Pingyao: una ciudad medieval amurallada

María Belén Acosta · 13 octubre, 2019
Descubre todos los lugares que debes visitar durante tu viaje a Pingyao, la ciudad amurallada que conserva el ambiente de la China más medieval.

Visitamos una de las ciudades chinas más auténticas. Pingyao es una parada obligatoria para los viajeros que buscan la oportunidad de revivir el esplendor de la antigua China. Pasearemos por ella descubriendo todo cuanto necesitamos saber y conocer sobre esta ciudad amurallada de encanto medieval.

La ciudad amurallada de Pingyao

Fundada durante la dinastía Han en el año 1300, esta pequeña ciudad amurallada conserva aún el ambiente propio de las ciudades medievales de la época de Marco Polo. Se encuentra situada entre la provincia de Shanxi y Pekín, a menos de 100 kilómetros de la capital de la provincia, Taiyun.

Calle de Pingyao
Calle de Pingyao

La ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997.  Aún conserva parte de la arquitectura de otras dinastías como la Ming, siendo esta representativa de algunas de sus calles principales como la conocida calle Ming-qing, de orientación norte-sur y que divide en dos partes la ciudad.

Pingyao conserva el primer banco de China, de mediados del siglo XVIII, y que ahora funciona como museo. 

Sin embargo, lo más llamativo de la ciudad de Pingyao es su configuración exterior. Protegida por una muralla que se extiende por más de 6 kilómetros, la ciudad toma la forma de un cuadrado casi perfecto. Esta se construyó durante la dinastía Ming y es considerada uno de los Tres Tesoros de la ciudad.

Qué ver durante la visita a Pingyao

La ciudad cuenta con una amplia oferta turística, sobre todo enfocada al turismo cultural. Por ello, además de conocer los llamados Tres Tesoros de Pingyao, hemos querido destacar otros monumentos y lugares importantes que no debemos perdernos durante la visita a esta ciudad medieval china.

Las murallas

Muralla de Pingyao
Muralla de Pingyao

Recorrer las murallas será nuestra primera actividad durante la visita. Con más de seis kilómetros de longitud, doce metros de altura y cuatro metros de ancho, la muralla rodea por completo la ciudad de Pingyao. Durante el recorrido podremos observar las seis puertas de entrada a la ciudad, sus más de 70 torres de vigilancia y sus 3000 almenas.

Su construcción se inicia durante el siglo XI. Sin embargo, sería durante la dinastía Ming cuando se acabara su construcción por motivos estratégicos y defensivos. Estas murallas se han conservado hasta la actualidad, manteniendo por completo su aspecto original.

Ming-qing, la calle principal de Pingyao

Calle principal de Pingyao
Calle principal de Pingyao

Recorrer esta calle es otro de los grandes alicientes del recorrido. Situada en pleno centro de la ciudad, en ella podremos visitar la torre del Mercado. Con tres plantas y 18 metros de altura, se construyó en el año 1688 y continúa siendo el edificio más alto de la ciudad. Además, podremos cruzarla por debajo siguiendo el recorrido de la calle.

Durante el paseo por esta calle, podremos observar los diferentes tipos de arquitectura presente en las fachadas de las casas y patios construidos con madera y piedra. Si eres muy observador, podrás apreciar las diferencias entre los estilos propios de las dinastías Ming y Qing.

Tampoco hay que perder la oportunidad de visitar las numerosas tiendas, restaurantes y pequeños museos. Son lugares perfectos para aprender más acerca del origen de la ciudad y su folclore.

La casa de la familia Quiao

Casa de la familia Quiao en Pingyiao
Casa de la familia Quiao

Construida en 1756, forma parte de los Tres Tesoros de Pingyao, al igual que las murallas. El edificio es uno de los más representativos de la arquitectura medieval china. Se encuentra situado 40 kilómetros al norte de la ciudad, donde, además de poder visitar el interior, podremos observar numerosas esculturas también propias de la época.

Templo de Shuanglin

Budas en el templo de Shuanglin
Templo de Shuanglin

Este templo es el último de los Tres Tesoros de Pingyao. Está situado en el pueblo de Qiaotou, a solo seis kilómetros de la ciudad. Construido en el año 500 d.C, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, así como también forma parte del patrimonio cultural de Pingyao. Este templo budista debe su fama no solo a su arquitectura sino a su más de 2000 esculturas pintadas.

Templo de Zhenguo

Para terminar nuestra visita completa a la ciudad de Pingyao, recomendamos visitar el templo budista de Zhenguo. Este templo cuenta con un recinto de más de 11 000 m². Desde él se aprecia una panorámica única de la ciudad de Pingyao, que se encuentra a tan 12 kilómetros al noreste.

El templo, construido en el año 963 y reformado en 1816, goza de reconocimiento mundial. En él, además de disfrutar de su espectacular entrada, podremos visitar sus dos salones principales y tres patios interiores. Destaca el conocido salón Wanfo o salón de los mil Budas, una de las construcciones más antiguas de China realizadas en madera.

  • Wang, S. Y. (2011). In search of authenticity in historic cities in transformation: The case of Pingyao, China. Journal of Tourism and Cultural Change. https://doi.org/10.1080/14766825.2010.521562
  • Pingyao (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 13 de octubre de https://es.wikipedia.org/wiki/Pingyao