Visitamos 9 bonitas piscinas naturales de Salamanca

· 13 agosto, 2018
Varios ríos atraviesan la provincia de Salamanca y en ellos se puede disfrutar de fabulosas y refrescantes piscinas naturales. Vamos a conocer algunas de ellas.

Aquellos que viven en el interior, muchas veces la única opción que tienen de refrescarse es acudir a una piscina, y si es natural, mucho mejor. Salamanca es una de las provincias de España con mayor número de ellas y, además, algunas de una grandísima calidad. Hoy hacemos un recorrido por las mejores piscinas naturales de Salamanca.

Piscinas naturales de Salamanca para refrescarse

Son muchos los pueblos de la provincia que tienen piscinas naturales, casi siempre en entornos de gran belleza. Si estás en Salamanca y quieres refrescarte, toma nota.

1. Valero

Piscina natural en Valero
Piscina natural en Valero – Alberto Gómez / Flickr.com

A apenas una hora de la capital se encuentra Valero, un pequeño municipio que cuenta con una de las mejores piscinas naturales de Salamanca. Se alimenta del agua del río Quilamas y en ella ha intervenido la obra del hombre.

Tiene dos metros de profundidad y más de cien de largo. Una piscina que recibe cientos de visitantes cada verano, tanto vecinos como procedentes de la ciudad, todos con ganas de refrescarse en un entorno único. Además, cuenta también con un chiringuito en el que relajarse y tomar algo durante la jornada.

2. Puente del Congosto

Puente del Congosto en Salamanca
Puente del Congosto – Frayle / Flickr.com

Con apenas 300 habitantes, Puente del Congosto es un pequeño municipio bañado por el río Tormes que posee una de las mejores piscinas de la comarca de la Sierra de Béjar.

El lugar es muy frecuentado, tanto por aquellos con ansias de pasar un día de baño en sus pozas como por los amantes de la pesca. Además, cuenta con numerosos servicios, como aseos, chiringuito y muchas zonas de sombra.

3. Villanueva del Conde

Situado en plena Sierra de Francia encontramos Villanueva del Conde y su conjunto de pequeñas piscinas naturales. Decimos esto porque cuenta con diferentes pozas de agua cristalina, siendo la Gran Piscina y el Charco de la Cruz las más famosas.

Además, todo el entorno en el que se sitúa es maravilloso, en pleno Parque Natural de Las Batuecas. Alrededor del municipio encontramos grandes parajes con las jaras, los robles y castaños como protagonistas, así como el río San Benito.

4. Aldeadávila de la Ribera

Piscina en Aldeadávila
Piscina en Aldeadávila – Wailimai.photo – Flickr.com

A unos 100 kilómetros de la ciudad de Salamanca encontramos Aldeadávila de la Ribera y su playa del Rostro, formada por un meandro del río Duero. Allí puedes tomar el sol en su arenal, bañarte o incluso practicar distintas actividades de tipo acuático. También hay una zona con mesas y bancos donde comer y pasar un agradable día de baño.

5. La Bastida

Al igual que la piscina de Valero, la de La Bastida, a una hora de Salamanca, también se forma en el río Quilamas y en plena Sierra de Francia. Para muchos es uno de los lugares más bonitos de la provincia.

Es perfecta para pasar un agradable día de baño, especialmente si viajáis en familia, ya que cuenta con una piscina ideal para los más pequeños. También tiene una zona de picnic donde pasar el rato.

6. Riofrío

Río Frío
Río Frío – Javi / Flickr.com

En el municipio de Villasrubias, a algo menos de hora y media de la capital se encuentra la piscina de Riofrío. Las principales características de esta piscina son sus aguas cristalinas, procedentes del río Frío, y la abundante sombra que da la vegetación de la zona. Es, sin duda, una de las mejores piscinas naturales de Salamanca.

“Un bello río es el trabajo de la naturaleza de la vida hecho canción.”

-Mark Helprin-

7. La Alberca

A unos 13 kilómetros de La Alberca se encuentra una fantástica piscina natural en la que disfrutar del agua del río Batuecas. También tiene mucha sombra y es un lugar muy tranquilo. Pero sin duda, lo que más atrae a todos lo que van allí son los saltos, cascadas y pozas que se forman.

8. Sotoserrano

Río Alagón en Sotoserrano
Río Alagón en Sotoserrano – Cavid Pérez / Wikimedia Commons

A unos 90 kilómetros de la capital, en plena Sierra de Francia, encontramos Sotoserrano. Allí, podemos disfrutar de otra de las mejores piscinas naturales de Salamanca. Es una zona muy tranquila, así como la propia piscina. Ideal para refrescarse durante el verano rodeado de increíbles parajes.

Además, muy cerca de allí hay un camping donde poder incluso pasar la noche, y un restaurante en el que disfrutar de la gastronomía salmantina.

9. Navarredonda de la Rinconada

Por último, nos acercamos hasta Navarredonda de la Rinconada, que posee una interesante piscina natural muy cerca de su núcleo urbano. Además, el entorno en el que se encuentra es inigualable: rodeado de robles, a los pies del Pico Cervero, cerca de la cueva de La Mora…

Se encuentra en el área recreativa de las Dehesas, por lo que cuenta con numerosos servicios, como merenderos, fuentes, merenderos, pistas deportivas, etc.