es bastante más sólido que hace unas décadas.

8. Puente de Carrick-a-Rede (Irlanda del Norte)

Puente-Carrick-a-Rede
Puente Carrick-a-Rede, Irlanda – ian mcwilliams

Este puente de cuerda une dos acantilados y cruzarlo es imprescindible para llegar a la isla de Carrick. Solo son 20 metros, pero si tienes miedo a las alturas es mejor que no lo intentes porque el puente se balancea según se va atravesando.

Si miras hacia abajo veras el mar, muchas veces embravecido. Eso sí, los días que hace mucho viento el puente puede estar cerrado por seguridad. Esta estructura se utilizaba antiguamente para acceder desde tierra firme a unos islotes en los que la pesca del salmón migratorio era mucho mejor

Tan bellos como impresionantes y sobrecogedores ¿Te atreverías a cruzar alguno de estos puentes?

Te puede gustar