Las murallas de Dubrovnik en Croacia, un paseo por la historia

· 8 septiembre, 2018
Dubrovnik es una de las ciudades amuralladas más bellas de Europa. Visitamos la llamada "perla del Adriático".

Dubrovnik es una de esas ciudades europeas donde cada rincón está lleno de historia. Al situarse frente al mar Adriático, ha sido considerada como una de las perlas de Europa y, actualmente, es uno de los lugares más visitados por los turistas que viajan a Croacia. Pero ¿qué tiene para ser tan especial? Descúbrelo paseando por las murallas de Dubrovnik.

Dubrovnik: historia, humanidad, artes y ciencias

Dubrovnik, uno de los lugares que visitar en Croacia
Dubrovnik

También llamada Ragusa, Dubrovnik es una ciudad situada en el extremo final de Croacia, cerca de Bosnia y Herzegovina. Una preciosa ciudad que es Patrimonio de la Humanidad desde 1979.

Las puertas de la ciudad abren al mar y, precisamente por eso, durante años se protegía de ataques mediante un sistema de murallas y fortificaciones.

Es imposible no mencionar a los griegos y los romanos como los primeros moradores de la ciudad, pero las civilizaciones que más influyeron en Dubrovnik fueron los bizantinos, los húngaros y los turcos. Sin embargo, alcanzó su máximo esplendor en el siglo XIII, cuando se convirtió en ciudad comercial. Desde ella viajaba oro y plata hacia toda Europa.

No obstante, la historia de la ciudad se torna más oscura, ya que desde en el siglo XX fue un terreno de disputas contra Serbia. Como resultado, la ciudad sufrió graves destrozos de los que todavía quedan restos visibles

Dubrovnik, una ciudad amurallada

Pese a esa historia sombría de Dubrovnik, una ciudad dorada, hay muchos lugares que merece la pena ver. ¿Quieres saber cuáles?

1. Las murallas de Dubrovnik

Murallas de Dubrovnik
Murallas de Dubrovnik

Lo que más llama la atención es que, al encontrarse frente al mar, la ciudad está amurallada con un total de 16 torres, que se encuentran en muy buen estado. Resulta sorprendente ver la ciudad con las murallas tan perfectas y el mar de fondo.

Visitar las murallas de Dubrovnik es lo más simbólico que puedes hacer en la ciudad. Tienen una longitud de casi dos kilómetros y se construyeron durante el siglo X, antes del esplendor de la ciudad.

La tarifa es bastante barata, tres euros por entrar. La entrada se encuentra cerca de la iglesia de St Spasa, otro de los atractivos de la ciudad. El recorrido dura un total de una hora y media, aproximadamente. Durante la visita recorrerás la muralla y descubrirás cuánta historia se oculta en sus muros.

2. Catedral de Velika Gospa

Catedral de Dubrovnik
Catedral de Dubrovnik

Junto a las murallas de Dubrovnik, la catedral es otro de los edificios más antiguos de la ciudad. Fue construida entre los siglos VI y VII y reconstruida para adaptarse a los nuevos estilos (de románico a bizantino). No obstante, su aspecto actual está reconstruido al estilo barroco por dos arquitectos italianos.

No se sabe con seguridad, pero se piensa que la construcción de la catedral fue posible gracias a que un rey hizo una donación al ser salvado del naufragio por la ciudad.

3. Palacio del Rector

Palacio del Rector de Dubrovnik
Palacio del Rector

Finalmente, otro de los iconos más distintivos de Dubrovnik es el Palacio del Rector. Se construyó como sede del gobierno de la ciudad y también como lugar de residencia del rector, que era el que se encargaba de ejercer como presidente de la Cámara.

Se trata de un lugar muy interesante, no solo por su historia, sino por las múltiples salas que forman parte de su interior. Destacan la sala del Gran Consejo, la del Pequeño Consejo, la prisión, el arsenal y el polvorín. ¡Cuánto para ver en cuatro paredes!

Un último consejo antes de abandonar Dubrovnik

Teleférico de Dubrovnik
Teleférico de Dubrovnik

Para finalizar tu visita en la ciudad, te aconsejamos subir al teleférico. La entrada está cerca de las murallas de Dubrovnik y, tras subir en él, podrás disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. Una increíble panorámica de casas viejas, nobles y edificios más nuevos se pondrá a tus pies a la caída del sol.

Los atardeceres en Dubrovnik merecen realmente la pena, así que no te pierdas por nada del mundo una vista de la ciudad con esta luz.

Por supuesto, hay muchas más cosas que hacer en la ciudad, como disfrutar de su gastronomía o perderte por sus calles históricas Patrimonio de la Humanidad. Incluso, puedes plantearte bañarte en sus playas mientras disfrutas de las vistas de la muralla. ¿Ha quedado claro que es una ciudad con muchas cosas para hacer?