¿Por qué viajar te hace más inteligente?

· 5 marzo, 2019
Son varios los estudios científicos que demuestran que viajar te hace más inteligente. En general, las personas que viajan son más flexibles y también más creativas. Esto se debe a que un viaje implica la resolución de pequeños o grandes problemas.

Tal vez ya has escuchado decir que viajar te hace más inteligente, pero no sabes del todo por qué se hace esta afirmación. La verdad es que esa aseveración no es un recurso publicitario, ni está patrocinada por alguna agencia de viajes. Es la ciencia la que ha probado que esto es completamente cierto.

Digamos primero que hay muchas maneras de definir la inteligencia. Sin embargo, una de las más aceptadas es la que señala que alguien listo es aquel que tiene la capacidad de resolver problemas. Esa es la primera razón por la cual viajar te hace más inteligente: el hecho de ir a otro lugar te implica resolver una serie de problemas.

Así mismo, uno de los grandes nutrientes de la inteligencia es el exponerte a nuevas experiencias. Eso, de por sí, ya te aporta nuevos conocimientos. Pero además, también te obliga a reacomodar lo que ya sabes y a comprender y adaptarte a lo que no conoces. Veamos lo que se dice al respecto.

Las investigaciones lo confirman

Chica mirando el paisaje al atardecer

Hay varios estudios científicos en los que se prueba que viajar te hace más inteligente. Uno de ellos se realizó en Illinois, con la supervisión de la Kellogg School of Management. Esta investigación comprobó que los estudiantes que habían vivido fuera del país tenían mayor capacidad para resolver problemas que quienes no habían salido.

Así mismo, la Singapore Management University señaló en una de sus investigaciones que quienes han entrado en contacto con culturas diferentes a la propia muestran también diferencias con quienes no lo han hecho. En general, son más capaces de producir ideas creativas y asociar diferentes conceptos entre sí.

Flexibilidad: una de las razones por las que viajar te hace más inteligente

Turista en París

Una de las razones por las que viajar te hace más inteligente es que sí o sí tienes que volverte más flexible. Necesitas adaptarte a otros espacios, costumbres diferentes y dinámicas ajenas a las habituales. En una palabra, esto te saca de tu zona de confort y el cerebro lo advierte.

Quieras o no quieras, tienes que volverte más flexible. Incluso si viajas cerca del lugar en donde vives, de todos modos allí no se hacen las cosas tal y como estás habituado a hacerlas. Así que tu mente debe realizar complejos procesos para captar, comprender y asimilar los códigos nuevos. Esto te vuelve más listo, sin que te des cuenta.

Mejora la atención y las habilidades sociales

Viajero en un monumento

Cuando estás en un lugar que no conoces, la atención tiende a focalizarse mucho más. Sucede sin que lo adviertas, simplemente porque necesitas de esa atención para lograr ubicarte en ese nuevo lugar. También porque no conoces los riesgos y algo en tu instinto de supervivencia se activa.

Así mismo, por más tímido o poco sociable que seas, tendrás que comunicarte con personas ajenas a tu entorno. Para hacerlo, es necesario que identifiques la forma adecuada de dirigirte a los demás y seas receptivo a los usos y costumbres del lugar. Esto incrementa tus habilidades sociales y con ello tu inteligencia emocional.

Más autosuficiencia y menos quejas

Viajero en Bali

Quizás en nuestro entorno habitual estamos acostumbrados a quejarnos y esas lamentaciones tienen sentido para los demás. En otro lugar las cosas son muy diferentes. El imperativo que se impone es el de adaptarnos y las quejas pueden no tener ningún sentido en ese nuevo contexto.

Por ejemplo, la señalización de una ciudad podría ser muy distinta a la que estás habituado. De hecho, podría ser compleja de entender. Que te quejes en esas circunstancias no tiene sentido porque la ciudad no va a cambiar para ti. La única opción que te queda es la de aprender a moverte adecuadamente. Con ello ganas autonomía en la resolución de problemas.

Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente.

-Mark Twain-

En suma, un viaje te expone a nuevos desafíos, grandes y pequeños. Esto te obliga a encontrar formas de comprender y acomodarte a lo que te brinda el entorno. Al hacer esto, aumenta tu creatividad y adquieres nuevos aprendizajes. Esa es la principal razón por la que viajar te hace más inteligente.