7 pueblos de Guadalajara que debes visitar

Nos vamos a una provincia de Castilla-La Mancha tal vez poco conocida, pero que esconde rincones preciosos. Vamos a descubrir algunos de los pueblos de Guadalajara más bonitos. Decimos algunos porque realmente hay muchos que merecen una visita, aunque estos que te vamos a mostrar tienen algo especial. 

¿Qué pueblos de Guadalajara debes conocer?

De tinte medieval, la provincia está repleta de castillos y palacios ducales. También encontramos arquitectura religiosa con preciosos monasterios y ermitas. Y, por supuesto, no podemos dejar de lado los yacimientos y las cuevas. ¡Aquí hay de todo! Si buscas tranquilidad, historia y naturaleza, estos son los pueblos de Guadalajara que merece la pena conocer:

1. Sigüenza

Sigüenza
Sigüenza – aguilarphoto

Es de los pueblos de Guadalajara, el más conocido. Un precioso pueblo con muchos atractivos, empezando por su espectacular castillo, de origen árabe y hoy reconvertido en parador. También se conservan restos de las muralla.

Su catedral es otro de los tesoros de Sigüenza. Comenzó a construirse en el siglo XII y en ella destacan su rosetón y el sepulcro de Martín Vázquez de Arce, más conocido como el Doncel de Sigüenza. Y también hay que hablar de su preciosa Plaza Mayor, presidida por el ayuntamiento y en la que destacan las galerías.

2. Cifuentes

Cifuentes, uno de los pueblos de Guadalajara más bonitos
Cifuentes – Pedro Oliva

Dentro de la comarca de la Alcarria, está constituido por una villa y 10 núcleos de población. Su nombre se debe a la gran cantidad de manantiales del río que rodea la localidad. Cifuentes se fundó a fines del siglo XI con la conquista de la taifa de Toledo por los reyes cristianos castellanos.

Dentro de su patrimonio histórico y artístico podemos destacar el castillo, construido en el siglo XIV; así como la iglesia del Cristo Salvador, la ermita del Remedio y el hospital.

3. Cogolludo

Cogolludo, uno de los pueblos más bonitos de Guadalajara
Cogolludo – Javier Rosano

Antiguo señorío de los duques de Medinacelli, este municipio en sus inicios fue una fortaleza musulmana, que luego pasó a manos de los cristianos en el siglo XI. Los principales atractivos son la iglesia de Santa María, los restos del castillo y el Palacio de los Duques.

“Un viajero sabio nunca desprecia su propio país.” 

-Carlo Goldoni –

4. Atienza

Atienza en Guadalajara
Atienza – LucVi

Se encuentra en la comarca de la Serranía de Guadalajara y tuvo su esplendor durante la Edad Media, lo que se puede ver en su hermoso casco urbano. Atienza se erige sobre la ladera de un cerro, tiene calles en cuesta y la construcción más destacada es el castillo.

El casco urbano está amurallado y gira en torno a dos plazas: de España y del Trigo. En la primera se encuentra el Ayuntamiento y en la segunda la iglesia de San Juan y la Casa del Cabildo.

5. Pastrana

Palacio Ducal de Pastrana
Palacio Ducal – AdriPozuelo / commons.wikimedia.org

Capital de la comarca de la Alcarria, Pastrana fue muy importante en los siglos XVI y XVII, mientras los duques usaron el Palacio Ducal y antes de trasladarse a Madrid.

Entre sus sitios de interés destacan la colegiata, la fuente de los Cuatro Caños, el convento de San José, la Plaza del Deán, la Casa de Moratín y la rrmita de los Remedios.

6. Hita

Puerta de Santa María de Hita
Hita – Josep Curto

En la comarca de la Alcarria, Hita es otro de los pueblos de Guadalajara donde la historia y la naturaleza se juntan para un paseo inolvidable. Entre sus joyas merece la pena destacar la iglesia de San Juan Bautista, construida en estilo mudéjar entre los siglos XIII y XIV.

También hay que visitar los restos de la iglesia de San Pedro (de origen medieval y destruida durante la Guerra Civil), la Plaza del Arcipreste (usada como mercado en la Edad Media) y la puerta de Santa María (entrada principal de la muralla, construida en 1441).

7. Torija

Torija en Guadalajara
Torija – Leklife

Por su situación en un cruce de caminos hacia Aragón, Torija siempre ha tenido una posición privilegiada. Las primeras reseñas del pueblo datan de la época de la Reconquista cristiana.

Tras ella se construyó un castillo gracias a la familia Mendoza y en él se hospedaron reyes como Carlos V y Felipe II. Además de visitarlo, puedes disfrutar de la iglesia Parroquial de la Asunción y de la Plaza Mayor, en cuyos restaurantes se ofrece una buena cantidad de comida típica castellana.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar