Las 3 pirámides de Guiza: historia y leyendas

· 5 marzo, 2018
Forman la única de las maravillas del mundo antiguo que ha llegado a nuestros días. Un conjunto espectacular del que vamos a conocer algunos datos muy interesantes.

Pocos lugares se identifican de forma tan inmediata como las pirámides de Guiza. Unas construcciones con milenios de historia y que, sin embargo, se mantienen como el legado más esplendoroso del Antiguo Egipto de los faraones. Una visita apasionante para los amantes del arte, la arquitectura y también de los misterios, ya que rodeándolas hay infinidad de historia y también de leyendas.

Las pirámides de Guiza, una de las Siete Maravillas del Mundo

Pirámides de Guiza
Pirámides de Guiza – Orhan Cam

Recientemente se han nombrado las Siete Maravillas del Mundo Moderno, pero las pirámides de Guiza formaban parte de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. De hecho, son el único de estos míticos monumentos que ha llegado hasta nuestros días.

Y realmente, en su simplicidad geométrica son de una enorme belleza. Además de tener unas dimensiones increíbles, lo que ha provocado que no se sepa a ciencia cierta cómo pudieron ser construidas hace 4.500 años.

Dónde están las y cómo son las pirámides de Guiza

Pirámides de Guiza
Pirámides de Guiza – Josie Moyer / Flickr.com

Como su propio nombre indica, estas construcciones se encuentran en el paraje de Guiza o Gizeh. Si bien en la práctica, este lugar, ya de entrada al desierto, en la actualidad está casi unido a la ciudad de El Cairo, una de las metrópolis más grandes del mundo.

Por ello, no es nada complicado hacer las excursiones desde los habituales hoteles de la capital que alojan a los viajeros que van a Egipto.

“No hay tierras extrañas. Quien viaja es el único extraño.”

-Robert Louis Stevenson-

La mayor de las pirámides de Egipto

Gran Pirámide de Guiza
Gran Pirámide – NadineDoerle /Pixabay.com

La estampa clásica de las pirámides de Guiza es la que muestra sus tres pirámides principales. Son la de Keops, la de Kefrén y la de Mikerinos. La más antigua y más alta de todas es la del faraón Keops, que hizo levantar su pirámide hasta los 146 metros de altura.

Se pueden dar más datos, como que hay 2 millones de piedras, y que suelen pesar unas 2 toneladas. Pero la gran pregunta es cómo se construyó, y nadie lo puede asegurar a ciencia cierta.

Se ha especulado mucho, pero ninguna teoría es completamente satisfactoria para explicar cómo se levantó este monumento en pleno desierto y con el instrumental y la ciencia de la época. Por ello, han surgido las teorías más disparatadas. Pero lo que sí que se sabe es que el propio Keops quedó admirado por ella, aunque tardó 20 años en construirse.

La pirámide de Kefrén

Pirámide de Kefrén en Guiza
Pirámide de Kefrén – Cezzaro / Pixabay.com

El sucesor de Keops, fue Kefrén y también se hizo construir otra magnífica pirámide, si bien no alcanzó la altura de la anterior. No obstante, ha conservado mejor su adorno externo. Sí, porque debéis imaginar que la enormes pirámides de Guiza no se veían como hoy, sino que estaban recubiertas de fina piedra caliza, lo que les daba un aspecto todavía más majestuoso y elegante.

Mikerinos y su tumba

La tercera de las famosas pirámides de Guiza es la del faraón Mikerinos, hijo y nieto de los anteriores. Este ya fue menos ambicioso a la hora de plantear su tumba, y su pirámide “solo” alcanza los 70 metros de altura. No obstante, los arqueólogos han podido estudiar en su interior el fastuoso complejo funerario, en el que se haría enterrar el faraón.

Más atractivos en las pirámides de Guiza

Gran Esfinge en Gizah
Gran Esfinge – Waj

Estas tres pirámides son las más famosas, grandes y hermosas, pero en Guiza hay otras menores, que pertenecieron a otros familiares de los faraones de esa IV dinastía de más o menos el siglo XXVI antes de Cristo. Todo es un conjunto fúnebre fastuoso.

Pero hay otro elemento capaz de atraer las miradas de los turistas que llegan hasta aquí cada día: la Gran Esfinge. En los museos de arte egipcio, como el que hay en El Cairo, hay abundantes esculturas de esfinges. O sea, seres con cuerpos de león y cabeza de humano. Pero ninguna es tan espectacular como la que hay junto a las pirámides de Guiza.

Una grandiosa escultura de unos 20 metros de alto que fue coetánea a las pirámides. De hecho, posiblemente la mandara construir Kefrén para que fuera el guardián del recinto sagrado, e incluso se dice que ese faraón se hizo retratar para darle cara a la figura.